13 jun. 2008

Sobre miembros y miembras y las sandeces machistas



Hoy he abierto el blog muy animada, dispuesta a escribir sobre mi intervención ayer en el festival Diversa de Elche. Pero me he puesto a leer las noticias de “El Plural” (y lo pongo entre comillas con ironía, no por diferenciarlo como nombre propio de un periódico que no parece tener lectores muy “plurales”, ya que lo correcto sería ponerlo en cursiva, como tod@ filólog@ sabe perfectamente… Y ya de paso, justifico mi uso de la arroba con un argumento subjetivo a ultranza: ¡porque me da la real gana y quiero reivindicar un uso no sexista del lenguaje! Así que mientras no se inventen otra cosa que me satisfaga como usuaria legítima del español (ya que es mi lengua materna, la de la madre que me parió y a muchísima honra), seguiré haciéndolo, asumiendo gozosa el riesgo de que se me tache de incorrecta, inconsistente o cosas peores, y diga lo que diga la RAE , que para eso estoy en mi blog y en un país libre y si los demás se toman la libertad de llenar de faltas de ortografía, sintaxis, estilo, anglicismos y neologismos multitud de páginas web, yo no voy a cortarme ni un pelo.
Estoy pero que muy, muy indignada con el trato que se le está dando a Bibiana con el tema del maltrato y la puñetera anécdota de la palabra miembra, que yo uso con total intencionalidad, le pese a quien le pese, especialmente a los miembros cavernícolas de la comunidad hablante del español. Que las mujeres también somos hablantes y tenemos el mismo derecho a usar la lengua desde nuestro punto de vista, ninguneado sistemáticamente por esa institución, cuyo (y cito textualmente con la negrita donde me interesa)

objetivo prioritario en los estatutos vigentes el de «velar porque los cambios que experimente la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico». Quiere esto decir que nuestro viejo lema fundacional, «limpia, fija y da esplendor», ha de leerse ahora, más cabalmente, como «unifica, limpia y fija» y que esa tarea la compartimos, en mutua colaboración, con las veintiuna Academias de la Lengua Española restantes, las de todos los países donde se habla el español como lengua propia.

Todo mi cabreo ha venido a cuenta de la lectura de un artículo donde se informaba de las innovadoras medidas que está tomando nuestra ministra en materia de maltrato y de igualdad de género y los comentarios que ha suscitado en la página del citado periódico virtual.
Os pego un resumen de la noticia y los comentarios denigratorios íntegros (2).

Bibiana Aído presenta impactantes medidas para conseguir la igualdad

La ley de igualdad de trato o un teléfono de información al maltratador que le “ayude a canalizar su agresividad en vez de recurrir a la violencia” son algunas de las medidas más impactantes que el Ministerio de Igualdad pondrá en marcha a partir de este verano. Así lo anunció ayer Bibiana Aído, quien pasó con nota su primera comparecencia en el Congreso de los Diputados.

Ley integral de igualdad de trato

En los próximos cuatro años el Gobierno socialista continuará con el desarrollo de la Ley de violencia de género y la Ley de igualdad -ambas aprobadas en la pasada legislatura-, y desarrollará la Ley integral de igualdad de trato, que erradicará la discriminación social por motivos de religión, sexo, creencias, orientación sexual u origen social.

Violencia de género


Aído también anunció que este verano se llevará a cabo una campaña de sensibilización “continuada y multifocal” contra la violencia de género. El objetivo consiste en que las mujeres “no minimicen los riegos” y los agresores perciban el rechazo de la sociedad. En este sentido, el Gobierno construirá un monumento en recuerdo a las víctimas de la violencia machista.


Aquí algunos comentarios a la noticia. He seleccionado los que en mi opinión no tienen desperdicio (bien por su carácter denigratorio, bien por el excelente dominio de la ortografía y gramática españolas que demuestran) y no quiero leer ni uno más porque corro el riesgo de convertirme yo misma en maltratadora encarnizada de verdaderos esperpentos hispánicos:

• Por favor, por favor, acláremos una cosa: ¿Pero alguin, de verdad, se toma en serio la chorrada del teléfono para que el maltratador canalice su ira y no me digan que hay quien se toma en serio a una ministra, -una chorva que todavía no ha salido de la edad del pavo- que dice cosas como miembros y miembras? Por favor.
• Sería mejor que siguiese allá en su casa con su agencia del flamenco. Ya la ha montado para la legislatura. Más de uno va a querer enseñarle eso del "miembro" a esta chiquilicuatre intelectual.
• Creiamos que andalucía ya había aportado al gobierno de este pais a lo mas tarado como La Maleni o la Calvo. . . por no halar de los corruptos felipe y guerra. . ahora llegamos al maximo de la estupidez. . con esta "periquita". Me asquea que a Andalucia se la conozca como la tierra del cachondeo la ineptitud y vagancia. . . . Ahora nos llega esta IDIOTA. . ¿Esta es tu paridad ZaPatero? estan cortadas a tu imagen. . . la imagen es la de un/a IDIOTO/A. . . . pero cuando abren la boca dan ganas de cerrarsela con un MOJON DE MIERDA. . . ¿Esta tia cobra realmente por las idioteces que dice?. APARTE DE HOCICAR EN EL PESEBRE DE CHAQVES ¿QUE HACIA ESTE HEMBRA?. . alguien con dos dedos de frente. . . que no sea ZP. . . cree que la ocurrencia de esta soplapolla de poner un telefono para que alguien que va a matar a su mujer o marido. . . se cuelgue al aparato y le cuente su caso al que esté al otro lado de la linea. . . que seguramente será un enchufao, sobrino, primo, amigo del pesebre sociata y. . . que le sudará la polla lo que el otro/la otra le cuente. Este es el gobierno de este jilipollos/jilipollas que mientras el pais se paraliza por la crisis, que este idioto/idiota y su recua de pesebreros/as NO VE, saca a esta periquita a decir idioteces paa que sea el centro de atención y no se pronuncie la palabra crisis. . . Zapatero's vete a la mierda. . . . . idiotO/A Y LLEVATE CONTIGO A TODA ESA RECUA DE HOCICADORES/AS DE PESEBRE/A.
• El esfuerzo progre desmedido de la ministra Aído en su estreno le ha salido por la culata. Su ya famoso "miembros y miembras" que soltó ante sus señorías ha puesto de uñas a los que se encargan de velar por la utilización del lenguaje. El académico de la RAE Gregorio Salvador dice que es una "vergüenza" y que la ministra se ampare en un viaje a América del Sur "me parece insultante". "Miembras y miembros" dijo la joven ministra gaditana Bibiana Aído. Y la armó. En su afán por llevar la Igualdad a donde sólo se puede hacer el ridículo, la ministra de Zapatero ha enfadado a los miembros de la Real Academia. "Lo que se siente es vergüenza que use la lengua de esa manera. Si fuera, si quiera, para hacer una gracia, puede deformarse el género de una palabra que es masculina, porque pertenece al género, que no tiene nada que ver con el sexo". "Ahora resulta que si se le hace un femenino a miembra, pues la pierna será una miembra, no un miembro y el brazo será, en cambio, un miembro".


En cuanto al maltrato a las mujeres, la realidad es muy simple: toda la atención se ha concentrado siempre en la mujer y nadie ha tenido el valor de incluir también a los hombres en el proceso. Gracias, ministra, por empezar a tenerlo en cuenta. Hasta que los hombres no se den cuenta de su parte de responsabilidad en el lamentable problema del maltrato, hasta que no reconozcan que son ellos los que tienen el problema y las mujeres las que sufren las consecuencias, no se podrá llegar a ninguna solución. Y menos todavía si dinamitan las iniciativas los propios hombres (no hombres de verdad, sino un remedo cavernícola que no tiene argumentos sólidos, sino sólo descalificaciones burdas y soeces), haciendo estos comentarios tan faltos de sentido común, insultantes, y despreciativos hacia la ministra, sólo porque es joven, guapa, emprendedora, inteligente y no tiene pelos en la lengua.
Parece que en lo único que se han fijado los ciudadanos (y alguna ciudadana también, claro está) es en la supuesta "metedura de pata" de la palabra "miembra". Antes de criticarla deberían darle un repaso a la propia normativa de la RAE y a la formación del femenino para los sustantivos que terminan en o (3) y verán que es una contradicción tachar de error la formación de miembra, con toda lógica lingüística (claro que la RAE no está para cuestiones de lógica, sino para acumular excepciones a sus normas). Lo mismo sucedió con abogado, con médico y con juez y tendrá que suceder tarde o temprano con el resto del español. Muy pronto con lo de piloto, porque nos ha salido una mujer pilota militar, Rocío González, y además número uno de su promoción entre 1415 tíos. Esto, según la RAE, vale para los sustantivos animados y que yo sepa, ni la pierna ni la cabeza lo son. Me hace mucha gracia que sean correctas ambas posibilidades, mujer médico o mujer médica, atentando contra el principio de la economía lingüística inherente a todas las lenguas occidentales y que ellos defienden tan lustrosamente (4).
L@s hispanoamerican@s (por lo que se ve y por la excusa que ha tenido que inventar a toda prisa la acosada Bibiana) demuestran más sentido común en ello y no rechazan de plano lo que es obviamente legítimo según las propias normas de los vejestorios anquilosados de la Academia. Mi mujer es colombiana y me comenta que lo usan con toda normalidad y la Academia Colombiana de la lengua participa de la preceptiva del español correcto desde 1871, fue la primera en añadirse a la colaboración con la española. Deberíamos aprender de ell@s, en lugar de considerarlos "hablantes de segunda categoría", como hacen algunos prepotentes y poco amantes de la diversidad lingüística (o cualquier otra diversidad) cuando están haciendo por el español mucho más que nosotros, los supuestos hablantes privilegiados del español estándar, el que se vende internacionalmente como el más correcto (y eso lo sé muy bien que he sido durante ocho años profesora de español para extranjeros), estando como está lleno de incongruencias y anclado en el machismo y la misoginia. Igualdad también en el lenguaje, pero no por favor y cuando se vaya pudiendo, sino ¡YA!
El criterio a la hora de prescribir (qué palabra tan horrorosa), debería ser el uso, que es lo que se transmite, aunque no le guste a los ACADÉMICOS de la RAE. ¡REVOLUCIONÉMOSLO! Para eso sí que haría yo una manifestación y una huelga y no para pedir quimeras (discriminatorias con el resto de la humanidad que consume combustible y sufre las mismas subidas especuladoras) al sistema capitalista liberal en el que tan gozosamente nos hemos precipitado, o para joder a tus propios compañeros de profesión prendiéndoles fuego o atropellándolos a lo bestia
¡Ánimo, Bibiana, que la mayoría de las mujeres con la cabeza despejada te apoyamos!
Bueno, al menos me he desahogado. Os prometo que mañana hablaré de Diversa’08.
Un besazo para ellas, ellos y ell@s (y que cada cual se incluya donde le apetezca).

[1] 2.2. Para evitar las engorrosas repeticiones a que da lugar la reciente e innecesaria costumbre de hacer siempre explícita la alusión a los dos sexos (los niños y las niñas, los ciudadanos y ciudadanas, etc.; 2.1), ha comenzado a usarse en carteles y circulares el símbolo de la arroba (@) como recurso gráfico para integrar en una sola palabra las formas masculina y femenina del sustantivo, ya que este signo parece incluir en su trazo las vocales a y o: l@s niñ@s. Debe tenerse en cuenta que la arroba no es un signo lingüístico y, por ello, su uso en estos casos es inadmisible desde el punto de vista normativo; a esto se añade la imposibilidad de aplicar esta fórmula integradora en muchos casos sin dar lugar a graves inconsistencias, como ocurre en Día del niñ@, donde la contracción del solo es válida para el masculino niño.

http://buscon.rae.es/dpdI/

[2] La noticia al completo en

http://www.elplural.com/politica/detail.php?id=21869#introopi

[3] 3. Formación del femenino en profesiones, cargos, títulos o actividades humanas.

Aunque en el modo de marcar el género femenino en los sustantivos que designan profesiones, cargos, títulos o actividades influyen tanto cuestiones puramente formales —la etimología, la terminación del masculino, etc.— como condicionamientos de tipo histórico y sociocultural, en especial el hecho de que se trate o no de profesiones o cargos desempeñados tradicionalmente por mujeres, se pueden establecer las siguientes normas, atendiendo únicamente a criterios morfológicos:a) Aquellos cuya forma masculina acaba en -o forman normalmente el femenino sustituyendo esta vocal por una -a: bombero/bombera, médico/médica, ministro/ministra, ginecólogo/ginecóloga. Hay excepciones, como piloto, modelo o testigo, que funcionan como comunes: el/la piloto, el/la modelo, el/la testigo (no debe considerarse una excepción el sustantivo reo, cuyo femenino etimológico y aún vigente en el uso es rea, aunque funcione asimismo como común: la reo).

k) Independientemente de su terminación, funcionan como comunes los nombres que designan grados de la escala militar: el/la cabo, el/la brigada, el/la teniente, el/la brigadier, el/la capitán, el/la coronel, el/la alférez; los sustantivos que designan por el instrumento al músico que lo toca: el/la batería, el/la corneta, el/la contrabajo; y los sustantivos compuestos que designan persona: el/la mandamás, el/la sobrecargo, un/una cazatalentos, un/una sabelotodo, un/una correveidile.

http://buscon.rae.es/dpdI/

[4] […] Se olvida que en la lengua está prevista la posibilidad de referirse a colectivos mixtos a través del género gramatical masculino, posibilidad en la que no debe verse intención discriminatoria alguna, sino la aplicación de la ley lingüística de la economía expresiva; así pues, en el ejemplo citado pudo —y debió— decirse, simplemente, ayudar a sus compañeros. Solo cuando la oposición de sexos es un factor relevante en el contexto, es necesaria la presencia explícita de ambos géneros: La proporción de alumnos y alumnas en las aulas se ha ido invirtiendo progresivamente; En las actividades deportivas deberán participar por igual alumnos y alumnas. Por otra parte, el afán por evitar esa supuesta discriminación lingüística, unido al deseo de mitigar la pesadez en la expresión provocada por tales repeticiones, ha suscitado la creación de soluciones artificiosas que contravienen las normas de la gramática: las y los ciudadanos.

http://buscon.rae.es/dpdI/


1 comentario:

Angie Simonis dijo...

En respuesta a la polémica del dichoso teléfono, os pego esta noticia del ABC:
Aído adaptará los términos «maternidad» y «paternidad» a las parejas homosexuales
M. J. PÉREZ-BARCO. MADRID.
Cuarenta y ocho horas después de presentarse ante el Congreso de los Diputados, la ministra de Igualdad, Bibiana Aído, también lo hizo en sociedad. Fue de la mano de su padrino político, el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, quien mostró su tarjeta de visita ante un auditorio otra vez repleto en el Foro Nueva Sociedad. Chaves no reparó en halagos para la ministra más joven de la democracia. Por su «formación académica y profesional», por «sus sólidas convicciones democráticas», por «su carácter firme y dialogante», por «esa frescura que sólo da la juventud»... Y acuñando nuevos términos tecnológicos, también porque es la «ministra 2.0 y arrasa en el mundo de la blogosfera» (sic). Ella misma ya se definió así en un blog que colgó en internet poco después de su toma de posesión como ministra. El pasado 20 de abril escribió: «Seré -como he leído por ahí- una ministra 2.0».
En efecto, Aído mantiene su blog en internet, una bitácora en la red que bajo el título «Amanece en Cádiz» intenta conservar activa y actualizada. De hecho, ayer mismo, la ministra de Igualdad colgó su último «post» para explicar a los blogueros en qué consistirá el nuevo teléfono para hombres -y no para maltratadores, como rectificó e insistió otra vez ayer- que pretende poner en marcha y que ha causado tanto revuelo estos días. Desde luego, el blog arrasa. Al cierre de esta edición tenía más de 237.000 visitas. Sólo durante la tarde se produjeron más de 3.000.
Ella, de buen grado, recogió la montera brindada por su mentor. Y arrancó con un discurso básicamente idéntico al que pronunció ante la Comisión de Igualdad del Congreso, de no ser porque, ante un auditorio muy diferente -se trataba de un desayuno informativo en el Hotel Ritz-, anunció una nueva iniciativa: impulsará un cambio en la denominación oficial de los permisos de paternidad y maternidad para adecuarlos a las parejas del mismo sexo.
Más tarde, fuentes de su departamento explicaron que no se trata de modificar la ley de igualdad, sino de que el Ministerio, junto a la Seguridad Social, está estudiando cambiar el nombre de estos permisos para adaptarlos a parejas del mismo sexo. Será sólo en esos casos, porque los términos maternidad y paternidad continuarán vigentes.
Ahora, una pareja integrada por dos hombres disfruta de un permiso de maternidad y de otro de paternidad respectivamente. Al igual ocurre en una pareja de mujeres. «Se tratará de la misma prestación e igual duración, pero con otro nombre para adecuar cada permiso al género de las personas. Por ejemplo, que una mujer lesbiana se sienta identificada con un permiso que no se denomine «de paternidad»», dijeron fuentes ministeriales. Supondrá un trámite sencillo, que no requerirá ni pasar por el Parlamento ni la aprobación del Consejo de Ministros.
El teléfono de la discordia
Y de nuevo saltó el origen de la polémica. Para calmar tanto revuelo, Aído volvió a explicar, esta vez con más detalle que en el Congreso de los Diputados, el nuevo servicio telefónico que pondrá en funcionamiento para hombres, y no para maltratadores. «A los maltratadores, aislamiento social y que cumplan con la justicia en función del delito cometido», afirmó.
Tras detectar muchas llamadas al teléfono de atención a la mujer (016) de hombres «que se sienten perdidos ante el inicio de la ruptura patriarcal», Igualdad ha decidido crear este nuevo servicio. Irá destinada a los varones que necesitan ayuda para saber «cómo afrontar una crisis o conflicto de pareja sin recurrir a la violencia». Se resolverán dudas sobre salud sexual, corresponsabilidad, divorcios, separaciones, etcétera. Una herramienta más para «sentar las bases de un nuevo modelo de masculinidad que se adapte a la sociedad del siglo XXI», como insistió la ministra, porque «los hombres mayoritariamente siguen asumiendo sus roles tradicionales y no han sido capaces de adaptarse a los nuevos roles».
Pocas novedades más aportó ayer Aído en su intervención. Recordó que este verano pondrá en marcha una campaña para luchar contra la violencia machista, que erigirá un monumento en homenaje a las víctimas, que aumentará los recursos para estas mujeres -pero no ofreció la dotación presupuestaria-, que creará unidades sanitarias de violencia de género...
En la lucha contra la discriminación laboral de las mujeres, volvió a repetir: ampliará el permiso de paternidad a cuatro semanas (ya se preveía en la ley de igualdad), aumentará de 8 a 12 años el límite de edad de los hijos para que las madres puedan solicitar la reducción de la jornada laboral, incrementará a viudas y pensionistas que vivan solas y con bajos ingresos sus pensiones alrededor de 200 euros...
Por segunda vez, un mensaje con buenas intenciones en el que se echó en falta contenido.