11 abr. 2010

Más sobre princesas y príncipes dormidos

No queremos a Blancanieves fuera de la escuela sino que el príncipe comparta las tareas de palacio

Bien debemos estar haciendo las cosas para que las críticas más furibundas contra las políticas del Ministerio de Igualdad y del Instituto de la Mujer se centren en la acusación de que lo que pretendemos es expulsar a Blancanieves o a Cenicienta de la escuela.

Parece ser que es lo único que algunos medios fueron capaces de entender tras más de una hora de explicación –hay testimonio grabado- sobre los objetivos de la Campaña Educando en Igualdad de FETE-UGT, Ministerio de Igualdad e Instituto de la Mujer.

Lo cierto es que no queremos a Blancanieves fuera de la escuela sino que el príncipe comparta las tareas de palacio y las aventuras con toda la panda de enanitos y demás personajes.

Consideramos que los cuentos tradiciones son un legado de la literatura infantil importante y valioso, nuestro objetivo a pesar de titulares grandilocuentes no es desterrarlos de la escuela, sino apostar porque las y niñas y niños aprendan a leerlos contextualizandolos en la época y comprendiendo que los personajes existieron en un tiempo en el que las mujeres y los hombres tenían roles muy diferentes y diferentes derechos.

Los cuentos tradicionales seguirán vivos en la escuela porque son un recurso fundamental, pero podemos jugar con ellos, cambiar los finales, trabajar con las historias y con los personajes y pensar que haríamos en su lugar.

Existe toda una línea de cuentos modernos llenos de humor y creatividad en los que los personajes han evolucionado y los papeles de los protagonista y las protagonistas son mas afines y tienen mayor proximidad a la realidad actual. En los cuentos modernos las niñas siguen siendo niñas y los niños, niños, no se trata de invertir los roles tal como presumen perversas interpretaciones, sino de explorar nuevas posibilidades como seres humanos sin las barreras de los papeles tradicionales.

Curiosamente los cuentos tradicionales han contado con protagonistas femeninas muy transgresoras y valientes e incluso tenemos un “príncipe durmiente”, sin embargo solo se han transmitido , aquellos que perpetúan los papeles tradicionales de la mujer y del hombre. Sería bueno recuperar estas figuras. Deberíamos recuperar estas figuras.

Ojalá la Campaña Educando en Igualdad y muchas otras campañas que tienen que crearse en un futuro para lograr una sociedad más justa cuestionen no sólo los cuentos que transmiten mensajes discriminatorios sino los videojuegos, las series de dibujos animados, la publicidad…

Afortunadamente algunas cosas ya están cambiando… ya es frecuente encontrar a productoras de materiales multimedia que poco a poco adaptan sus personajes a las nuevas situaciones de igualdad y diversidad… es el caso, por ejemplo, de la última película de Wal Disney “Tiana y el Sapo

Tiana es negra, vive en Nueva Orleans y sueña con regentar un restaurante. Su familia no tiene mucho dinero, por eso trabaja todo lo que puede y ahorra cada céntimo. Su única ayuda para alcanzar tal meta es ella misma… Os recomiendo el texto publicado hace pocos días en La Vanguardia: Los personajes femeninos del cine infantil evolucionan tímidamente, mientras la literatura rompe estereotipos.

Ayer en los informativos de Antena 3 TV se emitió un reportaje sobre la Campaña que terminaba con algunos testimonios de personas que no acababan de entender la importancia de eliminar los estereotipos no sólo en los cuentos sino también en la vida... es nuestro reto. Precisamente por ello son necesarias campañas como Educando en Igualdad y muchas otras.

Porque ya es momento no sólo de repensar el pasado sino de construir el futuro, y en las escuelas tenemos mucho que hacer y lo vamos a hacer. Desde FETE-UGT sin duda apostamos por ello y estamos "estamos trabajando en ello".