2 mar. 2009

La construcción de la lesbiana perversa, de Beatriz Gimeno


Una vez más, lo ha conseguido: Beatriz me ha enganchado con uno de sus últimos libros, La construcción de la lesbiana perversa (Gedisa, 2008).
Da lo mismo que sea con un relato corto (Primeras Caricias, 2002), que con una enternecedora novela (Su cuerpo era su gozo, 2005), que con un tocho de ensayo de 356 páginas (Historia y análisis político del lesbianismo, 2005); ella siempre me engancha a que me lea el libro hasta la última página con fruición y curiosidad ilimitada.
Y eso que yo había decidido no leer más lesbianismo por el momento, después de la saturación de los cuatro años de DEA . Y eso que el caso de Dolores Vazquez ya no me picaba la curiosidad. Y eso que lo empecé porque Beatriz me regaló sus dos últimos libros y me sentía un poco obligada, que no motivada. Y eso que, además, lo leía en el tranvía, trayecto La Vila-Alicante, porque tengo el coche en el taller. Y eso que, en fin..., que me lo leí del tirón y me quedé sin resuello y con ganas de más, como me pasaba con las novelas del XIX.
Todo el caso en torno a Rocío Wanninkhof y Dolores Vazquez, que nos tenía ya un poco saturadas a las lesbianas militantes desde que empezó el gran circo mediático de su juicio, condena y postcondena, de pronto cobró para mí un inusitado interés. Beatriz hace un análisis serio y comedido de las noticias aparecidas en tres de los periódicos más leídos en España, cada uno de una ideología diferente (El País, El Mundo, ABC), para ir desgranando su acertada teoría sobre las construcciones sociales lesbofóbicas en nuestra venerada sociedad de la desinformación, construcciones y desconstrucciones de las que no nos libramos ninguna por mucho matrimonio homosexual que haya y mucho día del orgullo dedicado a las lesbianas...
Una lesbofobia densa y tenaz que pasa, sin embargo, la mayor parte de las veces desapercibida, incluso para las propias lesbianas; no digamos ya para la sociedad en general.
Las construcciones y reconstrucciones estereotípicas que los medios de comunicación difunden y engordan a voluntad no son una cuestión baladí: pueden causar la ruina de por vida de personas, colectivos e incluso naciones. Conducen a la discriminación, al ostracismo, a la (re)criminación y al castigo por crímenes imaginarios o imaginados. Todo eso lo sabemos, al menos superficialmente. Es de agradecer que alguien de vez en cuando, como ha hecho Beatriz, no sólo te lo recuerde, sino que te lo demuestre.
Para que no se nos olvide que mientras seamos lesbianas en un país machista, corremos siempre el riesgo de ser expuestas en la picota por cualquier otro motivo como excusa. Pero la raíz será siempre la misma: que somos lesbianas, mujeres independientes del amor de un hombre, cuerpos femeninos con sabor a amenaza, mentes desleales a la civilización patriarcal, hembras de una pieza que no van buscando medias naranjas o medias manzanas o medios pepinos.
Para que no se nos olvide que somos un peligro para su hegemonía y que, como suelen hacer los hombres ante el peligro, primero disparan y después preguntan, no vaya a ser que les contesten algo que no quieren oir.
Y para que no se nos olvide que habitar los armarios (tanto los nuestros como los que nos imponen) puede ser un primer paso para encerrarnos en herméticas celdas, tanto reales como simbólicas, y que tiren la llave donde nunca pueda ser encontrada.
En fin, un libro que no puede faltar en una biblioteca lésbica o feminista y que deberían poner como obligatorio en alguna asignatura de periodismo para saber a conciencia lo que es jugar con la intimidad y la dignidad de las personas de a pie.
Beatriz Gimeno, La construcción de la lesbiana perversa. Visibilidad y representación de las lesbianas en los medios de comunicación. El caso Dolores Vázquez - Wanninkhof, Gedisa, 2008.

2 comentarios:

Lilith, la Eternamente Libre... dijo...

MIentra se viva en un pais machista siempre hay que cuidarse, estar luchando, porque cualquier motivio es usado para fregar a las mujeres, ojala este tipo de publicaciones fueran difundidas en las escuelas, o alguien hablara de esto en las secundarias y prepas de México, hay mucha violencia contra las chicas lesbianas, es una vergüenza para mi pais, muchos saludos.

yosu dijo...

Pues sí, se mojaron con ese caso mogollón.
Angieeee sigo viva¡¡¡
disculpa que te tenga abandonada pero entre curros varios, me cuesta hasta mantener mis propios blogs¡¡¡
pero sigo aqui eh???

Besinos¡¡¡¡