22 dic. 2008

La Navidad ancestral: Yule



El comienzo del invierno es el momento del año de mayor oscuridad.

Pero pronto la oscuridad dará paso a la luz, la esperanza al desaliento, la renovación a las cenizas. No importa cuál sea la tradición espiritual: es el nacimiento del Dios Sol, el Hijo de la Diosa, sean los que sean los nombres que les demos. El ciclo de la vida parece estar detenido mientras el Rey Oscuro (el viejo año) se transforma en el Niño de Luz. Esperamos que llegue la nueva aurora, cuando la Gran Madre de nuevo dará a luz al niño divino, el Sol, que traerá la esperanza y la promesa de la vida que continúa. La rueda de la vida hace su giro hacia la luz , llamamos al sol con luces y adornos brillantes de Navidad, desde el vientre oscuro de la Madre invernal.

Estamos tan acostumbrados a nuestra celebración católica, a Jesús, a Belén, al pesebre y a los regalos que traen magos de Oriente o ancianos vestidos de rojo (los que curiosamente se pasan todo el día anterior en unos grandes almacenes con cara de aburridos, con todo el trabajo que deberían estar haciendo para que a ningún niño del mundo le falten sus regalos) que pocas veces dudamos de su irrefutable verdad, ni cuestionamos las costumbres culturales que nos presionan y condicionan: comidas copiosísimas que hacen peligrar nuestra salud... demasiado alcohol, que si vino, que si cava, que si baileys, que si cubatas... juguetes de última generación carísimos para nuestros hijos que la mayoría no valorarán y arrinconarán unos días más tarde... reuniones estresantes con familiares que no siempre nos apetece ver y nos abren viejas heridas... un despilfarro abrumador de energía en las ciudades con alumbrados escandalosamente llamativos e innecesarios que no harán sino añadir más devastación a nuestro planeta...

Pero la Navidad ya se celebraba mucho antes del nacimiento de Jesucristo y su llegada como niño precario en una noche estrellada no es más que una adaptación más de los cultos ancestrales a la Diosa Madre que transformó el cristianismo para contentar al pueblo y siguiera celebrando sus ritos sin ofender al Dios patriarcal. Las referencias más antiguas que se pueden rastrear de esta festividad nos llegan de los antiguos pueblos celtas y sajones, de los druidas. Algunas de sus ideas fueron recogidas por los romanos, que prestaron un poco a los persas y así continúo. También los griegos celebraban el nacimiento de Dionisos, así como más tarde se celebraba su sacrificio (la pasión y muerte de nuestro Jesús en primavera). La Navidad no es más que otro fruto de la síntesis de elementos diversos que transcurre fluidamente en los cauces del tiempo y que llamamos “cultura”.

Prácticamente todas las civilizaciones tienen algún tipo de celebración invernal, que marca el Solsticio de invierno, los rituales de nuestros antepasados se remontan hasta al menos cuatro mil años atrás para conmemorar que el ciclo anual se completa y se vive el momento de transformación que representa Yule: los finales se convierten en inicios (la palabra proviene de un vocablo anglosajón con el significado de “rueda”). El fuego es parte importante de estas celebraciones invernales, las fogatas que los antiguos encendían para celebrar el regreso del sol se transformaron en las luces brillantes del árbol de navidad y las ventanas resplandecientes de las oscuras noches nevadas.

Para los druidas, Yule señalaba la lucha entre el Rey Roble (el rey del año creciente) y el Rey Acebo (del año menguante), mientras el acebo significaba la muerte, el roble era el renacimiento. También en Yule, las bayas blancas del muérdago (la “rama dorada”, poderosa en los temas de fertilidad) están maduras y simbolizan la semilla sagrada del dios que encarna el espíritu de la vegetación, la chispa de la vida. El acebo está brillante y vivo, prometiendo la continuidad de la vida y sus abundantes bayas rojas simbolizan la sangre de la Diosa, la fuente de la vida. Acebo (Holly en inglés) debe su nombre a la diosa subterránea Holle, también llamada Hel, cuyo reino oscuro está dentro de la Tierra e incluye las aguas subterráneas. Pero su palacio no es lugar de temor, sino de renovación y resurgimiento, lo opuesto a lo que los mitos posteriores llamarían el infierno, Hell. Es la morada de Hécate, el hogar de la sabiduría de la Anciana, allí donde Perséfone acude en busca de respuestas en las entrañas de la Tierra. Mientras está con su abuela, Démeter la busca desesperadamente y olvida proveer de fertilidad a la Tierra, que se cubre con un manto helado y se sumerge en la oscuridad.

El árbol de navidad empezó a popularizarse en la Europa del siglo XV y en las islas británicas se decoraba con imágenes de lo que se deseaba para el año siguiente, pero hay infinidad de tradiciones relacionadas con la decoración del árbol. Los árboles de hoja perenne, como el acebo, eran sagrados porque parecían no morir cada año y representaban el carácter eterno de la Diosa, la Gran Madre que pertenece constante mientras el Dios muere y renace cada año.

El 25 de diciembre era el nacimiento de Mitra, el dios del sol de persas y romanos nacido de la diosa Astarté; en el Antiguo Egipto, Horus nacía de Isis, la del tocado del disco solar y en Babilonia, Tammuz nacía de Istar; en los países nórdicos, la diosa Frigg daba luz a Balder y en Palestina María paría a Jesús.

La Navidad, en suma, es la celebración de la esperanza y de la luz, no del estrés, el despilfarro y el consumo materialista, una celebración sagrada de la integridad personal, el cuidado a una misma y a las personas amadas, y una fiesta del amor familiar entre los habitantes de la Tierra.

Si eres un poco bruja, decora tu altar con símbolos brillantes (dorados plateados), unge velas con aceites esenciales y enciéndelas para obtener prosperidad y crecimiento. Cocina un suntuoso festín con tus recetas más mágicas. Pasa por tu altar el humo de un manojo de ramas secas de salvia para mandarle tus deseos a la Diosa. Goza con los paisajes, sonidos y olores de esta época del año. Talla símbolos solares en el tronco de Yule y quémalo cantando ¡que vuelva la luz!

Todos, alrededor del árbol eterno de la vida, contemplando la titilante estrella del nacimiento renovado…


La luz surge de la oscuridad;

la visión, de la ceguera.

¡Sombras, salid volando!

En esta hora sagrada,

la palabra mágica es pronunciada

y la noche se rompe.

El año seguirá su ciclo.

¡La tierra fría será liberada

y encontrado lo perdido!

En esta hora sagrada,

la palabra mágica es pronunciada

y el hielo se rompe…

Cuando las pérdidas sean fructíferas

y el dolor se vuelva alegría,

la pena no lacerará el mundo.

En esta hora sagrada,

la palabra mágica es pronunciada

y la muerte se rompe…

Las sagradas mareas proveen,

del invierno surge la primavera,

que nuestros cantos lo celebren.

En esta hora sagrada,

la palabra mágica es pronunciada

y el miedo se rompe…

Marion Zimmer

En el nombre sagrado de la luz

la Madre nos bendice a todos

20 dic. 2008

Angie vuelve por Navidad con casa nueva

He visto que mi último post fue el 12 de octubre, qué barbaridad, no me imaginaba que había pasado tanto tiempo...
He estado muy, pero que muy ocupada. Nos hemos mudado de casa y ahora vivimos en el campo, adiós al bullicio del centro, a los claxons de los impacientes, a los bolingas que escandalizan el sábado noche (o cualquier otra noche), al tráfico, a mis vecinos gitanos de enfrente con su mascota cerdito (se llamaba Fairy y chillaba como un condenado), a los gritos de los vecinos, a los timbrazos equivocados, al estrés urbano (porque el campito tamibén tienes sus estreses, aunque diferentes).
Han sido más de dos meses de curro y más curro, en que hemos hecho de todo: de electricistas, de fontaneras, pintoras, albañilas, carpinteras, chapuceras en domicilio... Pero nos ha quedado una casa preciosa y ha aumentado la familia: mi padre está viviendo con nosotras y su perro, Hans. Así que ahora somos seis, número mágico de la Diosa, dos veces tres, su trinidad Anciana, Madre, Joven.
Por poco me meto también a terrorista, para ponerles una bomba a los de telefónica: un mes y medio esperando internet, dos semanas para que me llegara el router y luego me llega equivocado. Mil disculpas señora Simonis, nuestro empeño es ofrecer el mejor servicio al cliente, en los próximos siete días recibirá su router. Luego el de paquetería se pierde y tarda tres días en traerme el dichoso router. De postre, la conexión wifi no funciona y hemos tenido que comparar doce metros de cable para poder conectarnos.
Mientras tanto me asetean dos compromisos ineludibles, un artículo que hace años tenía que estar ya publicado en un libro sobre género y que de repente hay que dejar listo antes de fin de año y otro con Egales de Barcelona y yo sin poder sentarme ni un momento en el ordenador. Ah, pero hay más... el DEA, que yo pensaba que estaba listo para que lo editaran y resulta que tengo que cambiarle todo el sistema de citas porque la colección usa otras normas de edición. Ciento cincuenta y nueve páginas con citas a tutiplén que hay que cambiar de nuevo. Por poco me da un infarto.
A quien sí estuvo a punto de darle fue a mi papá, que tuve que ingresarlo de urgencias para que le hicieran un cateterismo, se le obstruyeron otras tres arterias del corazón, justo en el puente de la Purísima (cumpleaños de mi madre, cómo la recuerdo en esos días..., cómo sigue doliendo su ausencia) y yo muerta del pánico, demasiado trote, muchas emociones, discusiones por la nueva convivencia, ese estrés que mencionaba... Afortunadamente ya está mejor.
En fin, no me quiero ni acordar.
Al fin estamos instaladas, encantadas y conectadas, justo antes de Navidad. He quedado como una piltrafa, pero aquí estoy de nuevo para seguir dando guerra mujeril.
Besos y abrazos de reencuentro...
Aquí está nuestra nueva casa NUESTRO ALTAR A LA DIOSA

NUESTRO LECHO DE AMOR


RINCONCITO DEL SALÓN


MÁS SALÓN


LA ESCALERA QUE LLEVA AL CIELO


MI MESA DE TRABAJO


LA DE ADRIANA


EL PUIG-CAMPANA DESDE LA TERRAZA

12 oct. 2008

El amor en los tiempos del cólera: amor y cine en estado de gracia




"Piensa en el amor como en un estado de gracia. No como un medio para llegar a nada, sino como un origen y un fin. Como un fin en sí mismo."

Así le describe el significado del amor Florentino Ariza a su amada Fermina, tras cincuenta y tres años, siete meses y seis días de esperar que sea correspondido.
El amor en los tiempos del cólera no es una película romántica, sino una profunda reflexión sobre el amor. Sobre las diferentes clases de amor, esos motores que no siempre funcionan a la perfección en el camino de nuestra vida.
El amor de Florentino, un penélope masculino para quien no existe la palabra imposible y que separa tajantemente la pureza de su amor por Fermina de sus seiscientas veintidós conquistas sexuales. El amor imposible que a fuerza de paciencia se hace real.
El amor entre una madre y su hijo y la entrega del hijo, el amor como la prioridad tierna y rutinaria del sacrificio del cuidado. El amor que no necesita preguntas ni respuestas.
El amor cotidiano de un matrimonio atravesando décadas, hijos, peleas, dudas, reconciliaciones, muerte... hasta converitirse en algo tan corriente como el beber y perder dolorosamente su trascendencia. El amor que se pregunta a sí mismo si es amor.
El amor más allá de la edad, más allá del cuerpo, más allá de las preguntas, que termina fluyendo y desembocando en la inmensidad de la vida, sin que importe la brevedad o la eternidad del baile de las manecillas del tiempo.
La película es también un homenaje al romanticismo de finales del siglo XIX, a su literatura almimbrada de cursilerías y fogosa rimbombancia, a las cartas de amor escritas en cuidadosa caligrafía y dudoso estilo, que conmovían el corazón de recatadas damiselas; a las arriesgadas citas planeadas por el amado en balcones perfumados de noche, con la intimidad prohibida de miradas y apresuradas caricias robadas en los refugios de las iglesias. A la atrevida posibilidad de que un amor así puede ser tan imperecedero como cualquier otro. La historia de un hombre que no se averguenza de su alma romántica, que hace de ella la razón de su vida y que escribe cartas comerciales henchidas de palabras amorosas, pero que no duda en explorar la sexualidad en cuerpos desconocidos, rincones oscuros de la ciudad y escenarios adúlteros.
Es un reencuentro grato y bien logrado con el universo de García Márquez, con la notas justas y comedidas de realismo mágico para envolver la película en un halo de etérea materialidad.
Es también un homenaje a la belleza de Colombia, la Colombia ajena a este presente de narcotráfico y fosas innombradas, la Colombia que se desliza apabullante de verdor por el cauce del Magdalena, viajando chispeante en el vapor blanco llamado Nueva Fidelidad, que despierta siestas con el tañido de las campanas, que pasea riquezas y miserias entre las calles lujuriosas de edificios blancos y palmeras inmutables de la Cartagena decimonónica, la Colombia que llega al corazón del viajero y le conquista para siempre.
La banda sonora, una maravilla de Shakira, sin más comentarios, el acompañamiento perfecto a la danza entre los amantes. El trabajo de los actores impecable, el de Javier Bardem, como siempre, magistral (¿habrá algún papel que no pueda interpretar este hombre?).
Una película para conmoverse una vez más con lo que siempre nos conmueve, el primer beso entre los amantes que ha esperado cincuenta años para nacer y será eterno.

9 oct. 2008

Hola, soy Kyrte, nueva miembra de Amazonia




Mamá Angie me ha dado permiso para escribir en su blog y presentarme a tod@s vosotr@s.
Llevo ya casi tres semanas con mis nuevas mamás, Angie y Adriana, mi mamá biológica no sé qué fue de ella, pero estoy muy contenta, porque mis mamás adoptivas me miman mucho y me dan muy bien de comer. Me lo como todo, hasta la naranja (y la comida de mi hermanita Doni, cuando no me ven las mamás).
Hace sólo tres semanas yo estaba muy solita y tenía mucho frío y me metí en un coche que estaba aparcado enfrente de la cafetería donde trabajaba mamá Adriana. Pero tenía mucho miedo y mucha hambre y no paraba de maullar, así que desde la cafetería llamaron a la polícía municipal para que me sacaran del coche. Los guardias pensaban que el cohe estaba abandonado porque estaba un poco sucio, pero no, era el coche de Carlos, un amigo de mis mamás que vive allí cerca y no tiene mucho tiempo para lavarlo; a mí no me importaba que estuviera sucio porque estaba calentito. Llegaron tres coches de la policía (no entiendo por qué tantos, si soy tan pequeñita) y armaron mucho jaleo y yo me asusté mucho y mordí una mano enorme que me quería coger. Luego supe que era de una municipala amiga de mamá Adriana, por lo que le pido disculpas, pero es que estaba muy, pero que muy asustada.
Yo pensaba que los municipales venían a rescatarme y llevarme con mi mamá, pero no, simplemente me sacaron del coche de Carlos y me dejaron enfrente, en el jardín del asilo, donde había muchos gatos grandes y malos que me echaron enseguida de allí. Vagué toda la noche buscando un lugar caliente y por la mañana muy temprano encontré otro coche donde cobijarme. Pero seguía teniendo hambre y maullaba desesperada de miedo cada vez que alguien se acercaba. Resulta que el nuevo coche que era de la hija de la dueña de la cafetería donde trabajaba mi mamá y pronto escucharon mis maullidos. Justo la noche antes, mamá Adriana y mamá Angie habían estado hablando de mí sin conocerme, porque mamá Angie hacía tiempo que queria un gato y pronto nos mudaremos a una casa en el campo donde es posible que haya ratones que yo podré cazar cuando sea un poco más grande. Así que mami Adriana llamó a mami Angie y ella vino con unos guantes puestos a por mí. Abrieron el capó del coche (yo estaba donde el motor, que se está más calentito) y mami me cogió con mucho cariño (no como el guardia del día anterior) y me empezó a llamar "tesoro" , "cosita mía", "chiquitín" (aún no sabía que era una gatita) y aunque yo no sabía lo que quería decir, no me parecieron cosas malas... También dijo "Ay, qué sucio está, pobrecito mío", pero no lo dijo con asco, sino con pena.
Mami Angie me trajo a casa y me dio leche tibia, pero yo no sabía que era buena y me metió en la boca con una cosa muy rara que se llama cuentagotas, como si yo fuera un bebé recién nacido. Menos mal que pronto descubrieron que podía comer cosas normales y a mediodía me dieron pollo asado y por la noche atún.

Al principio yo seguía estando muy asustada y desconfiaba, buscaba rincones oscuros para esconderme, como detrás del sofá y debajo de las estanterías, pero mami Angie me sacaba de allí con mucha paciencia y me acariciaba muy dulcemente. También Mami Adriana cuando llegaba del trabajo me acariciaba mucho y me decía cosas bonitas. Poco a poco fui perdiendo el miedo y ahora estoy muy tranquila porque sé que ellas me quieren mucho y me van a cuidar siempre. Mi hermanita Doni al principio no me dejaba acercarme a ella, me gruñía (claro, no me conocía y sospecho que estaba celosa de mí), pero ahora ya se ha acostumbrado a mí y me deja que me acueste cerca de ella en el sofá e incluso muchas veces nos subimos las dos al regazo de mami Adriana mientras está en el ordenador.

Mami Angie no nos deja subirnos cuando trabaja en el ordenador. Pero no es que sea mala, ni mucho menos... ni hablar: se pasó dos días enteros pensando qué nombre ponerme. Primero, al día siguiente de recogerme, me llevaron al veterinario para asegurarse de que era un gatita y que no me pasaba nada grave. Mami estaba leyendo una novela sobre las amazonas y allí decía que el nombre de amazonas se lo inventaron los griegos, que a ellas no les gustaba que las llamaran así, se enfadaban mucho con los griegos esos. El nombre de su pueblo era tal Kyrte, que significa "gente libre", así que mami decidió llamarme Kyrte. Dudó mucho porque también le gustaba mucho Isis, menos mal que no me lo puso porque seguro que hay muchas gatas que se llaman Isis, pero seguro que no hay ninguna que se llame Kyrte, así que ¡gracias mami por ponerme un nombre tan bonito y tan original.
Mis mamis le dan muchas gracias a la Madre por haberme encontrado, dicen que he sido un regalo suyo, ahora, en lugar de ver la televisión se pasan el rato mirándome cómo corro, salto y hago cabriolas por el salón. Se ríen muchísimo y yo hago todavía más cabriolas, para que se rían más porque las quiero mucho y se ponen muy guapas cuando ríen a carcajada limpia.

En fin, que yo también le doy las gracias a la Madre Grande de Tod@s, porque me ha regalado una mamis muy, muy buenas y cariñosas. Y por vivir en un sitio tan bonito y tan libre como la República Libre de Amazonia, donde no dejan abandonadas a las gatitas huérfanas como yo.

5 oct. 2008

Nefasta versión sobre las amazonas

430 páginas de sufrimiento me han supuesto Las últimas amazonas, de Steven Pressfield.
Diréis que soy masoca y que porque no dejé la lectura antes. Pues masoca no sé, pero idealista un rato, de esas que siempre le dan varias oportunidades a un libro o a un/a autor/a. Si no lo fuera, jamás me hubiera leído La risa de la Medusa, de Cixous, o Cien años de soledad, que empecé varias veces antes de conseguir disfrutarlos como se merecen, ni estaría disfrutando ahora de La Diosa Blanca, de Graves, que dejé inacabado hace algunos años. Hay libros difíciles y momentos adecuados y no siempre coinciden. También los hay que rechazo como una urticaria, como el Ulises de Joyce (es que no puedo con él y mira que lo he intentado, pero lo encuentro una soberana estupidez y espero que no me caiga ningún rayo vengador patriarcal por ello).
Pero este me lo he leido hasta el final para ver hasta donde llegaba la imaginación de un hombre para tratar el mito ateniéndose sólo a la versión masculina, en este caso la de Plutarco sobre la guerra con Atenas y los amores entre Antíope y Teseo. La novela es entretenida, eso sí, está más o menos bien escrita. Pero el retrato que hace de las amazonas es sinceramente cruel y muy tendencioso. Supuestamente son las heroínas incomprendidas de la historia, "admiradas" por su valor e invencibilidad en la batalla, por su pericia con los caballos, pero son más las descripciones de su inhumanidad y frialdad a la hora de cargarse a los enemigos, así que terminan dando el retrato de unas salvajes sanguinarias y sin piedad. Por supuesto, su única parte humana es la de su capacidad de enamorarse, como Antíope o Selene, de un héroe griego y,como consecuencia de su pasión inadecuada, o bien tienen que renunciar a su patria amazónica y traicionar a su gente, como Antíope, o al contrario, renuncian a su amado y no tienen más remedio que morir por ello, como Selene. Se reconoce que las amazonas se amaban entre ellas, pero no hay ni una sola frase sobre la calidad de este amor. En cambio, los sentimientos hacia estos dos hombres, Teseo y Damón, están descritos con todos los tópicos habidos y por haber sobre la pasión heterosexual.
El verdadero héroe es Teseo, claro, que discretamente tratado en cuanto al número de anecdótas y páginas que protagoniza, compensa su importancia por la calidad de su personalidad (es el gran civilizador, creador de la democracia) y por la magnanidad de su comportamiento cuando renuncia a vengar la muerte de Antíope en aras de la paz. Jua, jua, jua (risa sarcástica).
De las 430 páginas, aproximadamente el 70 por cien se dedica a la guerra, las luchas cuerpo a cuerpo y las escenas violentas, que llegan a cansar tanto que me he saltado páginas enteras del asedio a Atenas. Y los malos de la película, que son los escitas, más salvajes y despiadados todavía que las amazonas y además violadores perpetuamente borrachos, al final se redimen y el caudillo, Borges, retratado durante toda la novela como un cerdo, un traidor y un embustero, se convierte en aliado de Teseo y en un viejo rezumante de nobleza y admiración por el pueblo que acaba de aniquilar. Como si Hitler se hubiera hecho amigo de Churchill en aras de la paz de Europa y hubiera justificado el holocausto judío como un accidente necesario de la historia.
Repugnante.
El resto es legible y salpicado de algunos datos interesantes, que no sé si son cosecha de ficción del autor o están basados en alguna fuente fiable (lo averiguaré, lo juro).
Nada que ver con las amazonas de Marion Zimmer, verdaderas heroínas, valientes sin fisuras, profundamente humanas a pesar de su ferocidad guerrera, coherentes con su tradición y conscientes de lo ineludible de su desaparición.
Así que si queréis cogeros un cabreo fenomenal, os lo recomiendo.
A mi la novela me ha servido para ponerle un nombre a mi gata.


27 sept. 2008

CURSO DE SACERDOTISA DE AVALÓN


A través de Marta, me llegó la información sobre este curso para iniciarse como sacerdotisa de Avalón. Me he puesto en contacto con Sandra Román, su creadora, y aquí tenéis el programa y el contacto. Sandra es argentina, se inició como sacerdotisa en Glanstonbury, nada menos, y si por email es una mujer encantadora, no me imagino cómo debe ser en directo, porque hasta vía red me han llegado sus vibraciones...
Espero poder hacerlo pronto yo misma porque tiene una pinta estupenda y resulta muy completo.
Éste y otros cursos de Sandra se pueden hacer presenciales o por internet. En sus páginas se encuentra toda la información, sus libros, su revista y sus creaciones (maravillosas sus imágenes de la Diosa).




LA DIOSA HISPANIA EN NOSOTRAS
Año Preparatorio: Iniciación como Aprendiz

COMIENZA LA PRIMERA SEMANA DE OCTUBRE DE 2008
OCTUBRE
TALLER 1: ENCUENTRA TU ARQUETIPO PERSONAL,
EN EL ESPEJO DE LAS DIOSAS GRIEGAS

Introducción al curso - Por qué necesitamos a la Diosa - La emergencia de Lo Femenino Arquetípico – Las Diosas Griegas: Reconocimiento y sanación de tus Diosas personales. Cómo liberar y transformar tus limitaciones en verdadero poder femenino a través del trabajo individual con las Diosas que surgieron en el ritual.

NOVIEMBRE Y DICIEMBRE
TALLER 2: DANZANDO CON LA SOMBRA

Viaje al Mundo Subterráneo para encontrar a las Diosas Oscuras - Ceremonia para convertir a tu Diosa Oscura en aliada - Muñecas chamánicas de la luz y de la sombra. Encuentro con el saboteador. Restaurando el Escudo del Espíritu: Morgana y la Recuperación del Alma.


ENERO Y FEBRERO
TALLER 3: DIOSAS Y CHAMANAS: ENCUENTRO Y DESARROLLO DE LA INTUICIÓN

Encuentro con las Diosas y Chamanas arquetípicas. Encuentro con tu Anciana Interior. Ceremonia para honrar a las Mujeres Sabias y aceptar con dignidad la Menopausia. Sanación, con la abuela del Tabaco. Ritos de Pasaje.

MARZO
TALLER 4: VÍRGENES Y GUERRERAS

Soberanía: La Diosa y la Mujer rigiendo sus propios destinos - El verdadero significado de
"Virgen", como arquetipo. La Diosa Adolescente y las Amazonas. Diosas Guerreras.
La guerrera Heyoka. Ego vs. Iluminación.


ABRIL
TALLER 5: SANACIÓN DE LA PRIMERA SANGRE

Ceremonia de Sanación de nuestra Niña Interior - Sanación de la Primera Sangre - La Diosa como Madre y Hermana - La Casa de las Mujeres - Los Hombres y la Diosa. Arquetipos masculinos positivos. Cómo pueden los hombres rescatar a su Diosa Interior y qué rol cumplimos las mujeres en este despertar masculino hacia la Diosa.

MAYO
TALLER 6: EL RENACIMIENTO DE LA DIOSA

Diosas de la Primavera - Muñecas de flores y rituales de Primavera - Placer Sagrado - Del Ritual al Romance - Sexualidad, Espiritualidad y Sociedad. - Encuentro con María para reclamar nuestra Sexualidad Original.

JUNIO
TALLER 7: REGRESO AL TEMPLO DE LA DIOSA DEL AMOR

El Matrimonio de Poder - Energía sexual y Energía chamánica - La Triple Diosa en la Conciencia de la Mujer - Chamanismo Femenino y Tantra - Principios básicos del Tantra de la Diosa - Las mujeres que aman demasiado - Rituales para sanar a todas nuestras relaciones.

JULIO
TALLER 8: LAS RUEDAS SAGRADAS

La Rueda de la Diosa. Viejas y nuevas maneras de honrar a la Divinidad Femenina. Práctica de creación de Ceremonias alrededor de la Rueda Sagrada - El despertar de la Diosa. Cómo integrar los descubrimientos que hicimos a lo largo del curso.

AGOSTO
TALLER 9: BAUTISMO Y PRESENTACIÓN ANTE LA DIOSA

¿Qué significa bautizarse "en la Diosa" - Preparación para la Ceremonia -El cambio de nombre - La Diosa como Creadora - Hacia una nueva Triple Diosa. Cierre del curso y entrega de certificados.


http://www.geocities.com/losrostrosdeladiosa
losrostrosdeladiosa@gmail.com

www.geocities.com/vivianne35
http://www.geocities.com/sacerdotisasdeavalon/




20 sept. 2008

Nuevo tema de mi tesis: la Diosa ¡cómo no!


Después de mucho darle vueltas y de muchas noches de insomnio y de sueños reveladores, decidí que cambiaría el tema de mi tesis.
Las que hayáis seguido los últimos cambios en mi blog os habréis dado cuenta de que estoy alejándome de los temas lésbicos, que antes eran una de mis prioridades, y, aunque la cultura de las mujeres siempre ha sido el tema central de mi blog, voy centrándome cada vez más en la cultura de la Diosa.
El tema de la literatura lésbica fue el de mi tesina y a él le dediqué cuatro años de investigación. Realmente, no fue una tesina, sino una verdadera tesis. Pienso que ya le he dedicado demasiado tiempo, tanto a la investigación como a la militancia, y ahora quiero empezar una nueva etapa. Me despedí de mis compañeras de la FELGTB y decidí que mi blog tomara otro rumbo. El feminismo sigue aquí y todas las mujeres del mundo, pero el tema de la orientación/opción sexual ya está agotado para mí y no siento más la necesidadde reivindicarlo o luchar por él. Sigo siendo lesbiana, lo más importante de mi vida sigue siendo la vida con mi mujer, pero creo que ya ha llegado el momento de enfundar el hacha lesbiana y dejar que otras luchadoras de la causa tomen mi relevo.
Sinceramente, cuando tomé la decisión me sentí muy, muy ligera...
Así que, entusiasmada con mi nuevo ciclo, decidí que tampoco iba a seguir dedicándole más tiempo a la investigación lésbica (la publicación de mi DEA ya está en marcha y ando haciendo las últimas correcciones), ya he agotado el tema, o ya me he agotado yo.
El nuevo tema de mi tesis va a ser la mitología femenina, con mi querida profesora Carmen Alemany como directora. Carmen fue la que me descubrió a Gioconda Belli en la asignatura de "Literatura Hispanoamericana de los 60", luego hice un curso de doctorado con ella, " Voces femeninas en la poesía cubana del siglo XX" y por último formó parte del tribunal de mi DEA, haciendo un elogio que nunca podré olvidar. Cuando le propuse que fuera mi directora y le expliqué lo que quería hacer se mostró muy entusiasmada y creo que con ella voy a tener muchos incentivos para hacer un buen trabajo y una directora seria y responsable, con la que me une además una relación entrañable...
En fin, mi idea es hacer un pequeño rescate de las divinidades femeninas en América latina (pienso que me centraré en las cultura maya y azteca porque tengo que acotarme) y en la península, (donde exploraré las mediterráneas y las celtas) y sus repercusiones en la literatura contemporánea de mujeres.
Con todo ello no sólo voy a disfrutar como una enana, sino que además voy a poner mi granito para difundir la cultura de la Diosa, las aportaciones de las mujeres a ello y, lo más importante, contribuir a que se conozca un poco mejor que la cultura patriarcal no es la única ni mucho menos y que se puede recuperar para nuestro mundo lo que tuvo de positivo aquel tiempo en que se adoraba a la Naturaleza y no al dinero, donde las mujeres eran figuras relevantes del poder y la cultura y no simples víctimas u objetos sexuales.
Un tiempo que se ha convertido poco a poco en la utopía de miles (o millones) de mujeres actuales, y que va avanzando sin prisa pero sin pausa, como la única alternativa posible para salvar este mundo nuestro de la destrucción y la degeneración del planeta y sus habitantes.
Queridas mías, la Diosa no está por regresar... ¡YA ESTÁ AQUÍ!

16 sept. 2008

Una Diosa de Nepal

Hoy sólo quiero compartir con vosotras esta imagen que me ha impactado. Me ha llegado a través de un correo de una amiga, de una presentación de power anónima sobre el Nepal... Lo único que dice al final es que las fotografías son de 2006.

14 sept. 2008

Mis cursos

Os presento mi oferta de cursos para 2008/2009.
Este año me he centrado en tres áreas: el cine, la literatura y la mitología femenina. Todos mis cursos están elaborados desde la perspectiva de género y sirven para trabajar, tanto con mujeres como con hombres, la prevención del sexismo y de la violencia contra las mujeres.
Si alguna entidad, grupo o asociación de mujeres está interesada en alguno de ellos no tiene más que contactar conmigo vía email.
En la sección "Mis cursos" del blog tenéis una bonita presentación de cada uno.
¡Espero que os gusten!

programas tres cursos
programas tres cur...
Hosted by eSnips

8 sept. 2008

Amazonia está en cualquier lugar del mundo


Hoy me ha conmovido está noticia que demuestra el coraje de las mujeres colombianas y que me demuestra que en cualquier lugar puede crearse una amazonia donde cultura de la paz eche raíces a pesar de toda la violencia circundante, un lugar donde las mujeres den una vez más una lección de convivencia, cooperación y esperanza en un mundo mejor.



COLOMBIA:Desplazadas construyen su ciudad sobre el Caribe

Por Gloria Helena Rey (Especial para IPS)

CARTAGENA DE INDIAS, Colombia, jul (IPS) - "La ciudad de las mujeres", en el municipio colombiano de Turbaco y a 11 kilómetros de esta turística urbe amurallada, no se parece a la
"Città delle donne" concebida por Federico Fellini hace casi 30 años. Tampoco a la de Puerto Madero, el barrio de Buenos Aires donde casi todas las calles y lugares públicos llevan nombres de mujeres célebres.


Estas mujeres no son como las locas, histéricas o sádicas retratadas por Fellini en su película. Tampoco bautizaron las calles de su ciudad con nombres de congéneres famosas porque ellas mismas son protagonistas de la historia de Colombia: son desplazadas por la violencia de la guerra y sobrevivientes de masacres y crímenes. Unas fueron víctimas de los paramilitares,
otras de la guerrilla o de las fuerzas del Estado.
Colombia, después de Sudán, es el país del mundo con mayor desplazamiento interno de población, y las mujeres representan 49 por ciento de por lo menos 2,5 millones de colombianos
afectados, según cifras del gobierno.
Algunas de esas mujeres trabajaron duro hasta construir esta ciudad. Primero, ocho fundaron la Liga de Mujeres Desplazadas, en 1998, para demostrar que el desplazamiento forzado es un
crimen de guerra, buscar ayuda humanitaria para mejorar sus paupérrimas condiciones de salud y nutrición y conseguir la restitución de sus derechos y los de sus familias.
"Era insoportable ver tanta miseria por las calles", recuerda Patricia Guerrero, una abogada desplazada por amenazas en 1997, madre de tres hijas y fundadora y principal ideóloga de la Liga
de Mujeres y de esta sui generis ciudad.
A su lado, casi 100 mujeres comenzaron la construcción en 2003. Levantaron ladrillo por ladrillo. Fabricaron los 120.000 bloques que emplearon en las 97 casas, de 78 metros cada una, donde hoy residen las 500 personas que dan vida a las cinco manzanas de la urbanización, bautizada por ellas "Ciudad de las mujeres".
Vista de "La ciudad de las mujeres"

El proyecto, que incluyó el costo de la tierra y la construcción de las 97 viviendas, fue negociado con el propietario durante más de año y medio y, para comenzar la obra, se utilizaron 500.000 dólares obtenidos por Patricia del Congreso legislativo de Estados Unidos. Apenas se consolide y se obtengan más recursos, se planea proseguir con la construcción de casas, según Héctor Useche, subdirector administrativo y coordinador de proyectos de la Liga.
"Fue duro aprender a fabricar ladrillos, pero demostré que las mujeres podemos conseguirlo", afirma Niris Romero, madre de cinco niños y una de las 30 que se capacitaron para la tarea.
"También trabajé en las vigas de mi casa, ayudé a fundir cada columna y a hacer la mezcla para pegar los bloques. Estoy feliz, tengo un techo y una profesión".
Otras de sus compañeras se capacitaron como albañiles o técnicas agrícolas, y todas recibieron algún entrenamiento. Las restantes 200 afiliadas a la Liga, que no salieron favorecidas con subsidios de vivienda otorgados por el Estado, participaron en capacitaciones, proyectos productivos y otras actividades durante la construcción. Todas continúan formándose, sobre todo
en desarrollo humano.
"Fue durísimo sacar adelante este proyecto", dice Patricia, que consiguió los fondos iniciales para ponerlo en marcha y después lo negoció. "Luego, comenzaron a atacarnos: me acusaron de querer beneficiarme y pronosticaron mi fracaso. Durante la construcción, nos amenazaron, mataron y desaparecieron gente y, para intimidarnos, nos arrojaron cadáveres en los terrenos
aledaños. Querían sacarnos como fuera", relata.
Pero ellas resistieron y salieron adelante. Fueron nominadas para el Premio Nacional de Paz, que se otorga a personas o entidades que contribuyen a la solución del conflicto colombiano.
Por el éxito obtenido, su ciudad es considerada modelo a ser reproducido en otras regiones de Colombia.
Las familias de estas desplazadas también se capacitan: Patricia explica que hay una liga de jóvenes y se trabaja masculinidad con los maridos. "No queremos esposos que maltraten, ni hijos que sean captados para la guerra o la prostitución. Nos fundamentamos en valores éticos y los capacitamos en sus derechos ciudadanos".
Las mujeres construyeron además el acueducto, una guardería y una cooperativa, Mujercoop, de la que hacen parte la fábrica de ladrillos, un restaurante comunitario y un fondo de crédito para
financiar nuevas microempresas y subsidiar más educación. En julio, se habían aprobado créditos para 11 nuevos negocios y para una capacitación en fabricación de calzado, según Roselí Cardona,
la gerente.
Antes de llegar a Turbaco, las desplazadas lo habían perdido todo y, aunque cargaban el peso de familiares muertos y violaciones y tenían el orgullo y la dignidad hechos pedazos, hoy parecen más protagonistas de la versión criolla de "La vida es bella", de Roberto Benigni, porque para renacer, muchas de ellas, como en la película, casi se convencieron de que su drama había sido una mala pasada del destino.
"No me gusta recordar lo que pasó. Hoy tenemos paz, un techo y un futuro", dice Adelaida Amador, madre de cinco hijos, una de las primeras en pasarse a la ciudad y dueña de una de las dos tiendas de abarrotes que funcionan de momento.
Por lo anterior, las mujeres de esta historia son seres recién nacidos de las cenizas de sus propias vidas, pero, como el Fénix, parecen ahora aves de plumajes fabulosos. "Estamos orgullosas por lo que hemos hecho", dice Marlenys Hurtado, madre de tres hijos y miembro de la Liga. "Por nosotras pasan todos los caminos y heridas de esta guerra, pero aprendimos a mirar hacia adelante, con mucha dignidad". Pero esto "es apenas el comienzo. Necesitamos que la ciudad sea
sostenible, que progresen los proyectos productivos, que se cree una economía solidaria, que haya conciliación en los conflictos que, sin duda, se van a presentar, que se consolide la ciudad
dentro de la perspectiva de los derechos, la equidad, contra la guerra, la violencia y muchas otras cosas", dice Patricia.
Muerte y vida. Después de oírlas y ver lo que hicieron, cuesta entender de dónde sacaron tantas fuerzas. No es fácil ver asesinar a hijos, esposos, hermanos o encontrar el cadáver de algún otro familiar y, después huir para salvar la propia vida. Tampoco superar el terror, soportar el hambre, la exclusión social, y luego levantarse.
A Isabelina Tapias, de 71 años, a Doris Berrío, su esposo y sus dos hijos y a Ana Luz Ortega, su marido y siete hijos, por ejemplo, los desplazaron los paramilitares. A Isabelina le mataron a su hija Olinda, de 18 años, a Doris y a su familia no los asesinaron de milagro, y a Ana y los suyos
los sacaron corriendo primero las masacres diarias y después las amenazas de violación contra una hija de 12 años. "A nosotros nos desplazó la mortandad de la guerrilla. Lo abandonamos todo y salimos", dice Nerlides Almansa, de 48 años, madre de seis hijos y actual coordinadora de proyectos productivos de la Liga y de la "Ciudad de las mujeres".
Nerlides sólo se preocupa ahora por la siembra de maíz, frijol y hortalizas y la búsqueda de recursos para mejorarla en beneficio de su comunidad. ¿De dónde saca tantas fuerzas?, preguntamos. "De la calidad de las personas que impulsaron el proyecto, de quienes lo apoyaron y de mí. Era el único sueño que tenía".
La iniciativa contó con colaboración del Congreso estadounidense, el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados, el Programa Mundial de Alimentos, la cooperación española, la Fundación Ford y otras entidades, privadas y oficiales.
Tal vez por eso, y especialmente por sus actitudes, estas mujeres no evocan a "Madre Coraje", el personaje del drama de Bertolt Brecht. Ninguna necesitó de la guerra para sobrevivir como esa mercadera que negociaba en medio de la Guerra de los Treinta Años, una de las más devastadoras de la Europa del siglo XVII.
Antes de llegar aquí, muchas de estas colombianas, solas, con sus hijos o al lado de sus maridos vivos, trabajaron en los campos, como empleadas domésticas o en oficios más humildes.
Por eso esta ciudad y sus mujeres saben y huelen muy distinto a otras conocidas. A Simona Velásquez, de 46 años, madre de seis hijos y tres veces desplazada por la guerra, por ejemplo, le mataron a su esposo a machetazos durante la construcción de la ciudad, cuando vigilaba los materiales. "No se los robaron, pero su asesinato causó una estampida. Muchas mujeres quisieron desistir", cuenta Patricia. Pero no lo hicieron, "porque era como aniquilar nuestra única
esperanza. Por eso nos quedamos", dice Nerlides, la coordinadora de proyectos productivos.
El paisaje vino tinto, verde y amarillo que producen a lo lejos las modestas casas y la vegetación tropical que las rodean, hace mucho ruido. Es un poderoso grito y "ante todo, una estrategia de
resistencia pacífica contra la impunidad, los violentos y los asesinos de mujeres y de niños", dice Patricia. "También de resistencia contra los que desaparecen las personas, roban sus tierras o, por décadas, han sembrado el dolor y el hambre en estas tierras".


Patricia Guerrero, a la izquierda, con constructoras y habitantes de la ciudad

Fuente:Agencia de Noticias Inter Press Service
http://domino.ips.org/ips%5Cesp.nsf/vwWebMainView/259CB4BE1066EBE2C12571AA0075FC35/?OpenDocument

2 sept. 2008

MI ESCRITORA FAVORITA




Siempre me gustó tanto leer y he leído tanto y a escritor@s tan diferentes que cuando me preguntaban ¿cuál es tu escritor favorito? me quedaba pensando sin saber qué responder... Además, siempre me lo preguntaban así, en masculino.
Hasta los treinta y pocos no fui consciente de que me había pasado la vida leyendo a hombres, que todos mis referentes literarios eran hombres, todo mi sustrato cultural lo conformaban obras de hombres, desde Alejandro Dumas, que fue mi primer escritor de persona mayor, hasta Cervantes, que fue uno de los últimos. Así que si hubiera podido responder sobre mi escritor favorito, hubiera elegido, sin duda, a uno de ellos.
En tercero de carrera, cuando descubrí a Pardo Bazán en la asignatura de Literatura Española III y a Gioconda Belli en la optativa de Literatura Hispanoamericana de los 60, me percaté fascinada (y un poco horrorizada) de qué poquísimas mujeres había leído durante mi vida y qué poco las recordaba...
Desde entonces sólo leo a mujeres. No fue una cuestión de feminismo radical, sino de justicia poética... Era para compensar treinta años sin darle una oportunidad a las mujeres, de forma involuntaria, claro ¡es tan aplastante el peso del patriarcado! Naturalmente, no he sido todo lo estricta que debiera... algún que otro escritor se me ha colado en este tiempo, pero debo decir en mi descargo que los infiltrados o eran hombres que escribían en femenino (como Cervantes, o Lorca y pocos más), o los tuve leer por motivos de fuerza mayor para mis investigaciones. Pobre excusa, pero verdadera... Ahora mismo estoy abierta a leer a los hombres, pero si son de los que merecen la pena, es decir, si no intentan todo el tiempo demostrándome lo listos que son, lo bien que escriben y lo estupenda y heroica que es la vida de los hombres.
Pero me estoy desviando mucho del tema del que quería hablar, ¡qué síndrome de persiana me coge a veces!
Y es que hace un rato me he dado cuenta de que ¡ya tengo mi escritora favorita! De ella lo leería todo sin dudarlo, con avidez, con ella trasnocharía todas las madrugadas del mundo, con una novela suya no me importaría vivir otra vez en Barcelona y hacer interminables viajes en el metro, perdiéndome todas las paradas (bueno, esto es una hipérbole literaria, o exageración en lengua más vulgar y entendible).
Ella sabe transportarme a esos "mundos posibles", tan literarios y tan deseables de ser vividos que no volvería jamás.
Es Marion Zimmer Bradley.
Con ella he conocido la versión verdaderamente apasionante de la leyenda del rey Arturo, he conocido a Morgana Le Fay como si fuera amiga mía de toda la vida, y a la que siempre es la buena y la guapa en todas las versiones masculinas, la insufrible Ginebra, la he podido entender y perdonar. He conocido un país mágico llamado Avalon, donde habitaban las sacerdotisas de la Diosa y donde no podía entrar ningún ser humano desde la realidad, sino a través del conjuro de Morgana. Las nieblas de Avalon es una de las mejores novelas jamás escritas, un libro difícil para llevarse a la playa porque pesa muchísimo, 859 páginas en la edición de bolsillo de la versión española, pero un libro que se queda corto cuando llegas a la última página, desolada porque se ha terminado... Así que no tienes más remedio que volver a leerlo al cabo del tiempo porque echas terriblemente de menos a esas amigas que Marion te da a conocer, a todas esas mujeres tan reales que ella creó con su visionaria imaginación.

Después me adentré un poco más allá en el tiempo de Avalón, con La Casa del Bosque y conocí de primera mano la cultura celta, con sus druidas y sacerdotisas, anterior al cristianismo, luchando contra la ocupación romana y sus dioses guerreros, tan desconsiderados y crueles con la Diosa, casi tanto como el misógino dios cristiano que definitivamente acabó con ella.
Del pasado al futuro y otra vez Marion me atrapó con su saga de Darkover, un planeta imaginario de cuatro lunas, donde convivían humanos y darkovanos en constante choque cultural y donde habitaban amazonas y sacerdotisas con una fuerza telépata tan enorme que eran capaces de crear la energía que movía el planeta...
De nuevo me trasladé al pasado, un pasado que conocía tan bien como la tienda de la esquina (o al menos eso creía yo). Porque de pronto conocí otra ciudad de Troya, otro Príamo, otra Helena, otro Aquiles, otra Pentesilea, otro Ulises, que nada tenían que ver con la versión oficial de la Ilíada y que me confirmó lo que mi corazón sabía pero mi mente nunca había imaginado: que toda esa versión del producto más influyente de nuestra cultura no era más que una monumental y patriarcal mentira, que todos los valores que ensalzaba y haría eternos el hipotético Homero y que seguiría con entusiasmo toda la literatura occidental posterior no eran más que el principio malévolo de la cadena de los errores masculinos: la guerra, la crueldad, el egoísmo, la violencia, el desprecio por lo femenino, el dominio de la mujer, su humillación...
Pero a la que mejor conocí y que pasó también a formar parte de mi círculo de amigas literarias fue a Cassandra, la visionaria, la que todos insultaban como agorera y portadora de la mala suerte, la gemela del irresponsable y egoísta Paris, esa increíble mujer, princesa, amazona, sacerdotisa, a la que Homero apenas presta atención y que sin embargo, conocía mejor que nadie el destino de Troya. La Antorcha fue nuevamente la lectura gozosa y a la vez atormentada de largas noches que pasaban en un suspiro, la causa de que durmiera en el sofá para no molestar a Adriana con la luz encendida, y otra vez la desolación cuando llegué a la página 459 e inmediatamente, esta vez sin ni siquiera darme un respiro, volví a la primera página para gozarla de nuevo.

Marta y yo descubrimos hace poco cotilleando en internet que las cenizas de Marion fueron esparcidas en Glanstonbury Tor, el pico desde donde se dice que se podían ver las lagunas que rodeaban Avalon y que ahora son un inmenso mar de tierra verde. Marta y yo hemos llegado también a la conclusión de que todo su inmensa y prolífica obra literaria no procedía sin más de la imaginación desbordante de una escritora normal. Marion era una visionaria, tenía el poder de ver otros mundos, otras épocas y que conoció en sus visiones a las mujeres que los poblaron. Su forma de escribir no es elaboradamente literaria, no es pródiga en alambicados juegos de estilo, sino antes al contrario, peca de demasiado realista en su técnica literaria y, sin embargo, lo que está contando no tiene nada que ver con la realidad que el mundo considera "real". Ese realismo es, simplemente, una descripción de algo que conoces bien, con lo que estás tan familiarizada como con tu barrio y tu pueblo. Ella estuvo allí, no se lo imaginó sin más.
En fin, no hay más que leerla.
Lamentablemente, como todo lo mejor, es un bien escaso. La mayoría de sus libros de la saga de Darkover están descatalogados (excepto La casa de Thendara, que descubrí el otro día en la FNAC), aunque algunos se pueden bajar de internet. Sí se pueden encontrar Las nieblas de Avalón y La casa del bosque (también en la FNAC) y para las que se desanimen con la extensión de la primera, hay una mini serie que también está genial y se puede bajar de internet con el mismo título. La antorcha, inencontrable que yo sepa en papel, también me la tuve que bajar de internet y os aseguro que impresa pesa una tonelada...
En fin, son casi las dos de la mañana y me voy con Marión. De nuevo he empazado a leer La Casa del bosque porque Marta estuvo la semana pasada en Glanstonbury y me ha vuelto a picar el gusanillo de estar con las colegas celtas, descendientes de los supervivientes de la Atlántida.
Por cierto, hay otra novela de Marion sobre la Atlántida (The fall of Atlántida), pero no la he encontrado traducida al español, me la he bajado de internet en portugués y me estoy haciendo el ánimo de acometer su lectura. Así, de paso, aprendo algo de portugués...
Fuente de Avalón
Desde aquí Morgana Le Fay y las sacerdotisas
de Avalón veían el mundo pasado y futuro


Panorama desde Glanstonbury Tor, lo que se supone
que fueron las lagunas de Avalón


Aquí se pueden comprar algunos de sus libros:
http://www.casadellibro.com/libros/bradley-marion-zimmer/bradley32marion2zimmer

Fotos cortesía de Marta, de su viaje a Glanstonbury.


31 ago. 2008

Enamorada hasta los tímpanos




Este verano me he vuelto a enamorar, como casi siempre me pasa cuando arrecia el calor y me tuesto el cerebro en la playa.
Este verano una voz se ha metido en mi cabeza y me persigue incluso de noche. Cada mañana, al despertar, echo de menos no haberla escuchado durante unas horas. En el coche, mientras trabajo con el PC, cuando estoy ordenando la casa... ¡Menos mal que no tengo Mp3 para andar por la calle con ella.
Sus canciones me atormentan los oídos con sus tonos, a veces dulces, otras desgarradores... mi sangre y mis tímpanos lo saben, pero yo no quiero reconocerlo: me he convertido en una adicta de Amy Winehouse.
Esa voz que no me convencía mucho al principio, que más bien me ponía de los nervios repitiendo incesantemente no,no,no en su Rehab, ha conseguido conquistarme con sólo escuchar su album Frank (sobre todo en el CD 2 de la edición de lujo). Y yo que pensaba que era una niñata más, que se hace de oro con mucho arreglo musical y unas cuantas fotos polémicas... Porque más allá de su música comercial y de su leyenda de escándalos y poses rebeldes, Amy es una cantante genial, con ese atormentado transcurrir por la vida de todos los genios, la incomprensión del resto del mundo y el inevitable sufrimiento causado a sí misma y a sus seres queridos...
Amy se destruye sin miramientos con su crack, sus pastillas y sus borracheras, baila el vals mortuorio con un enfisema, se deja la piel en anorexias y bulimias, sube y baja su humor al ritmo de su trastorno bipolar, destroza su reputación de artista cancelando conciertos, cantando colocada ante miles de fans, agrediendo a la prensa. Destroza también el corazón de su padre, que ruega a quien quiera escucharle que por favor, no le den un cigarrillo a su hija, que podría matarla...
Pero Amy canta y todo se lo perdonas (si es que hay algo que perdonar), como se lo perdonamos a Billy Holiday, a Charlie Parker, a Janis Joplin, a Jimmy Hendrix, a Jim Morrison, a Edith Piaf... a tantos genios atormentados...
Amy es la esencia de la contradicción: una judía inglesa que canta como una negra, una poeta sensible de versos obscenos en la mejor línea de los malditos baudelarianos, una gran dama de barrios bajos, la novia frágil de un presididario que sale al escenario y arrasa con la fuerza de su personalidad, arropada por unos negros inmensos y un moño descomunal, tan alto con los acordes de su alma, ese alma oscura como su copa de inseparable tinto.
Amy es una niña perdida, que mira con ingenuo asombro al mundo censurador y morboso, con esos ojos escandalosamente pintados a lo nefertiti del siglo XXI, pidiendo a gritos que alguien la quiera.
Amy me ha llegado al corazón porque conozco su máscara demasiado bien. Ansío que encuentre un destino más benigno que el que parece esperarle a la vuelta de la esquina: hacer un bonito cadáver, viviendo deprisa y antes que la vejez haga más estragos en su piel. Le deseo que se encuentre a sí misma y abandone la pipa de crack en el cajón del olvido para hacerse fuerte fuerte. Se lo deseo con una dosis de egoísmo por mi parte porque quiero seguir escuchándola y que me siga enamorando con su voz de terciopelo áspero.
Amy está poseída por la Diosa del genio, pero no lo sabe, sabe que hay algo en su interior, un poder que la asusta y la hace huir despavorida, a esconderse en la brumas del mundo. Amy necesita la Luz, pero tampoco lo sabe.
Espero de todo corazón que la encuentre antes que la oscuridad de Hades.


Letra en Castellano Rehab de Amy Winehouse

Intentaron que fuera a rehabilitación,
y dije no, no, no.
Sí, me he desmayado, pero cuando recobro el sentido
ni te enteras, ni te enteras, ni te enteras.

No tengo tiempo de ir,
y si papá dice que estoy bien…
él ya ha intentado llevarme a rehabilitación
pero no iré, no iré, no iré.

Prefiero estar en casa con Ray, no me sobran 70 días
porque no hay nada, nada que me puedas enseñar
que yo no aprenda con el Sr. Hathaway.

No aprendí demasiado en la escuela,
y sé que no aprenderé de un vaso de chupito.

Intentan que vaya a rehabilitación,
y digo no, no, no.
Sí, me he desmayado, pero cuando recobro el sentido
ni te enteras, ni te enteras, ni te enteras.

No tengo tiempo de ir,
y si papá dice que estoy bien…
él ya ha intentado llevarme a rehabilitación
pero no iré, no iré, no iré.

Aquel hombre me dijo: ¿Por qué crees que estás aquí?
Y le contesté que no tenía ni idea.
Voy a perderle, a perderle.
Por eso siempre tengo una botella cerca.
él me dijo que sólo estaba deprimida,
bésame y vete a descansar.

Intento ir a rehabilitación,
y digo no, no, no.
Sí, me he desmayado, pero cuando recobro el sentido
ni te enteras, ni te enteras, ni te enteras.

No tengo tiempo de ir,
y si papá dice que estoy bien…
él ya ha intentado llevarme a rehabilitación
pero no iré, no iré, no iré.

Ni siquiera quiero volver a beber
lo que necesito es un amigo
no voy a perder diez semanas
para que crean que estoy sentando cabeza.

No es cuestión de orgullo,
me durará hasta que estas lágrimas se hayan secado.

Intentan que vaya a rehabilitación,
y digo no, no, no.
Sí, me he desmayado, pero cuando recobro el sentido
ni te enteras, ni te enteras, ni te enteras.

No tengo tiempo de ir,
y si papá dice que estoy bien…
él ya ha intentado llevarme a rehabilitación
pero no iré, no iré, no iré.

Encontrada en:
http://musicapor1000.blogspot.com/2008_06_01_archive.html

21 ago. 2008

Mis lecturas del verano




Este verano, además de algunos libros de ensayo sobre cine de mujeres que necesitaba leer para mis cursos, me he relajado y he disfrutado de algunas novelas. Me he pasado tanto tiempo leyendo por obligación para el DEA que ya no recordaba el placer de leer ficción, de apasionarme con un relato sin más pretensión que dejarme atrapar por el entretenimiento.
En junio leí La Dama. Titayú, una mujer íbera, de Ana Tortajada, una novela que pretende desvelar el enigma de la dama de Elche con la teoría de que fue una sacerdotisa del templo de la Diosa, en los tiempos en que aún convivían los pueblos matriarcales junto a los emergentes pueblos guerreros, de cultura patriarcal, que iban desplazando cada vez con más fuerza las sociedades en las que las mujeres guardaban un papel preeminente. Según la novela, Iria, la representante de la Diosa, fue inmortalizada por su amante, un artesano que aprende el arte de la escultura en su madurez y lleva a cabo su obra más perfecta, su imagen, antes de morir.
No soy muy amiga de los best sellers, pero tanto ruido hizo El código da Vinci que el verano pasado me decidí a leerlo. La novela no es que sea una obra de arte precisamente, pero me apasionó la posibilidad del matrimonio de Jesús y su hipotética descendencia con María Magdalena, simbolizada en el Santo Grial. Así que me prometí investigar más sobre el tema y ver qué había de serio en la teoría de Dan Brown.
Pues bien, este verano han caído en mis manos dos libros que me han ayudado a ampliar mis conocimientos sobre el tema y que sin duda formaron parte del material en que se basó la novela de Brown, ya que son bastante anteriores.
Uno cayó en mis manos por casualidad, mientras pasaba unos días de relax en casa de mi querida amiga Amparo, perdida en un riconcito del valle de Guadalest. En una de las estanterías de su biblioteca encontré Rey Jesús, de Robert Graves y me olvidé de todos los otros libros que llevaba, subyugada por la novela que vuelve a reiterar el matrimonio de Jesucristo con María Magdalena. Graves es muy conocido por su saga de Yo Claudio, gracias a la serie de televisión de la BBC que tan popular se hizo hace ya unos años. Pero Graves fue, ante todo, poeta y adorador de la Diosa. A él le debemos la monumental obra La Diosa Blanca, donde busca el origen de la Gran Madre a través de la poesía galesa y el simbolismo arbóreo, la mitología griega y los cultos mistéricos, y las religiones del antiguo Egipto e Israel. Graves buscaba incansable el verdadero origen de la poesía y llegó a la conclusión de que que la poesía era un lenguaje mágico vinculado con las ceremonias populares en honor de la Diosa Luna, Madre Tierra, Dadora De Vida (o algún otro de sus mil nombres), y que ese lenguaje fue corrompido por los invasores patriarcales. Graves murió en Deiá, Mallorca, donde vivió gran parte de su vida, en una casa donde presumía de que todo estaba hecho a mano (él mismo encuadernaba gran parte de los libros de su biblioteca). Fue Gertrude Stein quien le habló de Mallorca y el poeta visionario creía que allí estuvieron ubicadas las míticas Islas de Las Hespérides hacia las que Hércules se dirigió para recoger las manzanas de oro. Sólo que, como nos describe en esa curiosa mezcla entre novela y ensayo mitográfico que es El Vellocino De Oro, las tales manzanas eran en realidad doradas naranjas, y las ninfas, soberanas y sacerdotisas de las civilizaciones matriarcales del Mediterráneo, anteriores a los tiempos en que los pueblos del norte bajaron con armas de bronce y hierro a imponer sus dioses masculinos.
En Rey Jesús, expone polémicas teorías en torno al origen de Jesucristo, verdadero heredero del trono de Israel, puesto que su madre, María, procedía de la tribu de Benjamín y el hijo de Herodes, Antípodas, se casó con ella en secreto para de esa forma legitimar su derecho al trono, haciendo que José la pidiera en matrimonio para que no se sospechara de su secreta unión. Jesús se casó a su vez con María de Betania, hermana de Lázaro, para legitimar también su derecho a ser rey y, de hecho, su tortura y muerte forman parte del sacrificio ritual de todo rey en la cultura de la Diosa, para perpetuar la vida y la fertilidad de un pueblo. Pero Jesús dice en la novela "He venido a destruir las obra de la Hembra", por lo que no consumó su matrimonio, pues la pareja sin sexualidad y sólo unida en espíritu era el verdadero equilibrio con Dios. Esa es la parte que menos me gusta de la novela, yo creo firmemente que Jesús era un hombre como todos y me inclino más a pensar en su convencimiento de que hombre y mujer eran iguales y que tanto las mujeres como los hombres eran dignos de difundir su palabra. Otra teoría interesante que apunta Graves es la de que Jehová fue hijo obediente de la triple Diosa, y reinó en divina trinidad con otras dos diosas, Anatha de los Leones y Ashina de las palomas, a las que repudió más tarde , gobernando a hombres y mujeres a partir de entonces en solitario esplendor.
Sigo con mi insaciable curiosidad acerca del matrimonio de Jesús y acometo la lectura del ensayo de Margaret Starbird, María Magdalena y el Santo Grial. La verdad sobre el linaje de Cristo. Se hace un poco pesado porque la tal Pájaro Estrella es repetitiva hasta la saciedad (o debe creer que sus lectores somos un poco torpes de entendimiento o sigue el método americano de repetir y repetir para que te lo aprendas y te lo creas). Pero sí que airea cosas interesantes, como el matrimonio de Jesús de nuevo con María de Betania, conocida por Magdalena, no porque fuera de Magdala, sino porque era Magdal-eder, un topónimo cuyo significado literal era "torre del rebaño". El sustantivo magdala en hebreo significa "torre" y como adjetivo designa lo elevado, grande, magnífico, así que podría haber sido el equivalente hebreo de María la Grande, la esposa y principal apóstol (¡o apóstola!) del Mesías. Por cierto que Mesías, el Ungido, alude al ritual por el cual la sacerdotisa (las mal llamadas prostitutas o hierodulae, las servidoras sagradas del templo de la Diosa) ungía con perfume de nardo al esposo ritual de la Diosa, que es precisamente lo que hizo la mujer de Betania, según coinciden los cuatro evangelios, ungirlo para el sacrificio de acuerdo a la tradición mesopotámica de la Diosa. El consorte elegido por la sacerdotisa del templo (representante de la Diosa en la tierra), era sacrificado a fin de asegurar la fertilidad continuada del país, como hizo Jesús por el bien de la comunidad, en este caso, la humanidad entera. Al rey no se le podía permitir que envejeciera o se debilitase, ni que perdiera su fuerza o vitalidad, por cuanto la vida del pueblo era un reflejo de su vitalidad regia. Si su poder y su fuerza decaían , mermarían asimismo las energías de su gente. Al rey torturado se le sepultaba para "resucitar" tras un breve período de tiempo, que por lo general eran tres días. La pasión y muerte de Jesús no es más que una recreación de la del Dumuzi, esposo de Innana, del Osiris de Isis o del Dionisos griego, al que se comían tras sacrificarlo (como nos "comemos" los católicos el cuerpo y la sangre de Cristo), un simbolismo del alimento del pueblo gracias al sacrificio de su rey.Una recreación censurada, en la que se ha eliminado de raíz la parte más importante, la del matrimonio sagrado antes del sacrificio, el hieròs gámos griego, entre la novia y el novio elegidos para asegurar la prosperidad y la fertilidad del pueblo. Según Starbird, María, embarazada de Jesús, huyó con José de Arimatea, primero a Alejandría y después al sur de Francia. La descendencia de Jesús y María algunos testimonios sugieren que acabó fluyendo por las venas de los reyes merovingios, muchos de cuyos miembros fueron, a su vez, caballeros templarios de la primera cruzada (en 1098), cuya misión era restituir un heredero de la progenie de David en el trono de Jerusalén en la persona de Godofredo de Lorena. La Sangraal, o Santo Grial, se refiere la copa el vaso de la sangre de Cristo, un símbolo del vientre de María.
Los merovingios fueron depuestos por los carolingios (herederos de Carlomagno) y se pierde la conexión de la espiritualidad con lo femenino durante toda la edad media en toda Europa con la excepción de la región francesa de la Provenza, cuna del Amor Cortés (para Starbird otra manifestación del culto a la Esposa o Dama sagrada) y también centro del culto a María Magdalena, según certifican las numerosas capillas, fuentes, pozos y otras marcas geográficas de la región que llevan su nombre. De allí proviene la herejía cátara, compuesta por los campesinos y gentes sencillas en desacuerdo con la ortodoxia cristiana dominante y partidarios del cristianismo primigenio, humildes, de vida austera, pacifistas y vegetarianos. Su religión era más bien un estilo de vida fundado en la caridad, la humildad y el servicio a los demás y no creían en el matrimonio ni en las instituciones jerárquicas de la Iglesia, en el sacerdocio o en los templos físicos con imágenes y reliquias. Se consideraban iguales hombres y mujeres y a éstas se le permitía predicar. Los cátaros fueron perseguidos y quemados en la hoguera por la inquisición y sus documentos destruidos.
Pero la memoria de la búsqueda del Santo Grial permaneció gracias a los poetas y sus relatos sobre Parsifal y las leyendas dle rey Arturo y la veneración a María originó la poesía trovadoresca, dedicada a una Señora o "Dompna" (en langue d'oc, equivalente a Domina en latín), fuente de su entusiasmo y su alegría de vivir, el motivo para tomar la cruz de los cruzados y para devolver la Tierra Santa a la cristiandad y, muy a menudo, un amor secreto, como secreto era todo lo concerniente a María Magdalena. Se aventura que muchos de los trovadores eran cátaros encubiertos.
La Iglesia de Roma, advirtiendo la imposibilidad de desterrar el culto a María, la esposa de Jesús, se dedicó plenamente en el siglo XIII a establecer que aquella María a la que el pueblo veneraba era, en realidad, la madre de Jesús (mucho menos peligrosa una madre que una esposa en igualdad para sus ideas sobre la sumisión de las mujeres).
Los Templarios fueron así llamados por ser "constructores de templos" y a eso se dedicaron, dando origen al estilo gótico. Sus creencias se basaban en la fe en el principio cósmico de la armonía entre las energías masculina y femenina y sus secretos duermen en la geometría oculta de sus catedrales. Los rosetones de las vidrieras son una manifestación del culto a la Rosa (anagrama de Eros). Se cree que las catedrales góticas de Nuestra Señor en Francia septentrional estaban deliberadamente ubicadas de manera que reflejasen una imagen de la constelación de Virgo -Nuestra Señora- trazada en el suelo.
Starbird continúa su investigación relacionando todo lo anterior con la francmasonería, la tradición esotérica del Tarot, la alquimia, la pintura renacentista de Botticelli y Fra Angélico, el priorato de Sión, la leyenda del unicornio e incluso los cuentos de hadas tradicionales (esta última interpretación me ha parecido un poco forzada, la verdad).
Lo más sorprendente de toda esta investigación es que Margaret la empezó cuando leyó El enigma sagrado y, como ferviente católica, se dispuso a investigar seriamente para refutar la herejía del matrimonio de Jesús presente en el libro. Como buena científica estaba dispuesta a encontrar la verdad, pero esa verdad no fue la que ella imaginaba, sino todo lo contrario. "
Doctrinas que yo había creído como de fe, tenía que arrancarlas y dejarlas de lado, sembrando creencias nuevas y permitiéndoles echar raíces. Tenía que desmantelar todo el tinglado católico y romano, en el que había confiado desde mi infancia, para descubrir la peligrosa falla que había en su cimiento y, una vez reparada la fisura, reconstruir cuidadosamente el sistema de creencias (p.27).
Un proceso que, en mayor o menor medida, hemos tenido que hacer muchas defensoras de la espiritualidad femenina: darnos cuenta de la mentira en la que nos han sumido durante siglos, considerándonos evas pecadoras e incitadoras del mal, rechazarla con un enorme coste personal de pérdida de autoestima y espiritualidad y, tras un tiempo, re/crear nuestra propia creencia, creencias acordes a nuestro cuerpo, mente y espíritu. Una espiritualidad donde se restablece el equilibrio entre lo femenino y lo masculino como energías complementarias y no como fuerzas opuestas.
En el mundo antiguo se entendió y respetó el quilibrio de energías opuestas; pero en nuestro mundo moderno han prevalecido los atributos y las actitudes viriles. Es corto el paso que lleva de la adoración del poder y la gloria del principio solar/masculino a la "adoración dle hijo"; un culto que, a menudo, produce un macho ruin e inmaduro, colérico, frustrado, aburrido y muchas veces peligroso. Al final, incapaz de integrarse con su "otra mitad", lo masculino sucumbe a la consunción. El resultado final del principio femenino devaluado no es precisamente la contaminación ambiental, el hedonismo y el desenfreno criminal: el fin último es el holocausto.

Fuentes:
Sobre Robert Graves:
César fuentes Rodríguez, "Tras los pasos de la Diosa"

http://www.lamaquinadeltiempo.com/algode/graves1.htm

Martin Cid en

http://www.liceus.com/cgi-bin/gui/04/Graves.asp

Entrevista a Robert Graves en:

http://www.festivaldepoesiademedellin.org/pub.php/es/Diario/14.html

Libros:

Robert Graves, La Diosa Blanca, (Había un edición en Alianza, pero está agotadísima, se puede bajar de internet).
--- Rey Jesús, Edhasa, 1985.
Ana Tortajada, La Dama. Titayú, una mujer íbera, Maeva, 2006.
Margaret Starbird, María Magadalena y el Santo Grial. La verdad sobre el linaje de Cristo, Planeta, 2004.