30 sept. 2007

Preocupación por la cuestión del TC

Ahora que parecía que dejábamos de ser el centro de atención del mundo mediático, volvemos al candelero por la inquietud que está generando en la comunidad homosexual los últimos acontecimientos en el seno de Tribunal Constitucional.
La conclusión a la que yo he llegado es que está en manos del Gobierno pararles los pies a los jueces en última instancia y que eso es lo que está buscando el PP, contribuyendo entonces a generar mucha más crispación de la que hay porque si el Ejecutivo lo hace, entonces se va a montar un pitote fenomenal. Pero lo que no puede hacer Zapatero es quedarse de manos cruzadas, ya que están en juego todas las leyes que ha sacado adelante, no sólo la del matrimonio homosexual, también la de Igualdad, la de Violencia de género, la de Dependencia, etc., más el estatuto de Cataluña, todo ello recurrido por el PP.
Lo que hay en juego es demasiado para que el Gobierno permita que un puñado de jueces conservadores tambaleen todo el trabajo social que ha hecho en estos cuatro años y se cuestione su credibilidad ante las próximas elecciones.
Tranquilas mis niñas, que Zapatero no nos va a dejar en la estacada a tod@s los español@s que creemos en él.
De todo el aluvión de noticias que he leído al respecto, esta es mi selección personal porque son las que más me han aclarado el embrollo.

LA FEDERACIÓN GAY, PREOCUPADA POR UNA POSIBLE DEROGACIÓN DEL MATRIMONIO HOMOSEXUAL EN EL CONSTITUCIONAL
SERVIMEDIA

MADRID, 28-SEP-2007

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (Felgtb) expresó hoy su temor a una posible derogación del matrimonio gay con un Tribunal Constitucional (TC) conservador.

La Felgtb recuerda en una nota de prensa que el matrimonio entre personas del mismo sexo ha de pasar por el TC, tras el recurso interpuesto por el Partido Popular.
En este sentido, esta organización subraya su "preocupación por los intentos de los sectores conservadores políticos y judiciales de imponer en el alto órgano judicial lo que no han conseguido imponer en el Parlamento ni en la sociedad española", su rechazo a las bodas gays.
"La objetividad e imparcialidad del Alto Tribunal deben primar por encima de las estratagemas políticas", advierte la Felgtb.
Su presidente, Toni Poveda, asegura que "los votantes deben recordar estas maniobras cuando se acerquen a las urnas en las próximas elecciones generales".
Por ello, Poveda insta a gays y lesbianas "a seguir haciendo uso de los derechos civiles que han traído la dignidad social a este país, ya que en sus manos está hacer notar la importancia que para toda la sociedad tienen estos avances".
http://www.discapnet.es/Discapnet/Castellano/Actualidad/Nueva_Hemeroteca/detalle?id=156206

En juego el Estatut, las bodas gays y la ley de igualdad

Un Constitucional a la medida del PP

S.C.

La definitiva toma del control del sector conservador en el Tribunal Constitucional (TC), que ayer se impuso en el debate sobre quiénes decidirán definitivamente sobre la continuidad de la actual presidenta progresista Emilia Casas, remite inicialmente al futuro de Estatuto de Cataluña. Sin embargo, un TC dominado por los magistrados elegidos por el PP decidiría no sólo sobre la inconstitucional de la reforma estatutaria catalana, sino también sobre varios recursos más que los populares han planteado a leyes como la de los derechos de los matrimonios homosexuales o la de Igualdad.
Después de conseguir ayer la abstención de la presidenta y del vicepresidente los magistrados conservadores del Tribunal Constitucional serán mayoría en la votación definitiva en la que decidirán sobre la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional, un cambio que prolongaría el mandato de ambos.

Un conservador sustituiría a Casas
Si la reforma no sigue adelante y se impide a Casas continuar como presidenta, será sustituida por el magistrado más antiguo, Vicente Conde, al que se encuadra en el sector conservador, y otorgará a este sector de la magistratura la decisión sobre recursos de inconstitucionalidad claves presentados a leyes de esta legislatura. De hecho, ya ayer Conde ejerció de presidente, ya que tanto Casas como el vicepresidente Guillermo Jiménez tuvieron que abstenerse de un debate que les afectaba directamente. Aunque Casas es progresista y Jiménez conservador, la relación de fuerzas da la vuelta ya que la presidente de un voto de calidad en caso de empate.

Como presidente accidental, Conde fue el encargado de deshacer con su voto de calidad el empate que hasta entonces se estaba produciendo y escorar la balanza del lado conservador, ya que hasta entonces los magistrados de un lado y de otro empataban a cinco votos, como informa El País.


Una última posibilidad
La última baza para evitar que los progresistas pierdan por cinco frente a seis en la votación sobre la Ley Orgánica del Poder Judical sería la recusación de dos magistrados conservadores, Roberto García-Calvo y Jorge Rodríguez Zapata, alegando la misma causa que se ha esgrimada para apartar a Casas y a Jiménez, la de interés directo o indirecto en la causa que van a revisar. Esta es la posibilidad que estudia el Gobierno, ya que tanto García-Calvo como Rodríguez Zapata habían exigido con anterioridad la dimisión de la presidenta.

Más dificultades para el Estatut
La toma del control del sector conservador podría consumarse el próximo mes de octubre en una nueva votación, con la consecuencia más inmediata de que dispondrán de la mayoría que decida sobre los recursos de inconstitucionalidad presentados por el PP al Estatut. Los sectores conservadores ya habían conseguido recusar a uno de los magistrados progresistas, Pérez Tremps, para que no participara en ese debate sobre el el nuevo marco estatutario catalán, y ahora consolidan su mayoría con el alejamiento de Casas.

A vueltas con el referéndum
Pero si en el PP cunde el optimismo sobre la posibilidad de que buena parte del Estatut sea declarado inconstitucional, desde Cataluña se advierte de que se doblará la apuesta en caso de que el texto sea mutilado. Ayer, el líder de CiU, Artur Mas, apeló al concepto maldito de referénfum, y aseguró que propondría uno nuevo si el Constitucional recorta el Estatut. “Si el Tribunal Constitucional acabara, por un conducto o por otro, laminando el Estatut aprobado por el pueblo de Cataluña, ¿no hemos de volver a pedir al pueblo de Cataluña que se pronuncie?”, preguntó Mas en el Parlament.

Lo que está en juego
Además, el Estatut no es el único asunto de trascendencia sobre el que debe dirimir el Tribunal Constitucional, ya que el Partido Popular ha interpuesto hasta 21 recursos de inconstitucionalidad contra leyes aprobadas durante esta legislatura, prácticamente contra todas las iniciativas del Gobierno socialista, incluidas algunas de calado social como la ley de matrimonios homosexuales o la de igualdad de oportunidades para hombres y mujeres.
http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=14383

Bermejo estudia recusar dos jueces para impedir que los conservadores controlen el Tribunal Constitucional

los magistrados elegidos por el pP apartan a la presidenta de la pugna para dirigir el TC

Un voto de calidad conservador dirimirá los recursos contra el Estatut y el matrimonio gay si prospera la iniciativa 'popular'.

madrid. El Gobierno estudia una respuesta a la situación creada en el Tribunal Constitucional (TC) tras la actuación del sector conservador de este órgano, que ha logrado apartar a la presidenta, María Emilia Casas (progresista), del pleno que deliberará un recurso del PP contra su continuidad al frente de la institución. Una maniobra que el resto de los partidos han interpretado como una señal de la "politización" del TC.

De prosperar el recurso del PP, será un Alto Tribunal bajo control conservador el que tenga que dirimir recursos del PP contra el Estatut y leyes emblemáticas como la del matrimonio homosexual o la de Igualdad.

La intervención del Ejecutivo para "reorientar" la situación del TC había sido reclamada por la Generalitat de Cataluña, preocupada por el futuro de los recursos contra el Estatut, mientras que el resto de los partidos de la izquierda y del nacionalismo hablaban de "jugada inmoral" y calificaban al tribunal de "más político que judicial". Sólo el PP consideró que el Alto Tribunal ha actuado "en derecho" y que sus magistrados, en palabras del líder de la oposición, Mariano Rajoy, "son juristas y no personas de partido".

El ministro de Justicia, Mariano Fernández Bermejo, afirmó que la Abogacía del Estado estudiará la recusación de dos magistrados del TC adscritos al sector conservador después de que éste hiciera uso el jueves del voto de calidad para arrinconar a la presidenta.

Tanto Casas como el vicepresidente del Constitucional, Guillermo Jiménez, manifestaron su voluntad de no participar en las deliberaciones de ese recurso, ya que uno de los artículos de la ley impugnados por el PP prevé la prórroga automática de sus mandatos -que en su caso concluían el pasado 30 de junio- hasta la siguiente renovación del tribunal.

abstención de casas El ponente del recurso, el progresista Pablo Pérez Tremps, redactó un auto en el que no se aceptaban las abstenciones, pero sólo obtuvo el apoyo de los cuatro magistrados de su sector, mientras que los cinco conservadores se opusieron. El empate se resolvió a favor de estos últimos cuando el presidente accidental del pleno, Vicente Conde, decidió hacer uso de su voto de calidad. Si la situación se repite el 8 de octubre, cuando el pleno votará un nuevo auto en el que sí se aceptan las abstenciones de Casas y Jiménez, estos quedarán definitivamente fuera de las deliberaciones. Serán entonces los conservadores, empatados en votos con los progresistas, los que tengan la última palabra sobre el recurso del PP gracias al voto de calidad.

Ante esta situación, Bermejo anunció que no descarta recusar a dos magistrados conservadores, Roberto García Calvo y Jorge Rodríguez Zapata, quienes el pasado mes de junio cuestionaron la legitimidad de la presidenta y su mandato en un escrito dirigido al tribunal.

contaminación judicial Bermejo anunció que el Gobierno actuará "si hay indicios de que algún magistrado del Constitucional está contaminado y no presenta la necesaria imparcialidad". La recusación de García Calvo y Rodríguez Zapata devolvería al sector progresista la mayoría, aun sin la presencia de la presidenta.

La intervención del Gobierno fue reclamada ayer mismo por el consejero catalán Joan Saura, que le instó a tomar medidas para "reorientar" la situación. Por su parte, el portavoz de ICV en el Parlamento catalán, Jaume Bosch, denunció la "jugada inmoral" y la "falta de ética del sector conservador", mientras que desde ERC, Agustí Cerdá dijo que este órgano es "cada vez es más un tribunal político que judicial".

Mientras tanto, el líder de CiU, Artur Mas, habló de la "desconfianza" que genera el TC y consideró que la situación justifica aún más la convocatoria de un nuevo referéndum sobre el Estatut si el tribunal lo recorta, opinión que compartió el líder de ERC, Josep Lluis Carod.

Más moderado, el portavoz del PSOE, Diego López Garrido, aseguró sobre el Constitucional que, "sus decisiones, serán respetadas" y achacó la situación a la inadecuada regulación de las abstenciones y recusaciones. >agencias

http://www.noticiasdealava.com/ediciones/2007/09/29/politica/espana-mundo/d29esp27.732060.php




27 sept. 2007

Otra vez el Sr. Juez

Dicen que el hombre es el animal que tira dos veces la misma piedra.

El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) abrió ayer expediente -por retrasos en
la tramitación de una adopción por un matrimonio de lesbianas- a Fernando Ferrín Calamita, titular del Juzgado de primera instancia número 9 de Murcia -especializado en familia- y actualmente de baja médica.

Ferrín ya había sido expedientado con anterioridad por usar «expresiones extravagantes» en un auto en el que denegó la custodia de dos hijas a una madre por su supuesta homosexualidad, al equiparar esta tendencia sexual con la condición de toxicómano o pederasta. Así lo acordó la comisión disciplinaria del CGPJ, por unanimidad y tal como proponía el servicio de inspección del Consejo. La prueba para la apertura del expediente fue la solicitud por parte del juez de un informe psicológico que posteriormente él mismo calificó de innecesario.
Este segundo expediente ha sido abierto a raíz de la denuncia de un matrimonio de lesbianas que veían cómo este juez retrasaba la adopción de la hija de una por parte de la otra cónyuge, procedimiento que se inició en mayo de 2006. En su queja, la pareja indica que el procedimiento de adopción se ha convertido en un «vía crucis de trabas y dilaciones absolutamente injustificadas» por parte del juez.

La Federación Estatal de Lesbianas, Gays, Transexuales y Bisexuales (FELGTB) celebró hoy la apertura del expediente disciplinario al juez murciano Fernando Ferrín Calamita por el retraso en la tramitación de un expediente de adopción de una pareja de lesbianas debido a su orientación sexual y pidió al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) que considere su inhabilitación.

La federación añade en un comunicado que este juez "es reincidente en su actitud ya que el pasado 25 de julio fue expedientado por sus expresiones manifiestamente ofensivas hacia el colectivo LGTB para justificar la retirada de la custodia de sus hijas a una mujer lesbiana". Para el presidente de la FELGTB, Antonio Poveda, los actos del juez titular de Primera Instancia número 9 de Murcia "no sólo no se ciñen a la ley sino que responden a una doctrina moral machista y abiertamente lesbófoba".

"Con lo difícil que es para las mujeres lesbianas dar el paso hacia la visibilidad, actuaciones como las de este juez son un ataque directo que aumenta sus temores y frena nuestros anhelos por salir adelante en sociedad", manifestó la coordinadora del Área de Políticas Lésbicas de la FELGTB, Carmen Hernández.

20 sept. 2007

libro interesante

Aquí tenéis un artículo sobre un libro que tiene muy buena pinta.

Escrito en el cuerpo



Un nuevo sello editorial sobre estudios feministas abre con la mirada de una lesbiana "oscura" sobre el mapa de América latina.

Por Leonor Silvestri
Escritos de una Lesbiana Oscura
Yuderkys Espinosa Miñoso
En la frontera
190 páginas.
La activista lésbico-feminista, originaria de República Dominicana, Yuderkys Espinosa Miñoso, que ya hace varios años vive y desarrolla su trabajo de investigación en nuestro país, aborda en este, su primer libro, un tema de vital importancia, la identidad, en relación a los movimientos sociales y sus políticas. Su interés es poder aportar un poco de claridad sobre un concepto tan trillado como bastardeado, a partir de su trabajo en los últimos diez años en toda América latina.
De herencia foucaultiana y con sesudas interpretaciones de teorías feministas insoslayables como Judith Butler o Monique Wittig, Espinosa sigue el modelo de Teresa de Lauretis en su libro Etapas de un camino a través del feminismo, para plantear, desde estas latitudes periféricas, su propio rumbo e historia dentro de este movimiento, que sabe, aún hoy, ser de acción directa y resistencia. Cada capítulo, entonces, es la reescritura de una ponencia, expresada en diferentes espacios (desde congresos internacionales hasta conferencias), donde Yuderkys ha tomado la palabra para confrontar, y criticar, muchas veces, la forma en la que el movimiento se ha desarrollado. En su planteo acerca de cómo habitar el feminismo y lesbianismo actuales, este libro es clásico: ambas son, según la autora, categorías políticas y solidarias entre sí, que considera al acto de nombrarse mujer y lesbiana, la manera clave de tener una identidad y articulación colectivas.
Esta revisión, y exhaustiva memoria, del feminismo –lesbiano, prioritariamente– y su política de identidad, se propone como arte (o tecnología) del vivir, autónomo, con elementos intrínsecos e inmanentes. El feminismo así entendido no se trata de un anexo de programas partidarios o de otros movimientos, ni sólo como una demanda de visibilidad, o una reivindicación. Por el contrario, éste afecta radicalmente las maneras de ser y estar en el mundo bajo "la necesidad de reconstrucción de una genealogía de las mujeres...no como sujeto estable de identidad, sino como un sujeto permanente de subordinación". Para Espinosa, el "ser mujer" y lesbiana, si bien son hechos dados, no son conceptos esenciales, a-históricos, sino modos de "explotar la categoría, de construir una comunidad política" que sirva para revisar "la heterosexualidad obligatoria" como institución social responsable de la producción de un concepto de lo femenino que asegura la dependencia al varón".
Se trata, en síntesis, de una apasionante labor de archivo lésbico-feminista en nuestra región, que aborda todo el espectro de intereses del movimiento, a partir de trabajos heterogéneos, y que también dan cuenta del devenir de una lesbiana negra en su carrera como pensadora y activista. Asimismo, éste es el nuevo emprendimiento del sello editorial, En la frontera, dirigido por otra feminista peruana, Violeta Barrientos, para abrir el abanico de voces de mujeres latinoamericanas hacia el mundo, a través del fomento y la difusión de su producción literaria.


Yuderkys Espinosa Miñoso

16 sept. 2007

Recuerdos




CRÓNICA DE UNA BODA FELIZ

Angie Simonis

Aunque parezca pura literatura, también hay historias de color rosa (o lila, como se prefiera) entre parejas de lesbianas. La nuestra es una historia de esas felices, de las que nunca gustan como portada, imaginaos, eso de las perdices ya no le interesa a nadie, no tiene gancho más que para vender novelitas a lesbianas sin pareja, los mass media prefieren a Dolores Vázquez o a la cruel jueza de Denia o a las folklóricas o al incombustible trío Raquel/Jud/Noemí…

Decidimos casarnos legalmente el día que ZP ganó las elecciones. Esperábamos ansiosas, con la botella de cava preparada… ¡y ganooooooó! Nos salió a las dos al unísono, la frase reluciente con el gustillo amarguillo de las burbujas: ¡podemos casarnos! Había que hacerlo, aunque solo fuera por el trabajo que se había tomado el bueno de Zp, el único presidente del mundo mundial al que le importaban nuestros derechos.

Que conste, nosotras ya estábamos casadas. A veces una no se resigna a renunciar a determinados ritos sólo porque no sean legales. Así es que nosotras tuvimos nuestra boda particular, minuto a minuto pensada a nuestro albedrío, en la que dedicamos nuestra unión a la Diosa Madre Tierra y a los Cuatro Elementos. Muy azul, en la orilla del mar al atardecer, con cueva llena de velitas y pétalos de rosa y todo el personal de blanco (si nos hubiera visto la prensa hubieran dicho que éramos de una secta). Una boda, estoy segura, muy al gusto de Natalie Barney. Eso sí, estábamos guapísmas y todo resultó de lo más emotivo y auténtico, algo irrepetible. La boda legal iba a ser mero trámite. La foto de abajo del blog es de esa boda.

Esperamos un año a que se aprobara la ley. Mientras tanto, tema papeles. Haz colas, peléate con la administración, haz más colas, paséate por el consulado, sigue con las colas, discute con el guardia de la puerta de extranjería. O mejor, no te pelees, pon buena cara y escoge tu más granada educación y tu más florido lenguaje, tu sonrisa más seductora para decirle, en otras palabras, ¿quieres hacerme el puñetero favor de cumplir con tu trabajo?

Vino la aprobación de la ley y la explosión del Día del Orgullo, un orgullo histórico, pletórico, esdrújulo. El triunfo mayor fue que nos acompañaban en la mani miles de parejas heterosexuales, madres solteras, padres separados, abuelas con sus niet@s, una fiesta de la diversidad familiar posible, de la diversidad pura y dura.

Otra vez a esperar. La primera boda en España. Las primeras bodas frustradas. ¿Dónde nos casamos? En nuestro pueblo hay ayuntamiento del PP, en la capi una lista de espera hasta dentro de tres meses. Vamos al juzgado: “Nosotros hemos decidido casar, no tendréis ningún problema”, nos dice una funcionaria muy maja pero un poco cortada.

Problemas con mi partida de nacimiento. Descubro un oscuro episodio de mi pasado gracias a los trámites de mi boda: mis padres no estaban casados cuando me inscribieron, soy un caso de publicidad restringida… Soy hija del pecado y del amancebamiento. Superado el trauma inicial, me cojo el tren y me planto en Barcelona, acabo al día siguiente en una sala donde me traslado al siglo XIX, atestada de carpetas en estanterías, mesas, el suelo… Una señorita un poco gordita pero muy servicial y, por supuesto, enterrada entre carpetas me dice que no hacía falta que fuera hasta Barcelona, que ellos lo mandan por correo. Ya, ya. Pero, después de hacer un poco de tiempo tomando un café en Antinous que está al lado y gastarme un pellizco en libros, salgo del registro con la prueba vergonzosa de mi origen sudando victoria en mi mano. Aburrida, sola, añorando a mi mujer, es la primera vez en mi vida que no disfruto de Barcelona, lo que es el amor…

Vuelta al juzgado, vuelta a esperar. Hay que mandar el expediente a que lo firme el señor fiscal de la capi, yo no sé qué pinta un fiscal en todo este tinglao, ni que casarse fuera un delito. “Espera, que la nave del olvido no ha partido…” Toda la vida echando pestes del matrimonio y ahora que me quiero casar todo son pegas…

Al fin tenemos fecha para casarnos. En serio que no queríamos hacer nada del otro mundo, casarnos en la intimidad, luego ir a tomar unas cañas con los amiguetes, veinte o treinta como mucho. Pero las cosas se complican, que si la familia, que si la gente del colectivo, que si las del grupo de crecimiento personal, que si las amigas de toda la vida, que si el sector colombiano, que si los amigos de mi hija… total, ochenta personas mínimo. Busca sitio imposible, bonito, grande y barato para darle de comer a ochenta bocas. Pues lo encontramos, encima frente al puerto, con una vista del mediterráneo que quitaba el hipo.

Intentamos salirnos del círculo consumista, no repetir el paripé de las bodas hetero, no porque sean hetero, sino porque son paripé. Cada cual se pagó su menú, cada cual se sentó donde le dio la gana, quien quiso regaló y quien no quiso o no pudo regaló con su asistencia. Lo importante es que tod@s l@s que estuvieron allí no estaban por compromiso, ni para lucirse, ni para cotillear (bueno, de esto último no estoy tan segura).


Estaban para compartir ese momento porque lo consideraban tan importante como nosotras. Era la boda de tod@s, por fin boda feliz, sin morbo, sin derrotas, sin burlas, era de verdad, Adriana y Angie tan felices, diciendo “sí quiero” como en las películas, todo el mundo a punto de llorar o llorando a moco tendido como en las películas, hasta la concejala (del PP pero majísima) entusiasmada del copón “nunca había participado en una boda tan emocionante. Vino hasta mi vecina de enfrente y me dio un abrazo que por poco me descoyunta. Creo que no hemos dado tantos besos en toda nuestra vida.

Ventajas de ser lesbianas: hay dos ramos. Los tiramos desde el balcón del ayuntamiento, el mío se queda enganchado en el balcón de enfrente, el otro lo coge una soltera…

En el banquete, hasta dos de las camareras tenían pinta de entender. De hecho, una de ellas estuvo roneando con Asun toda la comida, al final se dieron los teléfonos. Resulta que es vecina mía y creo que ese día empezó a plantearse salir del armario, hasta se hizo una foto envuelta en la bandera del arco iris. La tarta, regalo de las chicas del curso de crecimiento personal, una exquisitez y una preciosidad de decoración. Las muñecas de la tarta causaron sensación; un poco tópicas, una de corbata y pantalón y la otra con vestidito y ramo de flores, pero preciosas, graciosísimas, reales, dos muñecas lesbianas de tarta de bodas.

Todo era real, la tarta, las camareras, las emociones, el orgullo, la música de salsa, la diversidad, aquella gente tan feliz como nosotras, una mezcla colorida como un arco iris… Tan emotiva y original como nuestra primera boda porque también era de verdad. Lo que hace efectivos a los rituales es creer en ellos. La primera boda fue nuestro reconocimiento de que estábamos enamoradas, la segunda una protección de nuestra convivencia para el tiempo que deseemos compartirla.

Por la noche, en casa, cuando se fue todo el mundo, nos abrazamos en nuestra cama de todos los días, con nuestros perritos (que no pudieron venir a la boda, pero les trajimos un trozo de tarta para compensar) y Adriana se quedó profundamente dormida. Yo la contemplaba, orgullosa y enternecida de tanto amarla, y me di cuenta en ese momento de lo que realmente habíamos hecho, darle una cobertura legal, una gruesa capa de respeto, a nuestro amor. Habíamos construido una isla de la que nunca podrían echarnos.

Y como no podía dormir de tanta emoción, me fui al salón a ver la tele, para no despertarla…

El próximo 22 de septiembre hará dos años. Desde aquí doy gracias a mi esposa, por hacerme tan feliz y haberme dado la estabilidad que tanto necesitaba. Con ella he sabido, al fin, el significado verdadero de la palabra "hogar".

15 sept. 2007

A ellas, que sufren

ESTA TARDE ME PUSE TRISTE

Esta tarde me puse triste

y no estabas tú...

la espuma regañaba a las rocas grises

las gaviotas, impávidas

surcaban la tarde.

Vi gente correr

(hacían footing)

y no estabas tú...

Entretanto

una mujer con el labio partido

intenta tomarse la sopa

sin equivocarse

su marido, enfrente, gruñe...

Otra se esconde donde puede

huyendo de patadas turbulentas

otra se quita el maquillaje

sin mirarse en el espejo

otra se secuestra a sí misma

y se vigila permanentemente

(lo más duro es traer los niños del colegio,

él ronda la puerta, fumando)

Otras

ni comen

ni se desmaquillan

ni se secuestran

Ya van setenta y cinco este año...

Esta tarde vi llorar

lágrimas grises

y no estabas tú...

Un par de gaviotas lesbianas

surcaban la tarde
pidiendo auxilio.


11 sept. 2007

III Jornadas de Políticas Lésbicas de la FELGTB

Se acerca el puente de diciembre, ese acueducto vacacional que todos los años nos permite hacer una escapadita fuera de la rutina.
Este año os recomiendo a todas las bolleras, bis y heterolibres, escaparos a San Sebastián y disfrutar de la tercera celebración de las jornadas lésbicas de la FELGTB.
Las que vayan por primera vez abrirán la boquita sorprendidas (como me pasó a mí hace ya seis años) y pensarán ¡¡¡cuántas bolleras juntas!!!
Las que repitan se marcharán con las pilas cargadas a tope pensando quizá que un mundo bollero es posible, más allá de la heteronormatividad.
Las que colaboremos trabajando en las jornadas acabaremos agotadas, pero satisfechas de tener la oportunidad de hacer una vez más aquello en lo creemos firmemente.
Las chicas del colectivo Gehitu son las anfitrionas este año y han hecho un trabajazo para que este nuevo encuentro tenga la calidad y la profesionalidad que van aumentado en nuestras jornadas año tras año. Un abrazo para ellas.
Las jornadas son una oportunidad única cada dos años para asistir a ponencias, comunicaciones y talleres relacionados con nuestra más inmediata realidad. Y ¡cómo no! un espacio privilegiado para conocer mujeres estupendas, divertirse, ligar, ver la preciosa ciudad de San Sebastián y estrechar lazos con todos los colectivos LGTB de la FELGTB y con otros de diverso pelaje sensibilizados con la diversidad sexual de las mujeres.
Encontraréis más información sobre las jornadas en el link
http://www.felgt.org/col/politicas_lesbicas/presentacion.html

No os lo perdáis, el lema de este año es:
LESBIANA, ¿LES SUENA? VISIBLES Y DIVERSAS POR LA IGUALDAD

Dos verdades como templos

Os envío dos noticias muy diferentes pero que coinciden plenamente con mis opiniones acerca de la discriminación que sufrimos las mujeres.


«En literatura, es falsa la igualdad entre hombres y mujeres»

La poetisa cordobesa Isabel Pérez Montalbán afirmó ayer que es «absolutamente falso» que exista igualdad de oportunidades para mujeres y hombres en la literatura y aseguró que los hombres «que han tenido el poder durante mucho tiempo» sienten un «rechazo visceral» hacia la creación femenina. Pérez, que participó anoche en la Velada poética de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) en Santander, sostuvo que a la hora de hacer una antología de poesía española rara vez se cuenta con una mujer, cuando «es evidente que la mayoría de los poetas aceptables de este país ahora mismo son mujeres», señaló.

En este sentido, afirmó que «le cuesta mucho trabajo» encontrar poetas de las edades de Ana Rosetti, Juana Castro, Aurora Luque y María Eloy García que merezcan estar en esas antologías, «y sin embargo están», agregó. La poetisa indicó que en ocasiones se ha utilizado a la mujer como estrategia de márketing para «vender mucho», porque «la mayoría» de lectores son féminas, pero «donde no hay dinero, donde no se juegan la pasta, las mujeres han estado prácticamente excluidas en el mundo cultural».

http://www.diariodeleon.es/se_cultura/noticia.jsp?CAT=114&TEXTO=6050308

Unas jornadas aclararán que la prostitución es violencia de género

La prostitución no es una profesión, sino una forma de violencia de género. Este nuevo enfoque adoptado en España es lo que tratan de difundir unas jornadas que organiza el Cabildo de Tenerife los próximos días 13 y 14.

IOSUNE NIETO, Tenerife

La prostitución no es una profesión ni un empleo. Es una forma de violencia de género. Este es el nuevo enfoque que se está dando a nivel nacional a lo que, contrariamente, se venía denominando "el oficio más antiguo del mundo". Esto es así a partir de los trabajos plasmados en un informe de la comisión mixta Congreso-Senado que analizó el fenómeno ante las voces que sugerían la posibilidad de regularizar su ejercicio en España, frente a quienes se oponían por considerar que es un tipo de violencia que sufren las mujeres y que en países en que se ha dado ese paso se ha demostrado que ha fomentado situaciones de mayor maltrato y abusos.

La primera persona en ser llamada para opinar en este debate ante los senadores y diputados del Parlamento español fue Juana María Santana, técnica de género de Médicos del Mundo en la capital grancanaria, por ser esta ONG un referente a nivel nacional en la atención a prostitutas.

Juana María Santana será también la próxima semana una de las ponentes en las jornadas sobre la prostitución como forma de violencia de género que, organizadas por el Cabildo de Tenerife y en concreto por la Unidad de Violencia de Género del IASS, se van a desarrollar los próximos jueves y viernes.

"Hemos hecho muchos estudios y la prostitución es un tema de moralidad para muchas personas, pero es una cuestión de derechos de las mujeres, viene del pasado, de la esclavitud", resalta Santana, quien asevera que nadie duda hoy en día en revisar la situación.

La inclusión de la prostitución como un tipo de violencia que afecta a las mujeres por el hecho de serlo es una nueva visión que se trata de difundir con estas jornadas dirigidas a profesionales que trabajan en este ámbito en los distintos recursos existentes en la Isla.

Sin embargo, la Ley Integral contra la violencia de género "no es fácil aplicarla" a las mujeres prostituidas porque no se les cita en la normativa expresamente. No obstante, se les atiende como tales, "aunque se les pide que dejen de ejercer para poderlas proteger", matiza la experta.

Riesgos diversos

La representante de Médicos del Mundo insiste en que está claro que estas mujeres "se exponen a diversos tipos de violencia: desde los ataques sexuales, a los riesgos de salud, además de las palizas y amenazas que pueden provenir no sólo del proxeneta, sino también de su pareja; incluso, dicen ser vejadas por autoridades públicas".

La mayoría de ellas acuden a un recurso para pedir ayuda cuando reciben maltrato, apostilla Juana María Santana, quien rechaza la idea de "identificar la prostitución con ser moderno, cuando lo verdaderamente moderno es luchar por la igualdad".

La directora de la Unidad Orgánica de Violencia de Género del Cabildo de Tenerife, Julieta Martín, promotora de las jornadas, considera que el abordaje de la prostitución como violencia de género se justifica en que "los datos son abrumadores".

Julieta Martín explica que la prostitución no puede ser considerada en modo alguno una profesión ni un oficio ni ser regulada como tal, "porque, entonces, ¿legalizamos también al proxeneta y estamos dispuestos a hablar a una hija o a una hermana como de una posible profesión?, cuestiona.

"Darles de alta en la Seguridad Social como trabajadoras es legalizar una situación de violencia de género", expresa contundente. "Distinto es que a la prostituta se le pongan recursos a su alcance", precisa la directora de la Unidad, quien responde con un "por supuesto" cuando se le pregunta si esas mujeres son atendidas en la Isla de igual forma que el resto de mujeres maltratadas, "porque quieren salir del mundo de la prostitución, igual que cualquier mujer de su situación de violencia".

Advierte de que algunas de esas mujeres son víctimas del tráfico ilegal de personas, "que vienen engañadas y denuncian su situación en cuanto pueden escapar". En otros casos su situación personal o familiar las ha llevado a tener que ejercer la prostitución "y no son sólo extranjeras".

Los datos reflejan, en cambio, que ha habido un cambio en el perfil y son mayoritariamente mujeres inmigrantes obligadas a prostituirse por su propia necesidad.

Julieta Martín afirma que "los síntomas de una mujer prostituida y una maltratada son los mismos; los físicos, sobre todo los psicológicos y también los sociales (aislamiento y sentimiento de inferioridad), explica, "porque la sociedad culpa a las víctimas, llamándoles a ellos clientes".

El motor para pedir ayuda es que "algunas dan con la persona adecuada en Sanidad que les hace ver su situación, ya que se considera que la normalidad es que haya prostitutas", se lamenta y recuerda que dos millones de mujeres son prostituidas a diario en España.

De ahí que estas jornadas, las segundas que organiza el Cabildo sobre esta materia, pretendan servir para "quitar la creencia, también a los trabajadores de los distintos recursos, de que la prostitución es un hecho aceptable y que es una profesión, cuando es la utilización de los cuerpos de las mujeres", denuncia Martín. "Queremos que el personal del sector sea consciente de que en la violencia de género se incluye la prostitución y conocer la situación en la Isla", reitera la responsable de estas jornadas, en las que se pondrá el énfasis en que una mujer prostituta "tiene los mismos derechos que el resto de las víctimas de este tipo de violencia: a las ayudas o a las casas de acogida, lo mismo que atendemos también a una víctima transexual".

http://www.eldia.es/2007-09-09/vivir/vivir12.htm



9 sept. 2007

Una historia de amor que escribí hace tiempo

Hace unos pocos años, aunque parezca increíble tal y como están las cosas ahora, todavía me calentaba la cabeza pensando en cómo decirle al mundo que era lesbiana. Escribí este relato como terapia para darme valor. Ese valor que todas llevamos dentro y al que a veces no hemos sido presentadas.
¡Encantadísima de conocerle, señor valor!

Malva y romero

Angie Simonis


I. EVA


¿Cómo tocarte si no estás ahí? Tu sangre se ha transformado en el sentido de ellos. Ellos pueden hablarse y hablar de nosotras. ¿Pero nosotras? Debes salir de su lenguaje. Trata de atravesar los nombres que ellos te han dado.

Luce Irigaray


Todos los días me digo que lo haré y todos los días termino como hoy, metiendo la tarjeta que contiene hasta el último segundo de mi vida laboral en la maquinita Gran Hermano que nos controla sin piedad, sin habérselo dicho.

No es para tanto. No es nada del otro mundo que me acerque y le diga ¿tomamos un café?. Ni sería nada del otro mundo que me dijera no, lo siento, he quedado o vale, termino esto y salimos. O que yo se lo dijera en voz tan baja y atragantada que no me entendiese y tuviera que repetir la malhadada preguntita, que si quieres tomar un cafééé y se quedara mirándome extrañada, dudando a pesar de haberme entendido.

Lo que pasa es que no tienes huevos. Está claro, no tengo huevos. Tanto discurso reivindicativo, tanta retórica exaltada, tanta seguridad que roza la prepotencia a la hora de convencer y luego resulta que no soy capaz de invitarla a un café.

Ella es hermosa. Pequeña, grácil, deliciosa, como un pastelillo de hojaldre relleno con cabello de ángel, tan frágil cuando lo muerdes, tan exquisito. Cuando me mira me engancho de sus ojos, tan verdes como un sortilegio irlandés, con la graciosa coletilla del eye liner marcando la perfección de su forma almendrada, contrastando contra las aguas de su claridad como negro sireno. Se tiñe el pelo con tonalidades granates, sus rizos coquetos despiden reflejos de granada madura. Parece inteligente, divertida, sensata, bastante sincera, puntos suspensivos.

¿Cómo serán sus partes misteriosas? ¿A qué sabrán sus lágrimas y sus besos? ¿Cómo duerme? Me la imagino encogida como un feto de alabastro en una cama grande con sábanas de seda color malva. Huele a romero y yo me acuesto a su lado y me acoplo por detrás a su cuerpo y le beso el centro de la nuca, mientras sujeto el torbellino de su pelo con mis dedos. Ella exhala un ronroneo de placer y empieza a girarse estirando su cuerpecillo de ninfa para brindarme sus labios.

Entonces me despierto. Me levanto a regañadientes, hago una meditación meteórica, tomo una ducha y un desayuno veloces como el AVE, cojo el coche y me meto en la autopista antes de que empiece el mogollón diario, llego al trabajo y antes de meter la tarjetita G.H., me propongo un día más ser valiente, acercarme a su mesa a la hora del almuerzo, tiene una preciosa maceta de pensamientos y algunas fotografías junto al ordenador, y decirle como quien no quiere la cosa, Eva, vamos a tomar un café, te apetece tomar un café, qué te parece si tomamos café, he pensado que podríamos tomar un café, qué tal cómo va la mañana... te vienes a tomar un kofi.

Sí, hoy le diré esto último, suena mucho más desenfadado. De hoy no pasa.

*******

Aquella tarde de otoño, cuando quedó con Fidel en una cafetería del centro y él le dijo de forma apresurada y tajante que quería cortar su relación porque había conocido otra mujer en Londres, Eva conoció el verdadero significado de la palabra desolación. Fidel ni siquiera se terminó el café. Se despidió de ella con un beso fugaz en la mejilla y así se volatizaron en unos segundos cuatro años de relación más o menos satisfactoria. Habían tenido sus más y sus menos, pero los dos últimos años, con el verano que pasaron juntos en Escocia, ella había llegado a pensar que con él sí se atrevería a dar el paso, a dejar el cálido refugio familiar e intentar una convivencia a la vez que una independencia. Todo estaba tranquilo en su relación, cenas los fines de semana y alguna cerveza en el Barrio, excursiones en el barquito de vela de su amigo Enrique, sexo mesurado pero complaciente, largas conversaciones jugueteando besos en el pub, todo parecía conducir armoniosamente a tomar la decisión de formalizarla.

No volvió a ver más a Fidel, ni siquiera de casualidad. Seguramente se habría marchado a Londres o al Congo o a Disneylandia. Con otra mujer de la que ni siquiera sabía el nombre (si es que era realmente una mujer porque como últimamente estaba tan de moda lo del outing y esas cosas…). Se quedó en la cafetería un buen rato enfriándosele el café y el corazón, preguntándose qué podía haber hecho ella tan mal para que él hubiese tomado esa decisión, sin ocurrírsele que el error podría no existir, que simplemente se había cansado de ella y había encontrado algo mejor, que le apañaba más en ese momento. Pero ¿cómo había podido entonces hacerle el amor el último sábado, como si no pasara nada, cómo había tenido la cara dura de comer en casa de sus padres el domingo y gastarle bromas a su madre sobre la fideuá y ver el partido de fútbol con su padre y que ella no notara nada en sus ojos, ni en sus dedos, ni en su voz, cómo podía un hombre esconder de esa manera sus sentimientos y fingir ser otro hombre diferente con esa facilidad, con esa naturalidad, con esa crueldad, con esa hipocresía, con esa seguridad, mierda, qué asco de vida, por qué tenía que pasarle esto a ella. Y entonces recordó la vieja canción de Alaska, cómo pudiste hacerme esto a mi, yo que te hubiese querido hasta el fin, cómo te arrepentirás.

Y se empezó a reír sentada en la mesa de la cafetería, primero despacio y hacia dentro, luego a carcajada limpia, tanto que tuvo que marcharse corriendo y dejar un euro encima de la mesa porque la gente y el camarero la empezaban a mirar alucinados. No dejó de tararear la canción e imaginarse atropellando con saña a Fidel en un callejón oscuro, la calle desierta, noche ideal, un coche sin luces no pudo esquivar, un golpe certero y todo ter-mi-nó en-tre e-llos de re-pen-te, NOOOO ME ARREPIENTO, VOLVERÍA A HACERLO SON LOS CELOS… Lo atropelló tantas veces como se repetía el estribillo.

Por la noche, en su cama olorosa de romero, los celos huyeron veloces como Erinias satisfechas del sacrificio y sólo quedó la consoladora desolación y unas cuantas lágrimas secas. Más que despechada se sentía humillada. La había engañado como a una imbécil, no había respetado su pacto de amistad y sinceridad, no se merecía un momento más de su dolor. Eso era bastante fácil pensarlo, otra cuestión era conseguirlo . El dolor no la dejaba dormir, la hizo vestirse de negro y teñirse el pelo de rojo amargo, le regaló una sonrisa cínica que jamás antes había conocido. Pero nadie lo supo, ni sus padres, ni sus compañeras de trabajo, ni Nines, su amiga del alma. Cuando les contó la historia lo hizo mesuradamente, sin dramatismos, incluso con algún toque bromista.

Su dolor era sólo suyo, esa era su victoria. Hasta el propio Fidel empezó a darle un poco de lástima, tan inseguro, tan decepcionante y desconocido al fin y al cabo.

Volvió a sentir la necesidad de leer, de buscar consuelo en la literatura, como en los viejos tiempos, antes de matricularse en Filología Inglesa con el firme propósito de lograr leer a Shakespeare, de saborear las palabras de Romeo en su lengua original… es el oriente y Julieta es el sol. Levántate bello sol, y mata a la envidiosa luna, que ya está pálida de dolor porque tú, su doncella, eres más hermosa que ella… Se le olvidó el propósito entre las clases concebidas como fábricas de apuntes mecánicos y sosos sobre nociones de macroestructura textual, apresurados e histéricos períodos de exámenes, prácticas minuciosas y desesperantes de fonética inglesa y una incómoda sensación de haber perdido la ilusión aquella de primer curso de haber elegido la carrera que le gustaba y no la que le proporcionaría un buen trabajo nada más licenciarse.

Pero ahora sentía deseos de refugiarse de nuevo en las letras, en las palabras artificiosas que intentaban disfrazar la inconstante realidad, en historias de otros que le permitiesen escapar de la suya. Le pidió a Magda que le recomendara algo, Magda era ideal para eso, todo el mundo le preguntaba, tenía el extraño don de aconsejarte siempre justo el libro que te convenía leer. Y acertaba.

¿Por qué no lees algo de ensayo feminista? Absurdamente, se sonrojó. Era como si Magda hubiera intuido algo o se hubiera enterado por los demás, Eva no tenía mucha confianza con ella y no le había contado nada directamente, pero los cotilleos circulaban entre las salas tan libremente como los interfaces. ¿Quizá Magda creía que ella sentía en estos momentos odio hacia los hombres?

De todas formas le hizo caso y leyó a Virginia Woolf, a Simone de Beauvoir, a Carmen Martín Gaite, a Luce Irigaray, incluso lo intentó con la Cixous, pero los excesos en la cabellera de su medusa le impidieron entender su risa. Con ellas se embarcó en el azaroso viaje de la conquista femenina y le dio por acordarse de su madre, de su abuela, bisabuela y tatarabuela, como parte de una cadena invisible en el espacio y en el tiempo, unidas todas ellas por su condición de mujeres. De la misma sangre, el mismo abandono sangrante, la misma telaraña de represión. Mujeres. ¿Dónde estaba la historia de las mujeres? En las cocinas, en viejas fotografías, en desvanes polvorientos, en una espesa nube de silencio. No estaba registrada en lujosos volúmenes encuadernados en piel, precedida de sesudos prólogos incomprensibles, había que arrancársela a abuelas parlanchinas, reunidas en torno a la labor, envueltas en el aroma de un buen caldo. ¿Cómo nunca antes había pensado en las mujeres, así, como un grupo, como una estirpe, como un ente unido y bifurcado en millones de formas individuales, cada una de las mujeres del mundo? Asombrada, descubrió que era, simplemente, porque no las había leído.

Más tarde se cansó de tanto discurso teórico y atacó la poesía de Gioconda Belli, de Alfonsina Storni, de Nancy Morejón e incluso de Gloria Fuertes. Todas ellas le ayudaron a descubrir su esencia de mujer más oculta, la sexualidad gozosa de Gioconda, la rabia desolada de Alfonsina, el orgullo de estirpe de Nancy, la capacidad de reírse de sí misma y del mundo con provecho de Gloria. No las leyó con ese temor reverencial y ese complejo de inferioridad con el que había leído a Juan Ramón Jiménez o a Rubén Darío, o a Keats, demasiado grandes, demasiado importantes, demasiado lejanos en torre de marfil de hombres. Las leyó como quien lee los versos de una amiga, no le estaban enseñando nada, no la abrumaban con ejercicios estilísticos y simbolismos desaforados, sólo compartían con ella su dolor, su incomprensión ante la falta de diálogo con los hombres, su volubilidad de mujeres, su dispersión y su fiera fe en el amor y en la paz.

Se sintió extrañamente consolada y por primera vez en su vida, supo que no estaba sola. Estaba rodeada de mujeres como ella, herederas de la Madre Tierra, responsables de Ella. Las mujeres perdían el tiempo y su poder en una carrera absurda, triste remedo de la de la conquista del hombre, una meta que no llenaba más que de vacío sus almas, porque la creación y no la competición era su verdadero destino.

De pronto, dejaron de ser para Eva rivales en la conquista del hombre y del mundo y se convirtieron en aliadas, en hermanas, en miembras de la espiral eterna de la esencia femenina.

Otra cosa era la soledad de su cama de sábanas malva.

*********

—Eva, ¿te tomas un café conmigo?

Es Magda, mirándome de forma muy extraña. Si parece que está hasta colorada.

—¡Claro! Bueno, yo no tomo café, pero bueno, puedo tomar una infusión…

No sé a qué viene tanta explicación, parece como si me hubiera puesto nerviosa de repente. ¿Nerviosa por qué? Es Magda, mi compañera de curro, trabaja en la sala 2 de correctora, no es Hanníbal Lécter.

—¡Qué casualidad, yo tampoco tomo café! Hace tiempo que decidí dejar de castigar a mi hígado.

Ahora parece por completo dueña de la situación. Pero ¿de qué situación? Me quedo mirándola como una boba y ella a mí también y así pasa un ratito tonto, de esos que parecen un paréntesis sin tiempo.

—Bueno—dice ella al fin—¿salimos ahora o me paso más tarde…?

Ha sonado como una cita o algo así. Vaya absurdeces que se me ocurren (¿estará bien dicho absurdeces?) esta mañana.

—No, no, está bien ahora, cierro esto y salimos.

Cierro la página de Internet donde estaba cotilleando un rato y minimizo la ventana de photoshop. Ella está mirando de reojo las fotos de mi mesa, la de mis padres en la playa de Mallorca, la mía en las piedras de Stonhege, (la de Fidel ya la he quitado, por supuesto).

Sin acordarlo, nos hemos encaminado a la cafetería del otro lado del campus, en lugar de ir a la que vamos siempre los del trabajo. Hablamos de naderías en el trayecto. Magda pide en la barra atestada mientras yo contemplo su perfil a mis anchas desde una mesa. Es guapa, Magda; tiene unos ojos castaños preciosos, una cara de muñeca que contrasta mucho con su pelo cortísimo y esos aires tan… tan… ¿asexuados? ¿masculinos? No, Magda no es que tenga pinta de lesbiana camionera, ni mucho menos, pero me acabo de dar cuenta de sí hay algo de masculino en ella que la hace extrañamente atractiva, sin que pierda ni un poquito de su feminidad. ¿Será lesbiana Magda? No lo parece. ¡Qué tonterías estoy pensando? ¿Es que ser lesbiana requiere un determinado aspecto? Vaya mogollón me estoy montando porque una compañera de curro me ha invitado a un café.

—No tenían poleo, he traído manzanilla.

—Vale, vale, no importa, da igual.

¿No estoy un poco excesivamente turbada? Ni que estuviera ligando. Es como si Magda me leyera el pensamiento. Me mira y sonríe.

—Te extrañará que te haya pedido que saliéramos a tomar café, así, tan sin venir a cuento—dice mientras da vueltas a la cucharilla que yo contemplo hipnotizada, contenta de tener algo que mirar que no sean sus ojos—. Es que he pensado que como últimamente lees tanta literatura de mujer y a mí me interesa tanto el tema, a lo mejor podríamos charlar sobre ello…

Cada vez alucino más. Yo diría que me acabo de sentir decepcionada. ¿Qué esperabas, muchacha, una declaración de amor imposible a las once y media de la mañana en la cafetería de la Politéctnica? ¡Pero bueno! ¡Cómo estoy hoy, madre mía!

—Eeeeh, bueno, claro, sí, sería muy interesante. Muy interesante, sí.

Muy ocurrente, yo.

—Es que estoy apasionadísma con el tema de la mujer en general…

—¿Por qué?

—Puees…—se queda un poco cortada por lo abrupto de mi pregunta, pero se repone enseguida— será porque los hombres no tienen nada interesante que ofrecerme —y me mira unos segundos sonriéndome de una forma graciosísima— También será porque estuve intentando hacer la tesis sobre literatura de mujeres en España y apenas he podido compartir con nadie mis investigaciones.

Me habla ahora con tranquilidad, pausadamente y me dejo llevar por la cadencia de su voz. Tiene el don de la palabra, indudablemente. Es muy cuidadosa entonando, casi pueden vérsele las comas y los puntos suspensivos en el aliento y pone el subjuntivo donde hay que ponerlo. Se nota que disfruta hablando y exponiendo sus ideas, no como yo, que no puedo decir más de dos palabras seguidas sin la dichosa muletilla del “tío”. “Es que, no veas, tío, de verdad, tío, que no lo entiendo, tío”. Es mi opinión sobre un acertado comentario de Magda al silencio impuesto por el Patriarcado a la escritura de mujer.

—Pero mira, ¡qué quieres que te diga! Yo, en el fondo, soy muy optimista y creo que hemos logrado grandes cosas pero que esto acaba de empezar, hay mucho trabajo por hacer. Estoy convencida, aunque te parezca un poco loco y suene a radical, de que nos dirigimos al resurgir de un nuevo matriarcado, de un nuevo orden que sustituya a este que impera, tan peligroso para el planeta. Es como si la conciencia de la Tierra se comunicara con la conciencia de cada mujer en particular y la hiciese reaccionar, uniéndose a las demás mujeres en el mismo ideal.

Eso se parece un poco a mis ideas sobre la espiral de mis antepasadas y me siento orgullosa de tener ideas tan a tono con las de una mujer tan inteligente como Magda. Entonces, ella me cuenta una teoría preciosa sobre la Edad de Oro de la Mujer, allá por el Neolítico, sobre estatuillas de Venus obra de mujeres y no de hombres, como se había pensado hasta ahora, del orgullo de saber que fueron las mujeres las inventoras de la agricultura y la artesanía y se pasa en un pispás la hora del almuerzo y nos vamos de nuevo a trabajar las dos, cada una a su sala, extrañamente felices, como si acabáramos de descubrir un exótico planeta en el balcón de casa. Cuando estoy a punto de sentarme en el ordenador, entra Magda corriendo y me dice en voz baja:

—¿Quieres cenar conmigo el sábado?

Definitivamente, he ligado.

*********

Los besos de Magda me saben a pluma suave. Ha empezado a besarme en el ascensor; la botella de vino que nos hemos plisplado en la cena no ha tardado apenas en hacer sus estragos. Vamos, con ningún tío me había lanzado yo nunca de esta manera. Pero me importa un pito estar en un ascensor morreándome con una mujer, esta mujer me está besando como nadie me ha besado nunca y, mientras tanto, me acaricia con las dos manos a la vez, me recorre toda, con lentitud, pero sin descanso, menos mal que vivo en un sexto y el ascensor es más lento que el caballo del malo, no quiero que se acabe nunca este trayecto… El ascensor se para con un sobresalto, no sé ni cómo encuentro las llaves, entramos en mi casa sin dejar de besarnos, si me ve la vecina le va a dar un síncope. “¿De qué te ríes”—me susurra ella, besándome el cuello. “De la cara de mi vecina”, le contesto.

Mis padres están pasando quince días en Mallorca, qué estupendo. Nunca había traído un ligue a casa, ni siquiera a Fidel, siempre nos veíamos en su piso. Se me hace raro llevarla a mi habitación, con su cama pequeña y sus muebles de mi época de adolescente, pero ella ni se fija. Me tumba sobre la cama con inmensa ternura y continúa besándome, diooooos, voy a volverme loca, nunca me ha pasado esto, nunca, nunca… Pero para todo hay momentos de lucidez.

—¡Espera, vamos a quitar el edredón!

Ahora es ella la que se echa a reír cuando destapo la cama.

—¿De qué te ríes, boba?

—Una noche soñé contigo. Estabas en una cama con sábanas malva, que olían a romero.

—¿En serio?

Su respuesta es un río incontenible de besos.

II. MAGDA

Háblame. ¿No puedes?¿No quieres? ¿Quieres protegerte?
¿Permanecer muda? ¿Blanca? ¿Virgen?¿Reservarte la de adentro?
Pero esa no existe sin la otra.
Luce Irigaray

En tardes como ésta, Magda se encoge y repliega sobre sí misma, muy cerca de la estufa, escuchando a la Callas con el cuerpo perezoso, los riñones doloridos y un latigazo intermitente recorriéndole el vientre, recordándole el vacío que allí habita. Sabe que la sangre la purificará mañana y la reconciliará consigo misma, pero, mientras tanto, se permite esa tarde dando rienda suelta a su sensación de estar mal, regodeándose placenteramente en un victimismo del que solo ella es privilegiado testigo. Todo su abdomen cruje, preparando la explosión de la roja flor de la feminidad.

Es en tardes como ésta cuando crece en ella, en dolorosas oleadas, el deseo de ser madre. Está la luna creciente, tiempo de exacerbada creatividad, y su mente rebulle como máquina acelerada. Su cuerpo, también, a pesar del malestar, no para de burbujear, como el mágico caldero de Hécate.

Es en estas tardes cuando se permite las lágrimas que ya ha descartado para las demás cosas. Envidia a Eva por su facilidad para llorar. Para ver su cara anegada como un verde manantial solo es necesario un vulgar y cotidiano informativo de mediodía. Las imágenes de niños hambrientos la hacen llorar, las mujeres maltratadas y asesinadas la hacen llorar, las bombas terroristas la hacen llorar (el 11 de septiembre lloraron juntas, más de pánico y sorpresa ante el horror que de verdadera y consciente compasión), las inundaciones, los terremotos… sólo tiene que verlo en imágenes y llora. No deja de comer, ni de efectuar los movimientos cotidianos en la mesa, pero acompaña el ritual diario de la comida con el solidario homenaje de sus lágrimas. Magda no hace ningún comentario, sólo le aprieta la mano con toda la intensidad que es capaz de enviar por esa vía de comunicación. En cambio, Eva nunca llora en las películas, (ni siquiera lloró con El Paciente Inglés, que hace desgarrarse a Magda), porque “no son verdad”. En la ficción, Eva no desperdicia su compasión. Porque el cabello de ángel del relleno de Eva está hecho de compasión.

Pero lo que recorre por dentro a Magda no es la compasión, sino el dolor. Magda está repleta, rebosante de dolor. Un dolor que lleva acumulado desde la más temprana infancia, un dolor tan conocido y cotidiano que ya no concibe vivir sin él, hecho a base de abandonos, un dolor que la obligó a vestirse con una pesada armadura de la que ahora no sabe muy bien cómo desprenderse. Porque, frente a las lágrimas y los besos de Eva, intuye que ya no la necesita.

Ha estado su vida huyendo de ese dolor, ahogándolo con drogas, con alcohol, con semen de desconocidos…Empezó a enfrentarse a él cuando descubrió que era seropositiva. Primero, tuvo que perdonarse a sí misma, retomando las riendas de su vida. Se hizo imprescindible pasar antes por el perdón a su madre, viéndola en su ataúd, pequeña y frágil, (me abandonaste madre, me dejaste arrinconada cuando nació mi hermana, yo estaba sola en la noche cuando llegaba Él, tú no me protegiste, me pegaste, madre, me pegaste y me llamaste mentirosa, mentirosa, mentirosa), una mujer como ella misma, que hizo lo que pudo, lo que supo, lo que le habían (o no le habían), enseñado a hacer.

El perdón le proporcionó la paz consigo misma, necesaria para sentarse calmadamente a recomponer los dispersos retales de la colcha de su vida. Ella también era, simplemente, otra mujer que hacía lo que podía, lo mejor que sabía.

El perdón ha mitigado el dolor, lo ha reducido a una cuestión llevadera, aunque no lo haya hecho desaparecer. Queda todavía una dosis de perdón que no se siente capaz de asumir. El perdón hacia “ellos” es otra cosa.

El perdón le ha traído la conciencia de que su dolor no es único, es universal, lo sufrimos todos nada más nacer, cuando cortan el cordón que nos une al único espacio seguro que conoceremos, que va creciendo a la par que nosotros crecemos y seguimos cortando cordones y anudando en torpes ombligos los extremos. La única cura es crear simultáneamente otros lazos, otros cordones que nos unan a la vida y al espíritu y dejarlos fluir.

Con Eva siente que puede aprender a expresar el dolor, lo siente en lo más hondo de su sinrazón. Puede liberarse. Porque ella, además de la compasión, posee un maravilloso don: sabe escuchar.

Conforme ha ido conociéndola, se ha dado cuenta de que a ella puede decírselo todo. Hasta ahora, en estos dos meses, ha preferido callar, disfrutar de esta primavera regalada, sin que la más ligera nube la enturbiara. Empezar por decirle que es VIH, lo menos importante de todo, porque Magda solo se acuerda de ello una vez al mes, cuando recoge la medicación en el hospital. Hablarle del Depredador, de su mano morena ofreciéndole el tubito de plata para meterse otra raya, de todo lo que tuvo que hacer con todos aquellos tíos para que siguiera dándoselas. Continuar hablándole de su lucha, cuando por fin pudo dejarle gracias a que lo metieron en el trullo una buena temporada y ella se decidió a entrar en un programa de rehabilitación en Proyecto Hombre. Hablarle de las noches oscuras que nunca ha codificado en palabras.

Enseñarle, uno a uno, todos los retales.

Eva siempre la escucha, arrobada. Eva la entenderá, la aceptará.

Con Eva también se ha abierto otra ventana que Magda ya había cerrado, resignada. Nunca se hubiera atrevido a tener un hijo, por muy pequeño que fuera el tanto por cien de posibilidades de que el bebé desarrollara el virus. Pero Eva podría tener ese hijo/a para las dos, o podrían las dos adoptarlo/a y hacer realidad de estar por casa su tesis ideal feminista del matriarcado. Eva sueña con ser madre.

“Tengo que hablar con Eva”.

************

III. EVA Y MAGDA

Bésame. Dos labios besando dos labios:
La abertura se nos entrega. Nuestro “mundo”.
Y el paisaje del adentro al afuera, del afuera al adentro, entre nosotras carece de límites. Carece de fin
Luce Irigaray



El sol se pone, inundando el cielo de pompas púrpura. La tarde se desvanece en espasmos de lujuriante belleza, promesa de retorno y renovación, a pesar de su ocaso.

Dos mujeres pasean por la orilla de una larga playa, abrazadas, contemplando el fastuoso entierro cotidiano del poder dorado. Se sientan en la arena, a esperar la aparición de su gran aliada, la Madre Luna.

Delante de ellas está el sol, moribundo.

Detrás, el mar borra sus huellas.

Desde abajo, empiezan a aparecer letras de color naranja, inundando la pantalla, cubriendo la imagen, las luces se encienden y el público se va levantando, como disciplinada marea, y se dirige al pasillo central, hacia la salida. Termina la banda sonora y el rumor de la multitud lo llena todo. Eva y Magda continúan sentadas un rato más, esperando que el rebaño abandone la sala.

Escuchan en silencio cómplice los comentarios soeces sobre la película, las salidos de tono, los bufidos, observan los rostros avergonzados de algunas mujeres, se sienten el blanco involuntario e invisible de las exclamaciones irónicas o brutales de aquellos que tienen delante una realidad que se niegan a ver, qué asco…¿has visto, las tortilleras de mierda?… eso es porque no han probado un buen rabo… si les diera yo con el mío cambiarían de opinión… yo no sé cómo puede haber mujeres que no les gusten los tíos… chica, tiene que haber de todo, pero yo a mi Manolo no lo cambio por nada…

Súbitamente lo deciden, sin ni siquiera haberlo discutido antes, basta un intenso intercambio de miradas, veladas por la indignación y el amor propio heridos.

Se levantan y recorren el pasillo hacia la salida abrazadas por la cintura, bien apretadas para que no haya ninguna duda. En la escalinata de salida, ante la atónita mirada del acomodador y de los últimos rezagados del puesto de palomitas, se dan un largo y apasionado beso, desafiando a un gato negro que está atravesando la noche…