20 feb. 2010

Memorias de un río, mi último libro


¡Precioso! Desde la portada y el título hasta la última página...
Una rareza irresistible...
Una historia de agua, de la Diosa destronada, de náyades, sílfides, gnomos y gnomas, ángeles, magos... y hombres crueles. Hombres que convierten al dios del río (el Po, aunque podía ser cualquier otro), de un ente curioso y juguetón, amoroso con sus náyades, curioso con todo lo que sucede a su alrededor, en un triste y resignado depósito de contaminación y aguas putrefactas.
Una lección magistral de cómo expresar el amor por la naturaleza, de cómo mostrar sin tapujos y con un finísimo sentido del humor, la obsesiva carrera del hombre hacia la destrucción, no sólo de sus semejantes, sino de la propia Madre que lo acoge. Una carrera absurda, en línea recta, que el río, sinuoso en sus meandros, nunca termina de entender.
¡Chapeau, querido Guido, eres un verdadero hijo de la Diosa, lo sepas o no!

4 comentarios:

almagemela dijo...

hola!
como estas?
hace tiempo te tengo agregada, te invito a pasar a q leas una carta q dejé en mi antiguo blog

mitologiayleyendasurbanas.blogspot.com

besos!

Angie Simonis dijo...

Acabo de leer tu carta y sé que debería felicitarte por tu elección si te llena tanto de gozo, pero no puedo. He sentido una pena muy grande de que tú misma hayas renunciado a algo tan bello como es creer en lo sagrado de todo lo viviente y hayas cerrado tu corazón a otros dioses distintos al católico. Jesús (o el mito de Jesús) es tan bueno como cualquier otro, pero desde luego no es el único maestro en el que creer o al que seguir.
Las religiones son inventos, construcciones, creaciones humanas, no son la relvelación de ningún dios o diosa, sino la expresión de lo que cree o quiere creer nuestro ser interior . Cada cual creerá en lo que le haga crecer espiritualmente y nadie está equivocado por creer cosas diferentes a las nuestras.
Jamás se me ocurrirá decirle a nadie "no pierdas el tiempo en creer eso, lo que yo creo es la única verdad". Eso sería para mí cortarle las alas de su espíritu.
Lo siento sinceramente por ti.

Armand dijo...

Pues mira, ahora que no tengo nada que leer me viene muy bien tu recomendación :)

Angie Simonis dijo...

¡Te va a encantar, ya verás! Y ya puesta, léete el anterior, yo todavía no lo he leído, pero debe ser una pasada...
http://www.guido-mina-di-sospiro.com/memoriasdeunarbol.html