13 may. 2009

Ha muerto un poeta

En la antigua Grecia, los poetas eran considerados mensajeros de los dioses. Poseídos del rapto de las musas, comunicaban a los simples mortales el lenguaje de la divinidad, los conceptos del universo, tan inexplicables que solo el símbolo o la metáfora podían hacerlos un poco comprensibles para el intelecto humano. Además eran rapsodas, no escribían su poesía para leerla en silencio, sino para ser declamada acompañada de música.
Con los siglos, la poesía perdió su significado primigenio y con Safo se convirtió en lírica, en expresión de los sentimientos personales. Abandonó a su compañera eterna, la música y los dioses se convirtieron en uno solo, que no gustaba de raptos irracionales y prefería la obediencia ciega y la sujeción a la norma.
Los poetas (ellas y ellos) no lo saben, pero en su don habita todavía el misterio divino, en sus versos transita enigmática una música olvidada. A veces, hay chispazos de conciencia de ese don, sabiduría más allá de la experiencia y la intelectualidad, humildad de prestar la voz y la palabra a ese algo superior para conmover al resto del mundo. A esos poetas conscientes, la vida cotidiana y reglada no les interesa, ellos y ellas tienen una misión más elevada en este mundo que los pobres mortales no acaban de entender nunca y a la que ponen nombres inadecuados como disipación, degeneración, adicción, malditismo, decadentismo...
Murió un poeta de nuestro tiempo (¡y son tan raros!), un poeta completo: un rapsoda.
Un hombre que no perdió el tiempo en cuidarse y estar bello porque para él era más importante mostrar el alma desnuda del dios que habitaba en su cuerpo y dirigía su mente .
Un joven eterno con cara de anciano, de yonqui triste y solitario que, sin embargo, nunca estuvo solo y pocas veces triste.
Adiós y hasta siempre, Antonio Vega.

3 comentarios:

Marta Uma Blanco dijo...

Me ha encantado este "in memoriam"
tan poético y lleno de sensibilidad.
Besos
Marta

Yolanda dijo...

Gracias por el recuerdo, Angie.
Como leía el otro día: "Crónica de una vida anunciada"
Como casi siempre pasa, quizás ahora que ha volado empiece a ser más conocida su obra. Y seguirás en nuestra vida, como los grandes.
Un abrazo, Yola

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

Que triste es cuando muere un poeta, apenas ayer domingo murio tambien el gran Mario Benedetti...

POr cierto no se el link para dejar comentarios.