12 oct. 2008

El amor en los tiempos del cólera: amor y cine en estado de gracia




"Piensa en el amor como en un estado de gracia. No como un medio para llegar a nada, sino como un origen y un fin. Como un fin en sí mismo."

Así le describe el significado del amor Florentino Ariza a su amada Fermina, tras cincuenta y tres años, siete meses y seis días de esperar que sea correspondido.
El amor en los tiempos del cólera no es una película romántica, sino una profunda reflexión sobre el amor. Sobre las diferentes clases de amor, esos motores que no siempre funcionan a la perfección en el camino de nuestra vida.
El amor de Florentino, un penélope masculino para quien no existe la palabra imposible y que separa tajantemente la pureza de su amor por Fermina de sus seiscientas veintidós conquistas sexuales. El amor imposible que a fuerza de paciencia se hace real.
El amor entre una madre y su hijo y la entrega del hijo, el amor como la prioridad tierna y rutinaria del sacrificio del cuidado. El amor que no necesita preguntas ni respuestas.
El amor cotidiano de un matrimonio atravesando décadas, hijos, peleas, dudas, reconciliaciones, muerte... hasta converitirse en algo tan corriente como el beber y perder dolorosamente su trascendencia. El amor que se pregunta a sí mismo si es amor.
El amor más allá de la edad, más allá del cuerpo, más allá de las preguntas, que termina fluyendo y desembocando en la inmensidad de la vida, sin que importe la brevedad o la eternidad del baile de las manecillas del tiempo.
La película es también un homenaje al romanticismo de finales del siglo XIX, a su literatura almimbrada de cursilerías y fogosa rimbombancia, a las cartas de amor escritas en cuidadosa caligrafía y dudoso estilo, que conmovían el corazón de recatadas damiselas; a las arriesgadas citas planeadas por el amado en balcones perfumados de noche, con la intimidad prohibida de miradas y apresuradas caricias robadas en los refugios de las iglesias. A la atrevida posibilidad de que un amor así puede ser tan imperecedero como cualquier otro. La historia de un hombre que no se averguenza de su alma romántica, que hace de ella la razón de su vida y que escribe cartas comerciales henchidas de palabras amorosas, pero que no duda en explorar la sexualidad en cuerpos desconocidos, rincones oscuros de la ciudad y escenarios adúlteros.
Es un reencuentro grato y bien logrado con el universo de García Márquez, con la notas justas y comedidas de realismo mágico para envolver la película en un halo de etérea materialidad.
Es también un homenaje a la belleza de Colombia, la Colombia ajena a este presente de narcotráfico y fosas innombradas, la Colombia que se desliza apabullante de verdor por el cauce del Magdalena, viajando chispeante en el vapor blanco llamado Nueva Fidelidad, que despierta siestas con el tañido de las campanas, que pasea riquezas y miserias entre las calles lujuriosas de edificios blancos y palmeras inmutables de la Cartagena decimonónica, la Colombia que llega al corazón del viajero y le conquista para siempre.
La banda sonora, una maravilla de Shakira, sin más comentarios, el acompañamiento perfecto a la danza entre los amantes. El trabajo de los actores impecable, el de Javier Bardem, como siempre, magistral (¿habrá algún papel que no pueda interpretar este hombre?).
Una película para conmoverse una vez más con lo que siempre nos conmueve, el primer beso entre los amantes que ha esperado cincuenta años para nacer y será eterno.

7 comentarios:

Adriana dijo...

Me asombro y admiro de tu capacidad de relato sobre una película que nos ha llegado al alma, que nos ha enternecido y enamorado aún más. Tu sensibilidad tan profunda y ése saber tejer con palabras una colcha de poesia y amor sólo pueden nacer de una persona tan espiritual, buena y educada como tú. Doy gracias a la madre por tenerte cada día a mi lado y saber que eres una realidad palpable y acariciable. Muchas gracias por tu blog. Tu mujer que te ama.
ADRIANA

yosu dijo...

aiii, ni me leí el libro ni vi la peli todavía. Me quedé con Cien años de soledad que me dejó tocada y es lectura obligatoria para mí justo por estas fechas desde hace casi 15 años. La sigo leyendo porque a pesar de las relecturas, sigo descubriendo cosas nuevas en esa novela. Y siempre que llega el frío y la rutina después del verano, cuando vivía en mi pueblín, se me parecía todo a un Macondo asturiano, con sus propios personajes, no tanto nacidos del calor sino hechos del contraste entre frío y el olor al humo de las chimeneas, y entonces leía y comparaba, era muy sugerente.
Descubrí a García Márquez en el instituto leyendo las aventuras de Cándida Eréndida y a mí me sonaba todo a fumada del señor García Márquez...y luego ya con Crónica de una muerte anunciada ya no me sonó a "fumada" y empecé a indagar más...

Prometo leerme el libro y ver la película.

Besos pancha¡¡¡

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Hola manis, en verdad haces muy buena cronica de la pelicula, el libro me parecio muy hermoso al principio, sobre todo mientras los personajes principales son jovencitos, la pelicula es buena, para algunas personas el libro es algo tediosón, pero para mi tiene momentos muy bonitos, como el del espejo que compra florentino porque se reflejo en el su amada, o la frase del final, y por esos momentos el libro se rescata, por cierto conici en señor que en la vida real se murio por terco como el doctor urbino se cayo de una azotea por arreglar unas tejas, la neta hasta su esposa se reia tiempo despues.

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

por cierto el de la novela fue por un perico. pero la necedad era la misma jijiji

Morgana LeFay dijo...

Hola, gran blog : ) Compartimos escritora preferida...pero yo justo la acabo de descubrir : )

Annabel M. Z. dijo...

Hola Angie, he llegado a tu blog buscando información sobre el curso de Mujer en España a través del cine contemporáneo que hay programado para julio en la UA. Si me van bien los horarios lo haré, me interesa.

Te dejo mi saludo, y una invitación especial a mi blog.

Annabel.

Angie Simonis dijo...

Me alegro que te interesen mis cursos, aunque yo con lo que más disfruto es con la oportunidad de practicar la sororidad, estar con y para las mujeres.
Aquí en el blog puedes descargarte el power de otro que tengo muy parecido, las películas son algo diferentes pero el espíritu es el mismo.
Visitaré pronto tu blog, un abrazo