13 ago. 2008

El precio de la lesbofobia

Le ha salido un pelín caro a la Cope el despido de Quintairos, de la que ya os hablé en un post anterior. Nada menos que 90.000 eurazos, más 3.000 por daños morales y 12.000 por los meses de sueldo que no ha estado cobrando.
Para que se lo piensen mejor antes de despedir a nadie por hacer de su vida privada lo que se le antoje, dentro del marco legal y de derechos que todas y todos los españoles tenemos. Osoease, que nos podemos casar con quien amemos y no con quien ustedes dispongan. Que no todas estamos obligadas a ser católicas y heterosexuales, señores de la Cope, y lo único que se les puede exigir a sus empleados es que sean buenos profesionales. Ah, y que hablen la lengua oficial que les dé la real gana.
Eso sí, parte de esa fabulosa cantidad que le va aliviar no poco la vida a Isabel (aunque nunca compensarla por la humillación sufrida durante largos meses de incertidumbre y el atentado a su intimidad), procede de los ingresos de los católicos y los incautos que todavía marcan la casilla de la Iglesia en la declaración de renta. Para que se lo piensen y sepan que no todo va a parar a los negritos de África, como nos hacían creer de pequeños, y que en vez de hacer obra social (que es la obligación de una iglesia cristiana), se dedican a pagar astronómicas indemnizaciones por meterse en las vidas personales de la gente de bien.
Amén

Información en:
http://www.elpais.com/articulo/Galicia/Cope/pacta/indemnizacion/periodista/
despedida/lesbiana/elpepusoc/20080813elpgal_4/Tes
Imagen:
www.cegla-argentina.com.ar/Noticias.htm



2 comentarios:

Natalie dijo...

Muy bien hablado :)

yosu dijo...

ala que guay tus poesías tia¡¡¡es verdad que cuando te lías la creatividad queda un poco cortada...ahora que ya tengo un portátil que parece una tontería pero es una herramienta muy útil y muy práctica, volveré a las andadas jejeje. Lo de escribir es una afición... la exploto un poco en la empresa que montó mi hermana con unos coleguillas. Es de animación, hacen malabares, cuentacuentos, teatro... y les echo una mano cuando tienen que montar un espectáculo, con guiones, adaptaciones de cuentos... es una manera de empezar y de sacarme unas pelillas para, este curso, asistir a un taller de relatos y adquirir esas herramientas y técnicas que te ya te dije que me faltaban.
Pues nada tia¡¡¡ seguimos en contacto¡¡¡

besinos¡¡¡