4 de feb. de 2008

Sohakiya: lesbiana en árabe

http://rincondelpoeta.webcindario.com/imagenes3/mujer_arabe.jpg

Un nombre que suena muy bien, "sohakiya", para designar a las mujeres que aman a otras mujeres en árabe. Conocer las dificultades por las que atraviesan las lesbianas en el mundo y en otras culturas, nos puede hacer reflexionar sobre la situación de privilegio que disfrutamos en España.
No olvidemos que no son las religiones las que nos condenan, sino los hombres que se apropian de sus mensajes y los acomodan a sus prejuicios y máximas morales, que pocas veces tienen que ver con la intención primigenia del mensaje... Ni la Biblia cristiana, ni el Corán, libros "santos" de las dos religiones más representativas de nuestro entorno, condenan o demonizan la homosexualidad.
Todo forma parte de una monumental tergiversación en las interpretaciones sobre las, supuestamente, "sagradas escrituras" que ha ido cambiando con el transcurrir del tiempo, según las diferentes jerarquías y demandas sociales de éstas.
Siempre, invariablemente, hemos sido las mujeres las peor paradas en el reparto de castigos. O se nos ha tratado de pérfidas o prácticamente de estúpidas que no saben qué hacer sin la benevolencia y buen sentido de los hombres. Todavía hoy, hace muy pocos días, cierto obispo muy cercano a mi terruña, comparaba anteriores etapas históricas donde las mujeres tenían "más capacidad de sacrificio", es decir, más tragaderas para aguantar los palos, las borracheras y los cuernos que "benévolamente" y con todo derecho amparado por el sistema legal y social, cometían los hombres contra ella. Pero llegó el feminismo y llegaron las rebeldes y se acabó el callarse la boca por un plato de lentejas.
No está de más recordar otros tiempos y echar un vistazo crítico a nuestro alrededor para agradecer nuestros logros y, más aún, ahora en tiempos revueltos de elecciones, votar con la cabeza por quien nos defiende e iguala a cualquier ciudadano, y no por quien nos condena o "benevolamente" nos quiere curar de nuestra enfermedad pecadora.
Os pego un artículo de La Estrella Digital para conocer la realidad de nuestras compañeras árabes.

Las lesbianas árabes salen del armario

Pioneras en una sociedad conservadora como la de Egipto, estas mujeres no siempre reciben la compresión de sus familias y llegan a rozar la ilegalidad

Son lesbianas, árabes y musulmanas, y no tienen pelos en la lengua para hablar de su homosexualidad. Pioneras en una sociedad conservadora como la egipcia, no siempre reciben la compresión de sus familias y rozan la ilegalidad. "En Egipto, hay dos tipos de lesbianas: las auténticas, que nacen así, y las que se convierten en lesbianas estando casadas, frustradas y aburridas de sus maridos, o incluso chicas jóvenes que todavía esperan a casarse", explica a Efe Jana.

S. Samhan/Efe

El Cairo

Jana, Nadine y Dalia, todos ellos nombres falsos, son lesbianas "de nacimiento", egipcias y musulmanas. Aunque pareciera complicado ser mujer y homosexual en un país árabe, dicen que no tienen problemas a la hora de ligar porque hay muchas lesbianas en Egipto y especifican que lo que más abundan son "mujeres cansadas de sus maridos que buscan divertirse y disfrutar con el sexo".

En el metro, en la calle, en las tiendas, "por todas partes pueden encontrarse lesbianas aquí", enumera Jana, mientras explica que deben ser cuidadosas para que no las descubran porque no están aceptadas socialmente y pueden ir a la cárcel, aunque la ley egipcia no prohíba explícitamente la homosexualidad. "Hay una norma sobre comportamiento indecente en la vía pública, aclara Nadine. En principio, fue creada contra la prostitución pero también se emplea contra los homosexuales".

Dalia, que lleva hiyab (velo que cubre el cabello), cumple con uno de los perfiles más extendidos entre las lesbianas egipcias. Casada y con dos hijos confiesa que no tiene trato carnal con su marido desde 1994 y, aunque asegura que nació homosexual, no "salió del armario" hasta ya casada.

http://www.telegraph.co.uk/news/graphics/2006/11/29/veil/v1.jpg

El boca a boca es esencial para la supervivencia de una "sohakiya" (lesbiana en árabe), así como tener conexión a internet, porque "existen correos electrónicos con los contactos de lesbianas de todas partes del mundo a través de los cuales se puede conocer a gente nueva", cuenta Jana.

A la hora de practicar el sexo, las lesbianas egipcias afirman que no lo tienen más difícil que en otras partes del mundo, siempre y cuando guarden las apariencias. "Mi novia se quedó un mes en mi casa y estuvimos durmiendo juntas en mi habitación, sin que pasara nada -recuerda Nadine. Mi madre siempre llama a la puerta de mi cuarto antes de entrar".

Asignaturas pendientes

Pese a que han roto muchos tabúes, la familia y los amigos siguen siendo una de las asignaturas pendientes: "Los únicos que lo saben en mi casa son mi madre y mi hermano, que dejó de hablarme por un año cuando le conté que era lesbiana, aunque ahora ha vuelto a dirigirme la palabra", indica Jana, quien afirma haber perdido amigos por haberse confesado homosexual.

Para ellas, buena culpa la tienen las interpretaciones erróneas del Islam. "Es una religión del perdón, de la compresión y extremadamente flexible", afirma Nadine, que dice no creer en otras interpretaciones.

Jana, que asegura haber leído el Corán entero, también asegura que el libro sacro no condena la homosexualidad, del mismo modo que se limita a "recomendar" y no obligar el velo. "Tan sólo hay un versículo en el que se habla de hombres que estaban practicando el sexo unos con otros y no hacían caso a sus mujeres, por lo que Dios los maldijo y decidió inundar la ciudad (de Sodoma)", relata Jana.

Nadine, Jana y Dalia señalan que la situación es mejor en el Líbano, donde hay bares exclusivos para gays y lesbianas, y mucho peor en otros países como Arabia Saudí. "En Arabia Saudí la forma de contactar con otras lesbianas es llamar a un número de teléfono al azar y si contesta una mujer es que es lesbiana, porque se supone que ellas no pueden responder al teléfono, sino los hombres", dice Jana.

Por su parte, en Egipto, aunque no es un país tan conservador como Arabia Saudí, no hay locales que se anuncien sólo para homosexuales, pero sí puntos de encuentro conocidos solo por ellos, entre los que hay hoteles, restaurantes y hasta peluquerías.

invocacion web.jpg.
del libro "Reina de Reyes"
fotógrafo: Jose Manuel Saez Pertusa

Reyes Caballero

Artículo: http://www.estrelladigital.es/diario/articulo.asp?sec=mun&fech=01/02/2008&name=egipto

5 comentarios:

librepeseatodo dijo...

me ha impresionado mucho el trailer del docu Freeheld que has posteado en la entrada del 24-dic

gracias por compartirlo, trataré de ver el documental si es que mi corazoncito lo aguanta...

una se pregunta cuanto tiempo más hace falta para que deje de haber opresores y oprimidos, ciudadanos de primera y de tercera... ¿verá mi hijo algo de justicia cuando crezca?

Bohemia dijo...

Hola
decidi entrar a tu blog, porque lei tu perfil y me parecio interesante, más aun al leer sobre las sohakiya...
Uumm creo que nunca me habia puesto a pensar sobre las lesbianas árabes, esta bueno que ellas salgan del armario.

Saludos

Angie Simonis dijo...

gracias por vuestros comentarios...
Creo que nunca dejará de haber opresión y oprimid@s si ést@s no se niegan a dejarse oprimir...
Lo importante es no perder de vista la utopía de la libertad, que nos mantendrá a flote como hasta ahora...
Vivamos libres y orgullosas de nuestra libertad, le pese a quien le pese...

Yasmín S. Portales dijo...

Angie:
Me ha gustado mucho el perfil temático de tu blog. Personalmente, pienso mucho (y hablo) sobre los modelos y roles sexuales en culturas no occidentales. Tu artículo sobre el mundo árabe, del que soy heredera parcial, aporta conocimientos y aorpresas. Gracias.

Angie Simonis dijo...

Cuéntame ¿por qué sorpresas?
¿Heredera parcial?