28 ene. 2009

Reseñas para "Lesbianas. Discursos y representaciones" (I)

Aquí tenéis una reseña que salió en El País de nuestro último libro lésbico, que parece que va haciendo algo de ruido por ahí. Eso sí, lo único bueno que tiene la reseña es que salió donde salió y el título, que le da visibilidad al tema. La autora desde luego no se lo ha leído (¿cómo se puede hacer una reseña de un libro que no has leído?, ¡Santa Madonna, qué bajo está cayendo el periodismo!), sí que parece haberle echado una mirada a Más que amigas (cómo si no hubieran caído diluvios desde entonces, que nos dejan publicar poco pero algo vamos publicando, joder) y alguna que otra página bollera de internet. Sexo que no falte, chicas. Aunque nuestro libro habla de sexualidad lesbiana (¡cómo no!), no es ese precisamente su objetivo principal. Te pasas la vida revistiendo pacientemente tu experiencia de hondura intelectual y luego de pronto, tu trabajo se ve limitado a saber si usas dildo o no. Y de la ilustración no quiero ni hablar, que parece un anuncio de chicle de fresa...


POR LA VISIBILIDAD LÉSBICA

Sobre sexualidad corren ríos de tinta. A través de la literatura dedicada a la homosexualidad femenina repasamos algunas verdades y mentiras de uno de los colectivos más marginados.

NO son muchos. Y seguro que sus autoras no se forran. Pero viene bien que se publiquen estos libros. Hablamos de libros sobre lesbianas. Las doblemente discriminadas por su condición de mujeres y de homosexuales. En 2002, Jennifer Quiles, periodista y escritora fallecida en 2005, publicó Más que amigas, el primer libro de autoayuda para mujeres homosexuales.

Ahora, Raquel Platero ha sacado Lesbianas. Discursos y representaciones, un libro de la editorial Melusina que realiza un exhaustivo trabajo de documentación sobre las lesbianas, su organización en grupos, su separación del movimiento feminista, su organización… Una publicación fundamental para acercarse a estas mujeres y, tras la lectura, quitarse el sombrero.

Pero ¿qué sabemos de ellas? Un 78% tiene orgasmos en la mayoría de los encuentros sexuales después de cinco años de relación. La última sesión de sexo duró más de una hora para el 39%. Pues sí, los números cantan y éstos son de ellas. Lo primero lo demostró Kinsey en 1953 (dejando a las parejas heterosexuales con un esmirriado 55%) y lo segundo lo cuenta Tracey Cox en su libro Hot sex, quien añade que un 33% de lesbianas experimentaba múltiples orgasmos frente a un 20% de mujeres heterosexuales.

Más verdades: “No necesitan un pene ni ningún tipo de prótesis para tener una sexualidad plena. Es falso también que una tome el papel de hombre, ya que se trata de una relación entre dos mujeres, que, por afinidad anatómica, se pueden dar placer mejor de lo que puede hacerlo un hombre”, explica Rosa Sánchez Lagares, psicóloga y sexóloga. Vázquez y

Ochoa, en el Libro de la sexualidad, señalaban que sólo un 2% utilizaba instrumentos sexuales. Bien, si sus mesillas de noche no constituyen un muestrario de dildos propio del mejor sex shop…, ¿qué hacen dos chicas en la cama? “Lo mismo que en una relación heterosexual, es un tópico falso lo de que sólo se practica sexo oral. Gusta la estimulación del clítoris y la vaginal, ya sea con la mano, con la boca o con un objeto”, contaba la periodista Jennifer Quiles en Más que amigas. “Curiosamente, las mujeres homosexuales son las que estadísticamente más fantasías sexuales tienen con su propia pareja.

Además, son las que tienen unas fantasías más ajustadas a la realidad. Quizá se deba a que, una vez que han salvado el obstáculo que supone salir del armario, sus deseos ya están satisfechos y por eso sus fantasías coinciden con su realidad”, explica Marta Alonso Moreno, psicóloga y sexóloga.

“Somos las grandes olvidadas del mundo editorial y durante mucho tiempo hemos tenido que apañarnos con un único libro que no quiero ni mencionar porque, para colmo, es malísimo”, cuenta Adela, de 29 años. “Cuando salió el libro de Alicia Gallotti Kamasutra lésbico, palió un poco dicha carencia. Lo que me da coraje es que dicha autora primero publicó unos cuatro kamasutras heterosexuales y uno gay; como siempre, a las lesbianas se nos deja en último lugar”. Opinión parecida tenía Paloma Ruiz, que, junto a Espe Moreno, llenaron ese hueco en Internet con su kamasutra (www.kamasutralesbico.

net). Masturbación, masajes, piercings, sexo anal, exhibicionismo… son algunos de los temas explicados y dirigidos a lesbianas de esta página.

TEXTO: BEATRIZ SANZ ILUSTRACIÓN: TERELO

EP3 VIERNES 16 DE ENERO DE 2009

0 2


2 comentarios:

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Hola sobre las lesbianas me gustaria hacer algunos comentarios, yo en lo personal soy hetero, pero desde chiquilla convivi con mujeres lesbianas, y vi que sus problematicas de vida son iguales a las del resto de los seres humanos, aman, lloran, sueñan, quieren superarse, etc, , con el correr de los años, me enfrente como heterosexual a la fantasia de muchos hombres, ver a su novia con otra mujer, las dos muertas de deseo, y esperando recibirlo(aunque honestamente no puedan satisfacer bien a una)

Aprendí que las lesbianas de verdad son muy muy pero muy diferentes al estereotipo lésbico de las películas pornográficas, donde son dos chicas sexys , que se portan como esclavas, para complacer a los hombres, en la mayoria de los casos la unica referencia sobre lesbianismo que tienen las mujeres heterosexuales son las peliculas porno de los novios, esposos, amantes, lo que llena mas de mitos la sexualidad femenina.

Otra inquietud que me gustaría compartir tanto como hetero y como mujer, es que últimamente yo veo en los antros, bares, escuelas, a muchas chicas que toman el lesbianismo como un juego, como un cotorreo, como algo para excitar a los hombres, para que no las abandonen sus novios, esposos, o porque lo hacen las artistas, o en las pelis xxx, aveces la publicidad y muchos hombres te hacen sentir incompleta si no accedes a darles el gusto de un trio, es algo difícil de explicar, sobre todo si el hombre es dominante.

Creo que el lesbianismo en ocasiones nos duele a todas, a las lesbianas porque no son aceptadas por la sociedad hipócrita, y a las heteros, porque nos pone en jaque ¿como darle gusto al pinche marido de estar con otra mujer si no nos gustan las mujeres?.

Algo que tambien he notado es que muchos de los hombres que les gusta ver porno de lesbianas, sexo de lesbianas en vivo en tables dance, y pagan por shows lesbicos a prostitutas, es que no toleran cuando tienen una hija lesbiana, una hermana lesbiana, la consideran una aberracion, la discriminan.

Tambien en miles de ocaciones, he oido decir a las heteros, y yo misma lo he dicho, "pinches hombres, mejor me voy a hacer lesbiana" pues aveces los hombres nos duelen tanto, que les envidiamos su libertad a ustedes las lesbianas, pues muchas sentimos que el amor entre dos mujeres quiza sea mas sentimental, pero talvez mas comprometido, mas sincero, quiza para siempre...

Un saludo, y espero no ofender, pues me declaro algo ignorante en este tema.

Por cierto, que ideas tan falocentricas existen aun en dia, aunque a una le encanten los hombres y el pene, no todo el placer esta en la penetracion, el patriarcado le lava el coco a la sociedad.

Angie Simonis dijo...

No te imaginas hasta qué punto, el otro día en el ginecólogo me preguntó si tenía relaciones sexuales, le dije que estaba casada con una mujer y ya iba a poner "no tiene"... Perdón, le dije yo, SÍ TENGO RELACIONES SEXUALES, CON MI ESPOSA. Yo ya me río de estas cosas, qué le voy a hacer, cuanto más normal reacciones más se asombra el macho ibérico...
No ofendes a nadie por expresar tu opinión, Lilith, a mí me gustan las reflexiones que se hace la gente sobre ello, me gustaría mucho que los hombres también se las hicieran y analizaran esa curiosidad malsana que sienten por el lesbianismo.
Para mí ser lesbiana es un estado, como ya he dicho muchas veces, no una condición. Ahora soy/estoy lesbiana, pero también he sido/estado hetero, bi... ¿quién me asegura que este estado va a ser para siempre? Hace dos años tenía muy claro que iba a hacer la tesis sobre lesbianismo,pero este año he decidido hacerla sobre la Diosa. Si puedo cambiar eso ¿por qué no puedo cambiar mi elección sexual.
La primera que fui a una asociación LGTB conocí a una jovencita de 18 años que me dio una gran lección diciéndome "yo amo a las personas, no a su género".
¿por qué pensar que las lesbianas son una extraña raza o un grupo misterioso de mujeres que hacen cosas raras? Yo no pienso que las heteros sean raras porque les gusten los hombres. Sexualmente los hombres siempre me han atraído, lo que no me atrae de ellos no tiene nada que ver con el sexo. Simplemente quiero una relación más plena con una persona en la convivencia y eso nunca lo he conseguido con un hombre.