19 nov. 2010

Disculpas de un hijo de la Diosa

Este texto me ha llegado al corazón. Ojalá abundaran estos guerreros...


Disculpas a lo Divino Femenino (de un guerrero en transición)
~ Jeff Brown


Te pido disculpas por mi incapacidad de distinguir al guerrero benevolente del guerrero sin corazón, una reflexión de mi propia confusión al debatirme con las batallas de tiempos pasados. Cuando abrí demasiado mi corazón, fui vulnerable a ataques de varias formas. Estaba acostumbrado a creer que tenía que permanecer rígido, enfocado, preparado para cualquier eventualidad, con el deseo de protegerme a mí mismo y a otros de algún ataque. Pero fui muy lejos, me encerré demasiado y erradiqué el puente entre nuestros corazones. Ahora me doy cuenta de esto y me arrepiento.

Te pido disculpas por mi ausencia eterna, una reflexión de mi propia ausencia, mi incapacidad de conectarme ya que tenía un corazón lleno de emociones sin resolver, al no tener las herramientas para trabajar con ellas. Todavía me faltan muchas de éstas, pero estoy dispuesto a utilizarlas cuando surjan.

Te pido disculpas por no saber distinguir entre una relación y una guerra. Como un guerrero en territorio enemigo, yo entraba en tu vida y salía de ella en la noche, saqueando y tomando lo que necesitaba, para después regresar arrastrándome al otro lado del abismo con el botín. No di mucho a cambio por miedo a ser vulnerable al ataque. Tenía guerra en el cerebro y no podía ver el rió de amor esperándome en el otro lado de la batalla. Ahora reconozco que el amor es el antídoto para el guerrero armado, pero no podía beber este antídoto en el estado confundido en que me encontraba.

Te pido disculpas por no haberte visto, mis ojos estaban ciegos por la rabia oculta y las lágrimas no derramadas. Si esto sirve de algún consuelo, e imagino que no es así, tampoco podía verme a mí mismo. Solo veía lo que alimentaba mi supervigilancia, mi enfoque guerrero. Mi espejo era el campo de batalla.

Te pido disculpas por mi materialismo sin conexión a la tierra, mis tiranías con ansias de poder, mi obsesión por la acumulación. De alguna forma, imaginé que el acumular me protegería a mí y a mis seres queridos, pero fallé al no reconocer que esto sólo perpetuaba la locura. También te pido disculpas por los abusos de mi ego, una reflexión de mi propio ego equivocado, soberbio, para interactuar con un mundo intrínsicamente competitivo. No podía distinguir al ego saludable, seguro de sí mismo, del ego enfermo. Fui demasiado lejos en la dirección equivocada.

Te pido disculpas por una sexualidad desconectada del corazón que hacía de ti un objeto. Sé que anhelabas la verdadera intimidad, una fusión de nuestras almas a través del camino corazón-genital. Pero había demasiadas defensas alrededor de mi corazón, sin un puente que enlazara nuestras almas. Hubo momentos en los que tus formas de amar me liberaban de las máscaras de mi cuerpo, pero no tenía un esquema para estar en ese fuego del corazón. Me siento mal por todo esto, porque sé que el camino que tú añorabas era el camino a Dios.

Te pido disculpas por mis horrendos actos de violencia, una reflexión de mi propia rabia escondida, mi incapacidad de distinguir verdaderos enemigos entre amigos. No hay palabras que puedan borrar lo que hice en esos momentos de locura. Lo sé, lo sé. Escondería mi cara de vergüenza, pero eso no hará que las cosas sean mejores. Necesito ser dueño de mis fechorías, y luego encontrar una forma de creer en mi capacidad de actuar de una forma más amorosa. Hago un llamado a otros guerreros hombres a hacerse responsables por las acciones de su género, no de una forma en que se odien a sí mismos, pero si de una manera que sea valientemente honesta y genuinamente compasiva. El guerrero sincero reconoce los errores cometidos a lo largo de su camino y tiene el coraje de enmendarlos con el tiempo.

Te pido disculpas por mi incapacidad de desarrollar una relación consciente. Estabas allí con tu corazón en la mano pero yo estaba muy apegado a mi individualismo y con miedo a ese terreno desconocido. Conozco los bosques, el mercado y las formas del mundo exterior muy bien, pero mi geografía interna me es desconocida. Me llamaste a un lugar al que no estaba preparado para entrar, aunque sentía, bajo la superficie de mi arrogancia, que tú me llamabas a casa.

Estoy agradecido por tu disposición a creer que quien yo era verdaderamente en esos momentos de vulnerabilidad. Tu tenías razón- el verdadero yo vive dentro de mi corazón-pero sólo unos instantes aquí y allá era todo lo que yo podía manejar. Te vi como peligrosa, porque en tu presencia comenzaba a saborear una manera de vivir la vida con entrega. Sin embargo, tu fe en mi bondad me dio la fuerza para seguir luchando y salvó mi fe en la vida cuando más la necesitaba. Fuiste la luz al final del túnel bárbaro y me siento bendecido.

Agradezco que hayas permanecido conmigo en las buenas y en las malas, y también entiendo las veces en las que tuviste que rendirte y dejarme ir. Ahora reconozco que hay una gran diferencia entre un conducto de amor y una relación. El amor solo no es suficiente. Sin tener una disposición compartida para crecer nuestra conciencia, sólo puede haber frustración. Fui tan intransigente, aferrándome a mi inconsciencia como un guerrero aferrándose a sus armas. Reconozco el coraje que te tomó mantener tu corazón abierto en la presencia de mi resistencia. Tú tuviste cada motivo para buscar una relación auténtica, ya que tu espíritu era iluminado en su presencia. Tu hermoso corazón tenía cada razón para ser conocido en toda su magnitud y buena voluntad. Me siento agradecido por el tiempo que me diste, momentos de respiro de los escondites que erróneamente llamaba hogar.

Doy gracias a mi abuela, nadie vio mi ternura más claramente que ella. Le doy gracias a mi madre, por haber escogido darme vida y por nutrir mi cuerpo hasta que pude encontrar mis pies. Le doy gracias a la Madre Tierra, por conectarme a su esencia en mi desarrollo y avivar mi espíritu. Le doy gracias a la Divina Madre, nuestra verdadera madre. Ahora siento su presencia divina tan cerca. Ferozmente compasiva, ella siempre estuvo aquí, infundiendo vida en mi ser, manteniéndome seguro. Me siento en su regazo mientras que Ella me baña con su aliento.

Estoy esperando el día en que la única cosa que encienda una relación sea dos almas llamándose una a otra, dos almas-corazones latiendo en la misma dirección, un susurro de nostalgia que cree un puente de anhelo entre nuestras esencias. Te quiero no porque gratifiques mi ego, no porque seas bonita, sino porque tu misma presencia invita a mi ser divino a salir de su escondite. Quiero tocarte con mi corazón en la mano, conocer la química que hay entre nosotros y que no es identificada con el género, pero que proviene de nuestra esencia, amando esta lava liquida que fluye desde el corazón hacia los genitales hasta el infinito. En este mundo tocado por el amor, una relación siempre se vivirá como una práctica espiritual, como una expresión de devoción hacia nuestra esencia divina.

Siempre creí que mantener la sensibilidad en un mundo duro era imposible. Sin embargo, en este momento, me siento sensible, pero sin fragilidad. Todavía llevo la caparazón pero ha habido un cambio en la dirección de mi intensidad. Ahora puedo quedarme en el espacio del corazón un poco más que antes, me estoy suavizando en ciertos lugares. Después de tantas vidas con armas en la mano, un guerrero tierno está naciendo en lo más profundo de mí. El está confundido, pero sabe intuitivamente que éste es el camino a su hogar.

Por favor, no te rindas de mí o de mis compañeros guerreros. Perdona nuestras faltas o aunque sea ábrete a la posibilidad de que cambiemos mientras que el camino se expande para encontrar nuestra intencionalidad cambiante. Ya vendrá el día en que nuestro espíritu guerrero pierda su coraza y entre en alineamiento con la acción de buena voluntad. Algunos de nosotros estamos ya en ese lugar, y muchos más nos seguirán. El camino a la transformación depende de un puente entre los géneros, un puente benevolente que celebre nuestras diferencias con respeto y bondad. Este trabajo debe comenzar con la sanación de grietas entre nuestros géneros, trabajando duro para sanar el corazón colectivo hasta que un día nosotros podamos cruzar este puente para siempre, tomándonos de la mano, con los corazones abiertos y humildes abrazando los masculino sagrado y lo femenino divino en el corazón de cada uno de nosotros. Ahí te encontraré.

Espero que puedas sentir el amor de la Divina Madre llegando a las orillas de tu corazón, levantándote encima de la locura de este mundo, colocándote en los brazos agradecidos de los que has alimentado. Los que hemos recibido tus bendiciones no siempre lo hemos podido reconocer, pero tus actos de amor han aterrizado dentro de nosotros, haciéndonos crecer más fuertes y llenándonos con la luz del amor.



Selene y Endymion J.F. Watts





© Jeff Brown, 2010 (www.soulshaping.com)


Traducido al español por Marjory Mejia (http://marjorymejia.com)

15 nov. 2010

Protesta por la supresión del Ministerio de Igualdad

La Plataforma “STOP SUPRESIÓN” por la defensa de los organismos de igualdad manifiesta su enérgica protesta por la eliminación del Ministerio de Igualdad llevada a cabo por el gobierno de Zapatero en lo que viene siendo, como ya anunciamos cuando el gobierno de Barreda suprimió el Instituto de la Mujer de Castilla-La Mancha, un desmantelamiento de los organismos de igualdad, donde las mujeres hemos sido una vez más, objeto de trueque político y ninguneadas.
Desde esta Plataforma denunciamos el incumplimiento de los compromisos suscritos en la IV Conferencia Mundial de la Mujer de Beijing, en cuanto a la creación y fortalecimiento de los organismos de igualdad y a que la responsabilidad de sus políticas recayeran en las esferas más altas de gobierno.
Negamos los argumentos de la necesidad de dichos recortes ante la crisis porque el coste de los organismos de igualdad es comparativamente irrelevante.
Mantenemos que el verdadero coste es simbólico y que afecta a la visibilización y transversalidad de las políticas de igualdad y responde a una concesión a los sectores de la derecha más reaccionaria que no han cesado en una ofensiva durísima contra lo que pareció ser una apuesta firme de este gobierno por dichas políticas.
Desde esta Plataforma lamentamos una vez más que las políticas igualitarias sean las últimas en ser incorporadas en las agendas políticas y las primeras en ser apeadas, lo que demuestra la falta de convicción del poder político en la necesidad de considerarlas no como un gasto sino como una inversión en igualdad y justicia social.
El sr Barreda ha manifestado en la Cadena Ser que los acontecimientos le han dado la razón. A esta Plataforma también cuando anunció que esta medida tendría efecto dominó. A la supresión del Instituto de la Mujer del Castilla-la Mancha que su gobierno tuvo el honor de inaugurar, le ha seguido el Servicio Gallego de Igualdad, el Instituto de la Mujer de Murcia y ahora, el Ministerio de Igualdad.
¡Las diosas nos guarden de su razón patriarcal!

2 nov. 2010

A vueltas y revueltas con la Teoría Queer


Siempre he pensado que lo queer no es ninguna revolución, que apenas se queda en provocación y a veces una provocación de muy mal gusto y de manifesta falta de respeto hacia la sexualidad. Son ganas de escandalizar y hacer el payaso/la payasa... y siento ponerme tan caústica y radical, pero estoy un poco harta de morderme la lengua con el tema queer, porque conozco mucha gente que simpatiza o que comulga con el ideario queer y gente a la aprecio o quiero mucho. Pero una cosa son los amigos y otra las ideas...
Yo soy mujer, feminista y lesbiana y a mucha honra mis etiquetas... A estos cuires los veo como a los del movimiento dadá, efímeros... importantes en su momento, porque te hacen reflexionar sobre cosas que necesitan un buen lavado, pero que no proponen nada práctico ni viable...
En fin, que en este artículo, escrito por una mujer indígena, se ven reflejadas y muy bien expresadas las mismas ideas que yo barajo respecto a lo queer (pero con muchísima más diplomacia y cortesía de las que yo soy capaz...) 
Aquí dejo algunos extractos del artículo de Nxu Zänä, recogido en el blog de Yan María Yaoyólotl .  El artículo completo podéis leerlo en: http://yanmaria.blogspot.com/2010/10/contra-la-teoria-queer.html 
De paso, podéis visitar el blog de Yan, que es un denso espacio de feminismo, lesbianismo, ecología, indigenismo y... ¡espiritualidad de mujeres! 


[...] soy una mujer indígena que ha tenido la posibilidad de estudiar y leer cosas que una gran mayoría de mis hermanas y hermanos no han podido debido a falta de oportunidades, falta de recursos económicos, en pocas palabras por la opresión de un sistema que nos discrimina, violenta, extermina porque no coincidimos con su forma de concebir el “desarrollo”, el “progreso”, el “trabajo”, el “éxito”, la “explotación de recursos”, así pues nos despojan de nuestras tierras, nuestra voz, nuestras lenguas, nuestras costumbres, nuestras culturas, nuestros entornos ecológicos, nuestros conocimientos para que aprendamos “su” forma de vivir, una forma de vivir que consideran “mejor” a la nuestra, que finalmente es una imposición.
[...]la autodenominación queer, es sabido que dicha palabra fue usada como un medio de denominar de manera despectiva a homosexuales y lesbianas, siendo que algunos sectores decidieron usarla como una forma de orgullo contra las actitudes homofóbicas de las sociedades anglosajonas, así pues podríamos decir que esto dio el inicio de un movimiento bajo dicha denominación. Por lo que se intenta dar un sentido de rebeldía a la forma de autodenominarse, pues se enfrenta a la sociedad bajo sus mismos términos pero con un aire de orgullo y defensa de su condición despreciada ante los ojos de los “normales”. Bajo dicha apropiación se genera el discurso queer que comienza a cuestionar las identidades y categorías que varios movimientos usamos para la defensa de nuestros derechos, de nuestra forma de vida, de nuestras culturas tales como el género, la clase y la raza argumentando que no debemos usarlas porque finalmente son términos acuñados desde la experiencia histórica y opresiva de un sistema como el patriarcado, el colonialismo, el capitalismo y el racismo.

De manera que deberíamos diluir el ser hombre, el ser mujer, el ser indígena, el ser blanc@, el ser negr@, el ser latin@ o europe@, el ser obrer@, el ser polític@, el ser proletari@ o burgués. En lugar de esto se propone una “hibridación” como una forma de resistencia contra la homogenización globalizante y se enaltece la individualidad con las múltiples variables y diferencias que implica donde la afinidad de intereses sustituya a la identidad.
Al respecto surgen las siguientes preguntas si ell@s marcaron el derecho de autodenominarse queer como una forma de respuesta a la homofobia del sistema ¿por qué a mí y a los pueblos indígenas ha de negársenos la posibilidad de autodenominarnos indígenas? Si finalmente el término “indígena” fue acuñado dentro de un sistema de opresión para diferenciar al hombre blanco europeo civilizado de nosotras y nosotros (situación similar a la apropiación del término queer), por lo tanto tengo y asumo el derecho de retomar la categoría para autodenominarme frente al sistema que intenta dominarme y que es racista, finalmente su acción es equivalente a la nuestra puesto que la palabra queer también deviene de un sistema homofóbico y se inserta su acción en dicho sistema. 
la identidad a diferencia de lo que los queer piensan no sólo implica un ámbito de la vida, pues el ser indígena no representa sólo un aspecto de mi vida, representa mi vida, nuestra vida: la forma de vivir y concebir a la vida, la historia de mi pueblo, nuestra cultura, nuestra relación con el entorno en que vivimos y nos desarrollamos, con la madre tierra, la forma de relacionarnos entre nosotras y nosotros mismos.
Creo que esta gran confusión sobre la identidad surge porque su lucha la enfocan a un solo ámbito: la sexualidad en lo individual; y porque su lucha se ejerce contra los movimientos feministas, homosexuales y lésbicos creyendo que estos sólo se enfocan en el género y la sexualidad; sin ver más allá y entender que en sus inicios estos movimientos tenían un trasfondo político, económico, social y no sólo como hoy se ve: sexo y sexualidad, preferencias, orientaciones, derecho al placer, siendo que esto sólo es una deformación de los movimientos dada por el sistema y los discursos médicos y comercializadores del cuerpo, del sexo y la sexualidad.
La teoría queer pretende que la afinidad sea un medio de lucha por medio de las diferencias de cada individualidad, así pues pueden existir tendencias queer como tantos queer existen (lo cual es un derechos), pero esto es una falacia pues más bien elimina la posibilidad de la organización colectiva.
Otra situación cuestionable es el hecho de pretender eliminar el ser hombre o mujer, yo soy y me identifico como mujer, si bien no estoy de acuerdo con muchas cosas que me enseñaron sobre el ser mujer tanto en mi cultura de origen como en la sociedad occidental (como el hecho de que tenía que ser madre porque de no hacerlo no me realizaba como mujer, el hecho de imponerme que debía casarme, de que no podía disponer de mi cuerpo, no tener acceso al placer, o que no podía ser independiente sino depender del que fuera mi marido, de que debía dedicarme al hogar, hoy día me permiten trabajar pero además debo cumplir con las labores del hogar por ser mujer, o incluso decirme que debo sentirme atraída por los hombres por que si siento atracción afectiva o erótica por otras mujeres no se considera normal); es decir me impusieron una serie de disposiciones que debía cumplir por el hecho de ser mujer y de no hacerlo sería juzgada, castigada, marginada, estigmatizada y hasta violentada, con esto no estoy de acuerdo pero jamás negaría la realidad de mi cuerpo y lo que conlleva en mi grupo, historia, vida personal y colectiva, porque desecharlo implica negar una realidad y mi experiencia al respecto tratando de abandonarme en una mentira.
Es innegable la realidad biológica: aquel que nace macho como todo animal tiene cierto tipo de corporeidad y atributos fisiológicos que son diferentes a las que nacemos hembras, ellos tienen fuerza por su volumen muscular y genitales externos, nosotras tenemos genitales internos y damos a luz por poner el ejemplo más sencillo, si bien esta diferenciación biológica generó una construcción social y cultural de género y sobre todo una división sexual del trabajo (que de fondo ha sido injusta), por otra parte no puedo negar que tenemos biologías y aspectos diferentes lo que no justifica la injusticia y violencia de que somos sujetas las mujeres.
Y yo preguntaría a la teoría queer y aquellos que la sustentan ¿el hecho de eliminar las categorías de hombre y mujer elimina la injusticia en la realidad social? Dudo mucho que eliminar dichas categorías cambien el sistema, porque más bien tendríamos que modificar todo el sistema (cosa de la que no hablan los queer e implicaría una organización colectiva importante) para eliminar la injusticia y violencia que por sexo se ejerce hacia la mujer, eliminar los términos no cambia la realidad de los hechos, ¿acaso por dejar de sentirme mujer no seré violentada, golpeada, secuestrada, violada o explotada sexualmente? y me dirán que eso es sólo un comienzo para reconceptualizarnos, para comenzar a cambiar pero entonces ¿de qué manera haremos el cambio si de principio no reconocemos nuestras diferencias sustanciales que generan injusticia y violencia?
Les pregunto ¿Cómo pretenden cambiar la realidad si pretenden vivir al margen de ella aun dentro de ella? Decirse queer para no reconocerse hombre o mujer, homosexual o lesbiana, indígena o blanca, obrera o política, etcétera no cambia las relaciones sociales en las que se desenvuelven, sólo modifica su propia subjetividad y creo que en lo individual empieza el cambio, más no es el cambio ni conlleva acciones políticas y/o sociales efectivas para un cambio real, sólo se convierte en la creación de un mundo aparte acomodado, finalmente, dentro del mismo sistema que se pretende criticar.
[...] Si la teoría queer y sus seguidores pretenden que me deshaga de mi identidad como indígena y como mujer puedo con toda razón decirles: ustedes son un arma del sistema, una corriente ideológica que promueve la globalización, la herramienta de la homogenización pues como menciona Susana López los queer cumplen la función final de penetrar los cuerpos marginados hasta: “legitimarlos y anexarlos a las mismas instituciones que forman los pilares del dispositivo de sexualidad. Para los queer la vida personal está sexualizada, y también lo está la política y la economía, y ellos no la desexualizan, sino que proponen otra alternativa sexualizada a lo que ya existe. No se produce por lo tanto, una ruptura real, sino que esa alternativa se incorpora a la scientia sexualis…”
Si consideran que “lo personal es político” y que por tanto traer la sexualidad al espacio público para reivindicar a las sexualidades marginadas y conseguir la emancipación y subvertir la cultura me parece que ello es erróneo porque de fondo consideran que practicar el sexo (entendido como prácticas sexuales) es practicar política y que en consecuencia cada vez que ejercen prácticas no normativas están haciendo una subversión del sistema como forma de resistencia que llevaría al cambio social, la pregunta sería ¿cómo hacer un cambio colectivo cuando su ideología y prácticas sólo competen al ámbito privado estrictamente: al deseo, al placer individual?
Si no existe identidad y el movimiento se basa en el deseo y placer individual ¿la lucha se constituye con la afinidad de prácticas sexuales privadas diferenciales sólo por ir en contra del sistema normativo? ¿cómo puede esto ser un cambio social real y de fondo? ¿cómo se pretende vincular a los “individuos” para generar estrategias de cambio reales?
[...]  la generación de la teoría queer contribuye a la generación de un saber que forma parte de los juegos de poder del sistema en el rompimiento de las comunidades e identidades. En contra de las mujeres, las y los indígenas del mundo, las y los obreros, las y los campesinos, las lesbianas, los homosexuales, las feministas, los sindicatos, en fin la teoría queer se convierte en el arma ideológica neoliberal perfecta basada en la individualidad y el placer promoviendo además una forma mercantilizada de la sexualidad que resulta opresiva, nuevamente, para la mujer, las y los niños, las y los adolescentes, facilitando el camino para una nueva opresión y explotación de los sexos y géneros. Y de paso servir como forma de desarticulación, desprecio y estigmatización de los movimientos de todo tipo, en especial contra nosotros: las y los indígenas.
Por eso como mujer e indígena escribo CONTRA la teoría queer con la esperanza de que quien lea esto reflexione y haga una crítica severa de esta teoría y sus postulados, con la esperanza de que quien se autodenomine queer haga una autocrítica al respecto.