30 ene. 2010

Ritual para Imbolc



La energía de luz y de fuego es tan fuerte en esta fecha que en la wicca se aprovecha para hacer las iniciaciones y para rededicarse y reafirmar las promesas hechas para este año recién estrenado. Nosotros aprovecharemos también el poder que tiene la Candelaria, Imbolc.
Correspondencias con Imbolc:

• Aspecto de las Divinidades: la Diosa en su aspecto de virgen, pura y fertilizadora; el Dios, en su aspecto joven y de niño Sol.

• Hierbas, flores e inciensos: flores de la estación, todas las flores blancas y amarillas, salvia blanca, caléndula, semillas de azafrán, rosas, verbena, violeta, lavanda, mirra, vainilla, canela...

• Piedras: todas las blancas y de colores cálidos, como el cuarzo blanco, el citrino, la turmalina amarilla, el ámbar, el rubí, el granate, el zirconio, el coral, la ágata roja, el topacio, la cornalina, el jaspe rojo, el cuarzo rutilado, la adularia...

• Comida y bebida: frutas, lácteos (o derivados de la soja), miel y cereales o derivados, como el pan.

Preparación previa al ritual
La preparación sola nos durará todo el día, o toda la mañana en el mejor de los casos. Es simplemente porque lleva tiempo, jejeje, no porque sea una tarea grande o difícil. El resto de la celebración de la Candelaria se hace en un pis pas.

Lo que yo recomiendo es aprovechar para hacer una limpieza a fondo de nuestra casa: ponerse el trapo blanco en la cabeza, barrer, sacar el polvo y fregar el suelo. Para barrer y fregar, en lo posible, hay que hacerlo de dentro hacia afuera de la casa, desde la parte más interior hasta la parte más tocante a la calle. Simboliza la expulsión de lo negativo. Yo suelo fregar con amoniaco rebajado en un cubo de agua y una pizca de sal, pues elimina todo rastro de energía negativa incluso la que se resiste más. [Si diera la “causalidad” de que somos algo brujit@s y disponemos de una escoba “especial”, es el momento de usarla para limpiar energéticamente también las paredes y el techo: se activa dando tres golpes laterales secos contra el suelo, de este a oeste, y luego a distancia desde el centro de la habitación “barremos” la energía estancada; es útil para esquinas, espejos (que también los podemos limpiar con agua y vinagre), camas, bañeras… siempre de dentro hacia fuera.] Luego abrimos las ventanas y que se llene la casa de aire nuevo y fresco; si tenemos ventanas en el Este entonces mejor abrimos sólo ésas (el Este es la dirección de lo Nuevo y del Crecimiento) pero, si no, las abrimos todas.

Cuando acabemos con la casa, nos toca a nosotros. La idea original es darse un baño, pero como somos responsables y nos implicamos con el medio ambiente, haremos lo siguiente: prepararemos una taza con agua caliente donde le echaremos unas flores (opcional) y alguna esencia que nos guste; nos la llevamos a la ducha junto con algo de sal; en el momento de ducharse, usaremos la sal como si fuera un exfoliante y luego nos lavaremos como de costumbre; por último, al final de la ducha, nos tiraremos por la cabeza el agua con las flores y sentimos con total relax cómo resbala por nuestro cuerpo y nos sentimos amados.

Después de todo esto, si queremos y podemos, podemos dejar preparado el material que vamos a necesitar para el ritual.

Material.
Antes de empezar con la lista, quiero decir que este material es discutible. Quiero decir, es el material que yo usaré en mi casa, pero así como yo he tardado años en reunir algunas cosas soy consciente de que no todo el mundo lo tiene; o también puede pasar que no os guste algo de lo que propongo y decidáis cambiarlo. En el fondo, se trata de eso, de que lo personalicéis a vuestra manera. Así pues, doy por entendido que sólo es una guía indicativa, no un decreto.

• Una bandeja con un tetrabrick de leche o batido de soja sin abrir, un tarro de miel, y pan o pastas dulces o cereales, siempre a gusto del consumidor. Hay gente que no le gusta la miel o la leche, así que lo podéis omitir. El objetivo de esta bandeja es comer su contenido a modo de celebración, cuando acabemos el ritual. Si no queréis, no tenéis por qué comer o tomar nada. Pero tampoco es mala idea hacerlo, no deja de ser Imbolc un día de la gestación de siembra y de la lactancia.

• 1 vela blanca y otra vela de otro color. Serán velas que quedarán ritualizadas con la luz de la candelaria, y nos servirán para conceder protección, bienestar y peticiones en cualquier época de fuertes crisis tanto terrenas como interiores. Las velas ritualizadas y bendecidas en la Candelaria son muy poderosas. No deben ser usadas muy al tuntún. Este material es el único que considero que no debe ser sustituido ni omitido; un Imbolc sin al menos una vela ritualizada y que nos pueda servir para todo el año, no tendría mucho sentido (si el ritual no lo hacemos solos porque hemos invitado a más gente, son dos velas por persona, evidentemente).

• Todas las otras velas que pensemos que usaremos en un futuro, aunque no sepamos aún para qué. No las ritualizaremos como a las dos anteriores, pero las bendeciremos igualmente para su mejor efectividad y su uso más elevado espiritualmente hablando. Yo por ejemplo, tengo un pequeño “arsenal” de velas desde hace tiempo y que no uso, y son esas las que bendeciré para cuando las necesite sea en el trabajo que sea. Este material es omitible.

• Cristales y gemas. Las usaremos para formar un círculo, dentro del cual haremos nuestro ritual. Si vais a usar cristales, ¡acordaros de tenerlas limpias y cargadas! Es útil usar las piedras que aparecen en la lista de correspondencias, pero nuestra intuición también manda y podemos poner las que queramos. En su defecto, o si no nos apetece, podemos usar sal para hacer el círculo, o incluso podremos dibujar el círculo virtualmente con un dedo. Considero siempre importante hacer un círculo para estas cosas, aunque sea a dedo.

• Anís, preferentemente estrellado. Es protector y armonizador. Yo lo empleo también para el círculo, disponiéndolo entre las piedras. Se puede omitir.

• Un incensario que admita carboncillos y sea portátil, carboncillos, y hierbas e inciensos para purificar como por ejemplo: mirra, milenrama, ruda e hipérico (el hipérico, más que purificador, es un potenciador del efecto de las otras hierbas). Este conjunto lo usaremos para purificarnos a nosotros mismos con fuego (el carboncillo representa el fuego) y también todo el ambiente de dentro del círculo con el propósito de que no haya ciertos entes y energías pululando por ahí y molestando. Se puede sustituir por una visualización como la que explicaré más adelante.

• Otras hierbas: salvia, lavanda, violeta, romero, verbena… Las añadiremos al incensario para llenar de buenas vibraciones el círculo. Si no íbamos a utilizar incensario, entonces toda esta parafernalia se puede sustituir por una simple barra del incienso que más nos guste.

• Miel. La usaremos para ungir las dos velas que vamos a ritualizar. Es pringoso, por lo que también se puede omitir.

• Un pequeño altar (que puede ser tranquilamente una bandeja con un plato plano blanco dentro, y si el plato es grande como para pizzas pues mucho mejor) con una ofrenda a los cuatro elementos: uno o dos velones blancos de altar (fuego), una copa o vaso con agua (agua), y una parte del pan o los cereales que hemos de comer (tierra); el aire lo representa el incienso y las hierbas que vamos a quemar. Todo el conjunto es omitible, pero si podemos organizar un altar entonces recomiendo añadir, además, un pequeño jarroncito con flores :)

Procedimiento
Teniendo en cuenta que Imbolc sucede en Acuario, significa que un ritual en estas fechas funciona mucho mejor si se hace con un grupo. Cuanta más gente haya, mejor. Otra cuestión: hay un momento en el ritual en el que digo de hacer unas invocaciones y pedir una serie de cosas; al igual que con el tema del material, se trata de algo discutible, y sugiero que cada uno emplee sus propias palabras y haga su propia invocación, según le guíe la intuición.

1. Cogemos los cristales que tengamos y nos reservamos uno, el que tenga más punta. Con el resto hacemos un círculo en la sala. Nosotros y nuestro material, todo debe quedar dentro de ese círculo. Rematamos poniendo además el anís estrellado.

2. Encendemos los velones de altar. En un ritual, cualquier cosa que encendamos lo haremos con cerillas de madera, esto es un detalle importante.

3. Encendemos un carboncillo y lo metemos en el incensario. Echamos en él las hierbas que necesitemos para purificar. Cogeremos ese incensario y lo pasaremos por alrededor nuestro, que el humo pase por toda el aura, incluso por entre las piernas y por encima de la cabeza. Si hay más personas y nos lo puede hacer alguien por nosotros, mejor, porque a veces llegar a ciertos sitios es difícil si lo hace uno mismo. Luego pasamos el incensario por dentro de todo el círculo y lo dejaremos reposar, al fin, en el suelo. Esto es la purificación por el fuego.

3. b) En defecto del carboncillo y las hierbas podemos hacer una visualización. Por ejemplo, y me lo estoy inventando: empezamos imaginando que de nuestro corazón nace una llama de fuego, de color violeta, que poco a poco se expande por todo nuestro cuerpo y quema todo lo malo en todos los sentidos; luego ese fuego se expande por todo el círculo y lo purifica; después, imaginamos que llega una luz blanca desde el corazón del Universo, entra a nosotros a través de nuestra coronilla y baja poco a poco por nuestro cuerpo, nutriéndonos, pero apartando también cualquier resto de negatividad que pudiera quedar; esta luz nos ilumina y nos llena de gozo, de paz, de compasión, de Verdad y de Amor; cuando la luz nos haya llenado por entero el cuerpo, saldrá por los pies y empezará a llenar nuestra aura, produciendo el mismo efecto; por último, la luz se extenderá desde nosotros y llenará todo el círculo. Para finalizar la visualización, imaginamos que una cúpula, o incluso mejor una burbuja, de luz dorada rodea todo el círculo entero.

4. Es el momento de cerrar definitivamente el círculo. Tomamos el cristal que teníamos reservado (se llama Cristal Maestro) o nuestro dedo y nos concentramos en él llenándolo de luz; con él señalamos a la primera piedra que veamos en el Este (o en caso de no tener piedras, el primer punto que veamos en el suelo en dirección Este) y, siguiendo todos los cristales en el sentido de las agujas del reloj, vamos trazando una línea de luz, como si nuestro cristal fuera una especie de láser que recorta ese círculo en el espacio. Evidentemente, cuanto tengamos el círculo sellado habremos vuelto al punto de partida, con la diferencia de que ahora nada ni nadie puede entrar ni salir de ese círculo. Mucho cuidado con esto: hay que ir al baño antes de empezar nada, pues si alguien sale del círculo a mitad del ritual, el círculo deja de estar cerrado y entonces puede entrar cualquier cosa dentro.

5. Añadimos las otras hierbas al incensario. Es el momento también de hacer una oración o un rezo si lo deseamos, y también de invocar a nuestros guías. Podemos pedir algo en general y dar las gracias por adelantado.

6. Juntamos todas las velas en un mismo sitio, sobre el altar (que, recordemos, puede ser un plato en una bandeja), y ponemos las palmas de las manos sobre ellas, como lo haría un sacerdote que bendice, visualizando que un chorro de luz y de amor pasa por nosotros, sale de nuestras manos e ilumina las velas. Hacemos esto mientras sintamos que debamos hacerlo, pues llegará un momento en que sentiremos que ya no tiene sentido continuar en esta posición.

7. Cada uno coge sus dos velas a ritualizar y las untamos con un poco de miel. Entiendo que esta es la parte más pringosa del ritual, así que vayamos con cuidado y tomemos sólo la cantidad de miel que necesitemos para que las velas no queden muy pegajosas. La dirección de ungimiento es: desde la base de la vela hasta la punta donde está la mecha. Yo lo que suelo hacer es mojar un poco los dedos en la miel, sólo la punta de ellos, y luego tomo cada vela por su base con los dedos húmedos y con la otra mano voy haciendo girar la vela de manera que mis dedos melosos ungen las velas en espiral.

8. Encendemos las dos velas recién ungidas y las agarramos fuertemente con las manos. Cuidado, puede caer cera en el suelo o en nosotros, hay que ir al tanto (recomiendo haber cubierto previamente el suelo con algo de papel de periódico). Nos dirigimos al centro del círculo y mirando al Este. Movemos el pie izquierdo un paso al frente (el derecho si somos zurdos) y nos balanceamos suavemente pasando el peso de nuestro cuerpo de un pie al otro, siguiendo un movimiento pendular constante. A esto se le llama la Danza Cósmica. El ritmo no se impone, sino que por lo contrario lo conseguimos manteniéndonos receptivos a nuestro cuerpo, a la Tierra, al Universo. Llegará un punto en que la danza la haremos de forma automática, sin necesidad de hacerla consciente.

9. Ahora invocamos al Arcángel Gabriel. Le pedimos que abra nuestros sentidos y nuestros canales para ser receptores de la Luz y estar en armonía con ella. Le pedimos que se mantenga ahí, custodio del punto cardinal Este, mensajero del Amor habido y por venir.

10. Nos damos un poco la vuelta para mirar al Sur. Seguimos con la Danza Cósmica. Invocamos al Arcángel Miguel. Le pedimos que con su espada flamígera corte nuestras cadenas y nos libere. Le pedimos que cauterice nuestras heridas y que nos dé la voluntad para hacernos fuertes ante los obstáculos, así como la visión para hallar el mejor modo de superarlos. Le pedimos que se mantenga ahí, custodio del punto cardinal Sur, emisario de la Luz que sostiene nuestra Alma.

11. Nos giramos al Oeste y seguimos danzando (el baile no para hasta que lo diga más adelante). Invocamos al Arcángel Rafael. En este momento probablemente nos sentiremos muy “conectados”, así que podemos aprovechar para hacer algo: le entregaremos a Rafael ciertos sentimientos y formas de energía que nos bloquean, y que son el Miedo, la Culpa, la Vergüenza, la Tristeza, la Mentira, la Ilusión (como por ejemplo, la ilusión de la dualidad o de que estamos separados unos de otros) y el Apego a las cosas terrenas. Después le pedimos que nos unja de Amor y de Vida y que derrame sus bendiciones sobre nosotros y sobre todos aquellos a quienes estamos conectados de un modo u otro. Le pedimos que se mantenga ahí, custodio del punto cardinal Oeste, sostenedor del Grial que contiene el Elixir de la Sanación y de la Cristificación.

12. Nos giramos al Norte. Invocamos al Arcángel Uriel. Le pedimos que nos ayude a encontrar y a seguir nuestro rumbo, para que no nos perdamos en nuestro camino y podamos saber siempre quiénes somos. Le pedimos que nos acoja y nos nutra, y que nos ayude a sanar y a proteger el planeta en el que vivimos, así como a sentirnos seguros y amados en él. Le pedimos que se mantenga ahí, custodio del punto cardinal Norte, guardián de la puerta que abre el camino a la Sabiduría.

13. Dejamos la danza. Nos mantenemos unos segundos o minutos de pie, meditando, sintiendo y recibiendo la energía de los guías y los Arcángeles. Cuando sintamos que ya es suficiente entonces estaremos en disposición de, SIN SOPLAR, apagar las velas. Estas dos velas ya están ritualizadas.

14. Tomamos el resto de las velas que queríamos bendecir y las encendemos con la llama del velón de altar, una a una. Las mantenemos unos segundos encendidas, eso hará que se impregnen un poco con la energía de Imbolc, y luego las apagamos sin soplar. Hay maneras de apagar una vela sin soplar: ventando un poco de aire con una mano, usando la misma cajetilla de cerillas para aplastar la mecha, usando un apagavelas… El soplo simbólicamente aleja cualquier energía y petición de la vela, y lo que nos interesa es, por el contrario, mantener esa energía ahí dentro de las velas.

15. Cuando hayamos acabado con todas las velas, entonces es el momento de dar la mano y abrazar a los que estén con nosotros en el ritual, o bien de abrazarnos a nosotros mismos si estamos solos.

16. Finalmente, damos las gracias a nuestros guías, y ya podemos abrir el círculo si queremos: basta con trazar el círculo al revés, es decir, en el sentido antihorario, empezando también por el Este. Si habíamos usado un cristal maestro, lo volvemos a usar. Es la manera ideal de abrir un círculo, aunque si estamos muy ansiosos lo podemos cruzar y eso lo romperá, pero esto último no lo recomiendo.

17. Por último, ya podemos festejar comiendo y bebiendo. Otra posible idea que se me ha ocurrido a última hora es que si parte de la comida la hemos hecho nosotros (por ejemplo, no estaría mal hornear algunas galletas caseras) entonces podríamos regalar un poco a algún familiar o algún vecino, en este mismo día. Es una manera de poner en marcha la buena energía que hemos invocado durante el ritual, pues es mejor que todo circule.


Después del ritual.
Si hemos hecho el ritual por la noche, entonces es buena idea dejar cerca de la cama una libreta y un boli. Es posible que esa noche tengamos ciertos sueños que debamos tener en cuenta, aunque no tiene por qué suceder. Pero si soñamos y tenemos la suerte de recordarlos en el momento de despertar, conviene apuntarlos. Podrían significar algo.

Otra historia es: “bueno, tengo el suelo que da asco, lleno de sal o de anís, y además tengo el incensario con las cenizas”. En cuanto a las cenizas, la ofrenda de la tierra y del agua en el altar, y el anís del suelo propongo recogerlo todo y guardarlo hasta que tengamos la oportunidad de salir al jardín o a un bosque y repartirlo por ahí o enterrarlo. De todo eso saldrá algo nuevo en la Naturaleza. Si hemos usado sal, sugiero tirarla al mar o por el retrete. Pero bueno, siempre tenemos la posibilidad poco elegante de tirarlo todo en la basura, aunque es práctico.

Eso es todo. Un día podemos tratar el significado del color de esa vela ritualizada que no es la blanca, para qué sirve; porque aunque ambas son útiles para momentos de crisis, la de color tendrá una utilidad más concreta. También podría haber sido importante fijarse a qué altura de nuestro cuerpo hemos estado sosteniendo las velas mientras hacíamos la danza y las invocaciones, pues eso diría mucho del tipo de emociones que nos tocará trabajar este año.

Por último, permitidme un truco final. Las velas ritualizadas una vez se encienden para un problema concreto hay que dejarlas consumir enteras. Si resulta que estamos pasando por muchas crisis fuertes, consumiremos las dos velas antes de acabar el año y tal vez necesitemos ayuda más adelante. El truco consiste en tener más velas a mano, que podemos comprar en la tienda de todo a cien, blancas. Cuando tengamos que usar las velas de la candelaria, encenderemos una, la blanca en general o la coloreada si se presenta el caso específico, y la dejamos encendida un minuto o así; entonces, tomamos una de las velas que digo que hay que tener a mano y la encendemos con la llama de la vela de la candelaria, y eso hará que se traspase la petición y la Fuerza de Imbolc a esta otra vela. Entonces, podemos apagar la vela de la candelaria (sin soplar, como siempre) y así la tenemos para más adelante. Es un truco para hacer durar estas dos velas tan importantes y poderosas.

Espero que os sirva, y en todo caso gracias por tomaros la molestia de leerme.

¡ Bendiciones a todos !


Fuente: http://www.canaltarot.net/index.php?option=com_content&task=view&id=39&Itemid=39

27 ene. 2010

IMBOLC


Para celebrar Imbolc y que la Madre me ayude a mantener la llama en estos tiempos tan duros, he encontrado esta preciosa invocación:
Invocación a la Madre

Yo soy la cara de la Luna cuando está llena de luz.

Yo soy la Creadora y Conservadora,

La madre y la enfermera,

Creadora de la DEA y Dea Nutrix,

la Virgen, el vaso sagrado,

la portadora de la Iluminación.

He sido conocida en otros tiempos, como

Isis en Menfis,

Gea y Dea en Helenia

Danu y Brigid en Hibernia,

y por muchos nombres que ahora están olvidados.

Yo soy el fuego que calienta el corazón,

la diosa del hogar y el hogar,

la diosa del parto y la maternidad.

Yo soy la que se acostó con IASON tres veces en un campo arado.

Yo soy la que llevaba a Apolo bajo una palmera.

Yo soy la que cuidó de Horus en mi propio pecho.

Yo soy la que lloraba por Adonis, en el verano

y lloró por Tamuz en el otoño.

Yo soy la que buscaba a mi hija Kore en vano.

Yo soy la que reunió los miembros de mi marido

Osiris de las orillas del Nilo.

Y yo soy la que dirigió la barcaza de Artur a Avalon.

En forma de mujer, soy alta, y vestida de verde,

hinchada y embarazada,

con la luna bajo los pies,

y una guirnalda de estrellas en mi pelo.

En la mano izquierda, llevo hojas de maíz,

y en la derecha, entrelazadas las serpientes.

Pero a veces tomo otras formas.

Hay algunos que me han visto

de pie, como un árbol bajo el cielo,

coronada con el sol,

con mis raíces en las aguas de las profundidades,

y los vientos susrrando en mi hojas.

Y de mis ramas

se derramó un rocío de oro

sobre la tierra árida,

y creció con el maíz verde.

Yo soy el poder de los dioses en sus estaciones.

Mis lágrimas son la lluvia, derramada en el dolor y la risa.

Mi aliento es el viento, exhalado en éxtasis y en el trabajo.

Mi corazón es el fuego que calienta el corazón.

Mi cuerpo es la tierra, tu vientre y tu tumba.

Escucha el gemido de los cielos a la tierra,

y de las profundidades de las estrellas.

Acércate a mí y convocaré los Cielos

con el grano, y el vino y el aceite.

Diosa tuya yo seré,

y tú serás mi niño.

Hijo de la tierra,

salto en el mar de la materia

que es mi cuerpo,

que te acunó hace mucho tiempo.

Habías pensado en huir de mí,

en vivir en un mundo de pensamiento puro y espíritu.

Pero es así como han perecido de hambre,

porque yo soy el aceite para las extremidades,

la sangre para las venas,

el agua del alma,

la mente del mundo.

Los fariseos me condenan y me alejan.

Los sabios dicen: "La materia está muerta, la materia es el mal",

pero sus palabras no concuerdan con la vida,

y perecen en los desiertos de sus mentes.

Mi camino no es saber,

sino mirar,

y conmoverse,

y amar.

Y estas son mis palabras,

las palabras que deletrear la liberación:

"Esto es mi cuerpo".

Tú me has llamado y estoy aquí.

Tienes necesidad de mí para crecer,

y yo de ti para ser sagrada.

Siempre me has deseado sin saberlo.

Siempre me has reverenciado.


Fuente: http://www.americanneopaganism.com/motherearthgoddess.htm#443077399

20 ene. 2010

Una opinión sobre mi libro

Me han enviado este email sobre mi libro de Yo no soy ésa que tú te imaginas.
A ver si ayuda a que la gente lo lea. Gracias por el entusiasmo a la mujer que lo escribió y ojalá que a todo el mundo le guste como a ella.

YO SÍ QUE SOY ÉSA
Hola guapa, voy por la página 81 de tu libro, y ya se lo he pedido a Haide, y ya te he hecho propaganda y te la seguiré haciendo...
GRACIAS por tan hermosa dedicatoria...
GRACIAS por el currazo...
GRACIAS por escribirlo... inteligible, divertido, audaz... y comprometido...
Tengo subidón y éste es justo el momento para decirte cuanto me ha gustado que reflexionaras junto a todas y para todas , sobre tantas cosas que tenemos ahí encima del tapete la tira de tiempo...
Leyéndolo y reflexionando junto a tí y de tu mano, me he dado cuenta de cantidad de cosas... algunas muy sutiles, otras no tanto... Tu análisis es muy prespicaz y recorre todos los entresijos de nuestra osadía invisible, con una mirada llena de cariño?... ironía?... nada complaciente... un tanto exigitiva... (vale chicas, moveos!!)... pero siempre respetuosa y sanamente divertida...
¿Qué haré ahora con todo mi poemario?... Y con mi novela corta titulada "Bailarina o monja" ? que es lo que yo contesté a la tierna edad de cinco años, cuando una amiga de mi madre me preguntó que sería de mayor...
Y qué haremos con la novela "Venus ya está en mi vida", obra colectiva del GRL 1 , (Grupo de Reflexión Lesbiana) ...? Sin duda te la remitiremos, para que conozcas la Moderna (o posmoderna, según se mire)... Novela Colectiva, (por entregas), Lésbica... Lo propondré mañana mismo a las compañeras del GRL 1... y de paso haré propaganda del libro...
También de paso, dale de mi parte las GRACIAS a Adriana, por que sé que has podido realizar y culminar tu obra, en parte gracias a su apoyo, su cariño,y su inquebrantable adesión a la causa lesbiana...
Te seguiré informando... Besos para las dos, llenos de sororidad, de entusiasta creatividad y de avidez lectora lesbiana...
Y para ti, otro lleno de GRATITUD...
Angeles

19 ene. 2010

"Nuevo" poemario de Gloria Fuertes



Los brazos desiertos

Gloria Fuertes

Palabras previas: Luzmaría Jiménez Faro
72 págs.
ISBN: 978-84-7839-444-9

Los poemas de este libro de GLORIA FUERTES encierran la singularidad de una juvenil voz amorosa de su autora. La primera parte consta de veinte poemas de amor dedicados al poeta Carlos Edmundo de Ory, y una fecha clave: 1944. La segunda reúne pequeños poemas dentro del estilo tradicionalmente popular. Todos los versos, en su contenido poético, mantienen una atmósfera de emoción que envuelve y arrastra.

Un nombre en mi garganta

Un cínife llevaba el telegrama.
Donde la risa muere nace el trigo.
Los ojos de la luna no se cierran
porque la luna en sí no tiene ojos,
el puente sí los tiene sin embargo,
por los ojos del puente niñas lavan.
La noticia se extiende poco a poco.
Sí merece la pena ir a la playa
donde a veces se escucha la sirena,
la sirena del puerto donde el hombre
corta peces que encierra en una lata.
No importa que no existan las sirenas,
las sirenas con senos y con algas.
No importa casi nada si se vive
con una madreselva que te acuna,
con un collar de espinos en la frente,
con una palmatoria en cada mano,
con un escurreplatos en la casa,
con una damajuana en la cocina,
con un nombre adornando la garganta.


Fuente: http://www.torremozas.com/epages/ea0701.sf/es_ES/?ObjectPath=/Shops/ea0701/Products/GF016

15 ene. 2010

Seguimos con el lenguaje sexista

LENGUA: El machismo oculto entre la o y la a

¿Qué sucede con el lenguaje y la forma en que se hace referencia a las mujeres cuando éstas comienzan a ocupar puestos de responsabilidad? Depende del idioma.

En italiano, la mayoría de las mujeres prefieren los títulos en masculino porque la versión femenina, si existe, es considerada ridícula, incluso despectiva.

En español, relacionado con el italiano, la situación es diferente. ¿Entonces, se trata de un problema gramatical o social?

"El problema no es sólo el machismo italiano, sino la falta de conciencia y de pautas sobre cómo referirse correctamente a las mujeres", dijo Angelica Mucchi-Faina, profesora de psicología en la italiana Universidad de Perugia. "Un idioma es el espejo de su sociedad. Hasta hace unas décadas, todos los cargos de poder o de responsabilidad pública eran ocupados exclusivamente por hombres. Por lo tanto, esos roles eran definidos ‘en masculino’", explicó Mucchi-Faina.

¿El español discrimina?

"Mi conclusión es que así es", dijo José Luis Aliaga Jiménez, profesor de Lingüística de la Universidad de Zaragoza.

"Es así en la resistencia conservadora a la formación de nombres femeninos, en el rechazo de las variaciones masculinas cuando los varones se incorporan a profesiones o actividades tradicionalmente desempeñadas por mujeres (azafato, amo de casa, niñero) y, particularmente, en el empleo del masculino como genérico".

"Mis investigaciones me permiten afirmar que el supuesto carácter genérico del masculino en la referencia a grupos mixtos de mujeres y varones no es, en absoluto, una propiedad lingüística sino una interpretación pragmática aleatoria que suele redundar en la ocultación discursiva de las mujeres y de sus logros", dijo.

"En la teoría y sociología feministas", agregó, "es bien conocida la postura de no pocas mujeres que, habiendo obtenido puestos públicos relevantes, tratan de asimilarse al grupo dominante y prestigioso y negar la discriminación de género, incluida la discriminación lingüística". Esa negación "suele ir acompañada con manifestaciones del tipo ‘yo no me he sentido nunca discriminada’, que son el peaje que estas mujeres creen que deben pagar para ser aceptadas en un ámbito masculinizado", planteó.

La filósofa española Amelia Valcarcel se refiere a esto como la "dinámica de las excepciones".

"Es en este contexto donde se explica la preferencia por los términos masculinos de profesión, que también ocurre en el ámbito hispanohablante, aunque en menor medida que en el italiano o el francés", concluyó Aliaga Jiménez.


Los idiomas indoeuropeos, como el español y el italiano, distinguen entre el masculino y el femenino, a diferencia del inglés moderno, que carece de género gramatical.

"La discriminación lingüística de que son objeto las mujeres se realiza por múltiples cauces", aseguró José Luis Aliaga Jiménez, profesor de lingüística de la española Universidad de Zaragoza. "La configuración y funcionamiento del género gramatical en idiomas como el español o el italiano quizá no sea el más importante, pero sí es el de mayor calado simbólico", planteó.

Cuando se trata de títulos de importancia, en italiano cabe la posibilidad de leer "il ministro Mara Carfagna", pese a que Carfagna es precisamente la ministra de Igualdad y es mujer. Por el contrario, en español no existe otra opción que 'ministra'.

"La mayoría de los países adoptaron recomendaciones para evitar el sexismo al referirse a las mujeres. También en Italia, en 1986, la Presidencia difundió recomendaciones similares. Pero en lugar de tomarlas en serio y aplicarlas, fueron objeto de bromas y, finalmente, olvidadas", recordó Mucchi-Faina,

"En contraste con lo ocurrido en otros países, en Italia no existe una regla general y cada uno puede elegir si utiliza neologismos como ‘ministra’ o el tradicional ‘ministro’ para las mujeres", añadió la docente.

La política Luisa Capelli, del partido L’Italia dei valori (La Italia de los valores), opinó que "dejar atrás la supuesta neutralidad universal de la forma masculina es un paso esencial para que se respete la experiencia femenina".

"No es verdad que esas formas femeninas (para los cargos de poder) no existan en italiano: abundan los ejemplos de feministas, lingüistas y semiólogos que realizaron varias propuestas", puntualizó Capella.

"Se puede decir 'avvocata' (abogada) y 'ministra', pero nadie lo hace. Aunque muchos de nosotros utilizamos esas palabras, se nos ignora. Cambiar el orden simbólico es un trabajo arduo que requiere un consenso basado en convicciones profundas de la gente", afirmó.

El sexismo en el lenguaje fue identificado como un problema internacional durante la primera conferencia mundial sobre la condición de la mujer, celebrada en México en 1975, y que dio paso a numerosas propuestas y recomendaciones posteriores.

En 1989, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cutura (Unesco) publicó el folleto "Recomendaciones para un uso no sexista del lenguaje", con el objetivo de ayudar a "autores y editores a evitar escribir de una manera que refuerce actitudes y supuestos cuestionables sobre las personas y los roles sexuales"

Y en Italia, mientras

En realidad, aún se discute si el género de los títulos de los cargos es estrictamente un problema gramatical. Pero algunos ya lo niegan.

"El idioma nunca es neutral. Una lengua representa a la sociedad que la utiliza. Eso significa que una sociedad que representa a las mujeres de manera discriminatoria es una sociedad que justifica y comparte esa discriminación", dijo Irene Giacobbe, de la asociación feminista Power Gender.

Como la profesora Angelica Mucchi-Faina, de la Universidad de Perugia, Giacobbe cree que el problema de cómo referirse a las mujeres en cargos de responsabilidad ya se ha saldado en Italia, aunque sólo en la teoría.

No obstante, "muchas mujeres dicen que sus títulos suenan mal en femenino, no quieren ser una ‘avvocata’ (abogada), aunque es la forma correcta", dice.

"Lo que ocurre es que hasta los medios más serios cometen errores al llamarlas ‘avvocato’ o utilizan adrede el peyorativo ‘avvocatessa’ y ‘presidentessa’, porque no pueden ser tan ignorantes de utilizar una terminación peyorativa sin percatarse de eso. Y se acaba en situaciones cómicas donde se lee ‘il ministro indossava una gonna vaporosa’ (el ministro llevaba puesto una falda etérea)".

Como sucede en español con la terminación ‘esa’, la terminación femenina ‘essa’ tiene connotaciones peyorativas que indican una posición de categoría inferior, o la esposa de la persona real en el poder.

"En la Suiza italiana", cuenta, "existe una diferencia tragicómica en el uso de las agencias de noticias. Aunque (la agencia oficial italiana) ANSA tiene pautas para evitar el sexismo, la mayoría de sus artículos desde Italia emplean la forma masculina para los títulos de mujeres, pero cuando informa desde Suiza y Alemania, utiliza correctamente ‘cancelliera’ (canciller), ‘ministra’ y ‘avvocata’".


A partir de la década de 1980, España e Italia tomaron rumbos distintos.

El ‘Manual de lenguaje administrativo no sexista’, publicado por la Asociación de Estudios Históricos de la Mujer de la española Universidad de Málaga resume el sentir común.

"La lengua evoluciona en cada época para responder a las necesidades de la comunidad que la utiliza, de ahí que en una sociedad como la nuestra, en la que se demanda una mayor igualdad entre los sexos, la lengua, como producto social, no solo ha de reflejar esa igualdad, sino de contribuir a ella", señala.

Sin embargo, aunque el femenino se generalizó para los títulos de importancia, el español no ha eliminado la discriminación del idioma.

El tema en apariencia aburrido de los títulos en femenino ocupó espacio destacado en los medios de España recientemente, cuando la ministra de Igualdad, Bibiana Aido, utilizó la palabra ‘miembra’.

¿Por qué tanta alboroto? Es que la palabra no existe oficialmente. Aún.

"En la mayoría de sustantivos referidos a personas", dijo Aliaga Jiménez, "existe una correlación entre el género gramatical y el significado referencial ‘sexo’. Se trata de una correlación culturalmente significativa".

"Todo sustantivo referido a personas contará con variación de género, más tarde o más temprano. Es en este contexto donde hay que ubicar la aparición de palabras como ‘miembra’ o ‘testiga’, en las que se ha interpretado la terminación ‘a’ como propia de un sustantivo femenino, de acuerdo con la regla más común en español", explicó.

Miembro y testigo son actualmente dos excepciones a esta la regla y no tienen variación femenina aceptada académicamente.

"Quienes no poseen conocimientos de la historia de la lengua son quienes se indignan con la aparición de neologismos, cuando aceptan sin problemas muchas otras palabras que escandalizaron a sus antepasados", señaló el profesor. "La idea de que los cambios en el idioma son para peor no tiene ningún fundamento lingüístico", afirmó.

Para Irene Giacobbe, de la asociación feminista italiana Power Gender, la diferencia con España es que en ese país "ha habido una postura clara y una reacción positiva del gobierno de (José Luis Rodríguez) Zapatero".

"Nosotros llegamos tarde a todo", sostuvo la activista.

"Italia modificó las leyes sobre la familia en los años 70. La ley fascista que consideró la violación una agresión moral y no un delito contra la persona, recién se modificó en 1996. Este es un país en el cual la fobia histórica contra las mujeres se ha enmascarado con una gran atención a la madre, y hace falta mucho para retirarla", dijo Giacobbe.

¿Qué se necesita, entonces?

"El problema es la escasez de mujeres en cargos de poder", agregó la activista. Este es un país con uno de los índices más bajos de mujeres en la dirección de empresas y en el parlamento", dijo Giacobbe. "Las niñas y los niños creen que son iguales mientras estudian. Descubren la diferencia cuando ingresan al mundo del trabajo", acotó.

"Las jóvenes descubren que incluso cuando se gradúan con mejores calificaciones y en menor tiempo que sus colegas hombres, el sistema no las recompensa. Todo eso ha sido estudiado y analizado. Pero aún no fue integrado al debate público", se lamentó.

Fuente: La Ciudad de las Diosas
http://laciudaddelasdiosas.blogspot.com/2010/01/lengua-el-machismo-oculto-entre-la-o-y.html?utm_source=feedburner&utm_medium=email

6 ene. 2010

Incoherencias= Injusticias+Discriminación

El sistema está corrupto. Aboga por la igualdad entre hombres y mujeres y exalta (de boquilla) las iniciativas que conduzcan a ella. Pero luego, en la praxis, discrimina los proyectos que tienen como objetivo dicha igualdad. Con lo que se demuestra ineficaz y, sobre todo, injusto. Este es un ejemplo de tantos, donde se discriminan proyectos destinados a la investigación sobre el género que, indudablemente, repercutirán en un avance hacia el camino igualitario, pero que son, según el sistema normativo, "menos importantes". Y yo me pregunto ¿es que es menos importante la igualdad entre hombres y mujeres que el cambio climático o las estrategias empresariales?

Discriminación de los estudios de género en España
24 de diciembre de 2009

Recientemente una aspirante a la acreditación de una titularidad ha visto denegada su solicitud incluyendo en la exposición de motivos para dicha denegación, entre otros, el argumento siguiente:

“Sería recomendable una mayor participación en proyectos competitivos de carácter nacional e internacional, más allá del ámbito del Instituto de la Mujer o del Ministerio de Igualdad”.

De esta consideración parece desprenderse que los proyectos competitivos del Instituto de la Mujer son de una categoría inferior o menos aceptable que otros proyectos del mismo tipo. Hay que decir que los proyectos que la aspirante contaba en su haber formaban parte de la Acción Estratégica sobre Fomento de Igualdad de Oportunidades entre mujeres y hombres que forma parte del Programa de trabajo, para 2005 y para 2007, dentro del Plan Nacional de I+D+I 2004-2007 tal y como se indica en la ORDEN TAS/2745/2005, de 16 de agosto publicada en el BOE nº 208 del 31 de agosto de 2005 y en la RESOLUCIÓN de 23 de marzo de 2007 publicada en el BOE nº 105 del 2 de mayo de 2007.

Concretamente la orden de 2005 en su artículo 1 dice:

“La presente Orden establece las bases reguladoras de concesión de las subvenciones públicas destinadas a fomentar la realización de proyectos de investigación, relacionados con los Estudios Feministas, de las Mujeres y del Género, y convoca su concesión en régimen de concurrencia competitivo”.

En muchas ocasiones las Profesoras que nos dedicamos a los Women’s Studies, estudios de género, igualdad de mujeres y hombres en definitiva, hemos tenido que maquillar los títulos/contenido de nuestras investigaciones para que estas pasaran los filtros de instituciones, como la ANECA, la ANEP o cualquier Comisión evaluadora, que nos permitieran obtener una calificación suficiente con la que proseguir nuestra carrera universitaria.

No siempre –como es lógico- ha sido posible bien por coherencia o por inocencia ocultar las palabras directas, claras y para nosotras habituales y así hemos sido tratadas de incompetentes en la mayoría de nuestras pretensiones al negarnos el reconocimiento solicitado lo que además comporta una visión parcial de la ciencia y, por tanto, acientífica al negar la importancia de las investigaciones feministas y de género.

Esta realidad dificulta a las investigadoras feministas formar parte de las comisiones de acceso a Titularidades y Cátedras universitarias a cuyos componentes se les exige tener, al menos, tres sexenios de investigación. De acuerdo con lo preceptuado en la L.O.4/2007 de 12 de abril por la que se modifica la L.O. de Universidades (LOMLOU) se prevé la composición equilibrada de mujeres y hombres en las comisiones para la acreditación nacional, requisito aplicable también a las comisiones de selección en los concursos para el acceso a titularidades y cátedras de Universidad.

La incoherencia se eleva cuando la dificultad se presenta para crear las comisiones que deben evaluar la reforma de los planes de estudio en los que, tanto la ley contra la violencia de género (a. 4.7) como la ley para la igualdad efectiva de mujeres y hombres (arts. 23,24,25 1 y 2), establecen como prioridad la inclusión de materias relacionadas con la igualdad de mujeres y hombres.

¿No evidencia una gran incoherencia el hecho de que personas que consideran estos estudios poco competitivos sean las que evaluen nuestras aportaciones científicas o la inclusión de estos estudios en los grados? ¿O es que tenemos tan poco rigor académico que pensamos que cualquier experto en la rama del saber que sea en general ya lo es en la consideración de la perspectiva de género de esa materia?. Si eso fuera así no hubiera sido necesario crear, por ejemplo, juzgados específicos para la violencia de género o no serían necesarias las Comisiones parlamentarias de igualdad, los organismos de igualdad, Ministerios de Igualdad…..

Parece ser la Academia una fortaleza impermeable a la normativa general en materia de igualdad con el agravante de ser, precisamente, la encargada de formar a la ciudadanía con el efecto multiplicador que ello representa.

No es un hecho aislado, ni el de la aspirante postergada ni el de tanto impedimento en la evaluación. Este caso, que nos ha reportado una prueba evidente, es la traslación práctica de la marginación de unos estudios y de las expertas que los imparten por aquellas personas que han sido designadas para juzgar aquello que, en el mejor de los casos, desconocen o, en su mayoría y como consecuencia de la ignorancia, desprecian.

Fuente: El periódico feminista. Mujeres en Red.

http://www.mujeresenred.net/spip.php?article1822

3 ene. 2010

Año nuevo, penas viejas


Año Nuevo

Un nuevo año comienza, madre, sin ti.

Con el cielo empeñado en ser plomo,

con el aire enfadoso de llovizna,

con la música de Strauss de todos los años.

Un nuevo año comienza, madre, sin ti.

Ayer no estuviste

comiéndote las uvas,

(peladas y sin hueso),

no brindaste con dos gotas del gaitero,

no te enfadaste una vez más.

Hoy no estás,

mañana tampoco,

¡que pobres mis palabras

para explicar tu ausencia!

para decir en este nuevo día,

de este nuevo año

de este nuevo siglo

que todo lo que siento

es estar sin ti.

Madre, rosa de palabras mudas:

abandono, soledad, pena,

arrepentimiento, dolor, carencia,

los grita mi corazón de niña,

los grita mi corazón de hija.

Un nuevo año comienza, madre, sin ti.

Las arrugas las hacen las lágrimas, madre,

las vertidas y las sin verter,

y no pueden con ellas cremas ni ungüentos.

Este año he acumulado

más arrugas que nunca,

he llorado más que nunca,

me he tragado más lágrimas que nunca.

Las estrías las hace el sufrimiento

de parir, de perder kilos,

de acumular pérdidas sin cuento.

A mí se me ha hecho una enorme,

en la línea del vientre del alma,

profunda y sangrante,

como la erre roja de tu nombre.